Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | CONSEJOS | 15 de Diciembre de 2017

Cómo elegir tus botas de esquí de travesía

Barrabes
Botas de esquí de travesía; entre el esquí y el alpinismo

Una bota de Esquí de Montaña, Travesía, Esquí-Alpinismo tiene que cumplir varios requisitos en general.

  • Debe ser lo más ligera posible (para los ascensos)
  • Ser lo más similar en prestaciones a unas botas de alpino en los descensos
  • Poder desbloquearse para subir bien
  • Y además, intentar parecerse a una bota de alpinismo para aquellas ocasiones en las que toca quitarse las tablas y afrontar crestas, corredores, pendientes…

    • ¿Difícil? Por supuesto. ¿Imposible? Cada vez menos…

      Nos lo explica nuestro compañero Javier Menchaka Gutiérrez "Chaka", responsable de la sección de esquí de Barrabes Benasque, y miembro del Equipo Barrabes, Escuela de Esquí y Montaña

      Y recuerda: si necesitas asesoramiento, o resolver cualquier duda, en nuestras tiendas de Benasque, Barcelona, Jaca, Madrid, Zaragoza, o en el Call Center de nuestra web estaremos encantados de ayudarte.

      ¿Qué es una bota de Esquí de Montaña?


      Una bota de esquí de montaña es, básicamente, una bota de esquí alpino que ofrece la posibilidad de desbloquear la caña para facilitar la acción de caminar con los esquís paralelos.

      Suela de goma con tacón para poder ser usada como bota de montaña y, a veces, algo de curvatura (rocker) para facilitar el paso serían el resto de características diferenciales de una bota de esquí de montaña respecto a una bota de alpino.

      A la izquierda, Dynafit Beast Carbon, bota de travesía, con curvatura en suela para poder andar. A la derecha, Salomon X Pro, bota de esquí alpino, con suela plana

      En nuestro artículo sobre fijaciones para esquí de montaña te explicamos todos los pormenores sobre compatibilidad entre botas y fijaciones de esquí de montaña, y te damos las pistas necesarias para la elección de un conjunto esquís/botas/ fijaciones lo más armonioso posible.

      Aunque solo estés pensando cambiar de botas, deberías echarle un vistazo antes de continuar, principalmente porque en la mayoría de los casos, para poder elegir la bota, debes conocer con qué fijación la usarás.

      Barrabes
      Porteo con botas de travesía. Esta y otras situaciones mucho más técnicas afrontan los esquiadores-alpinistas

      Por otro lado en nuestro artículo sobre Botas de Esquí Alpino damos todas las claves para acertar con tu talla, horma y tipo de bota; te hablábamos también sobre el flex y sobre la personalización de botines y carcasas.

      Si no tienes claro qué es eso del flex, ni tu talla Mondo Point, ni tu horma, ni lo que es la ISO 9523, ni cómo ni cuánto se puede personalizar una bota ¡también deberías tomarte un rato para leerlo!

      La mayoría de consejos que dábamos a la hora de escoger tu bota de alpino son aplicables aquí. Aunque claro está, con algunos pequeños grandes matices, importantísimos, que aprovechamos para aclararte.


      FACTORES FUNDAMENTALES EN LA ELECCIÓN DE UNA BOTA DE ESQUÍ DE TRAVESÍA


      El peso


      El peso es uno de los factores más importantes a la hora de escoger una bota de esquí de montaña, hecho que no ocurre con las botas de alpino El primer dato que casi todo el mundo busca en primer lugar. La bota tiene que ser lo más ligera posible, dentro de las prestaciones que busca.


      El paso


      Por “el paso” de una bota se suele conocer al compendio de dos parámetros: la amplitud del arco que la caña describe hacia adelante y hacia atrás cuando está desbloqueada y la cantidad de esfuerzo que requiere recorrerlo.

      Normalmente suelen ser inversamente proporcionales; las cañas con más recorrido son las que menos oposición presentan.

      Barrabes
      Bota Arc'teryx Procline. Mucho recorrido de caña

      Compatibilidad


      Cada día más botas optan por pastillas minimalistas que mejoran la compatibilidad con los crampones, reducen peso (poco, la verdad) y optimizan el eje de balanceo de la puntera pero, como contrapartida, no permiten ser encajadas en fijaciones de chasis. No cumplen la ISO 9523, inquebrantable hasta no hace tanto. Sólo sirven para fijaciones tech.

      En el otro extremo de la gama encontramos algunas botas dentro de la categoría freeride con pastillas ISO 5535 (para fijación de alpino), algunas de ellas compatibles con fijación de alpino y fijación tech pero no fijación de chasis y otras con pastillas intercambiable ISO5535 o ISO 9523/tech.

      Las diferencias en longitud entre un modelo y otro de bota de esquí de montaña pueden ser importantes aún tratándose de la misma talla. En alpino esto no ocurre; 2 ó 3 mm de diferencia es lo máximo que vamos a encontrar entre una y otra bota ISO 5355 de la misma talla.

      Si a esto sumamos el escaso o nulo rango de ajuste de las taloneras de algunas fijaciones de esquí de montaña...,pues ya está el lío armado. ¡¡Atentos con esto!! Sobre todo si vais a cambiar de botas para unas tablas con fijación que ya poseéis.

      Y, como última salvedad, el caso de unos cuantos modelos de competición con mucho rocker que NO son compatibles con absolutamente todas las fijaciones tech del mercado. Es un caso extremo que no afecta a la mayoría de esquiadores, pero cuidado.

      Pide consejo en nuestras tiendas de Benasque, Barcelona, Jaca, Madrid, Zaragoza, o en el Call Center de nuestra web respecto a compatibilidades si no lo tienes claro.

      Y, por cierto, chequea también la compatibilidad de tus nuevas botas y los crampones con los que las vayas a utilizar.

      Barrabes

      Elección de talla y horma


      Nuevamente el consejo más honesto que te podemos dar es que te pongas en manos de un especialista. La bota de esquí de montaña no solo debe irnos bien para bajar. Ya se sabe que vamos a caminar mucho más tiempo del que vamos a esquiar y una bota que nos provoque rozaduras subiendo no va a ser buena compañera, baje cómo baje.

      Tómate tu tiempo con la elección de tu talla y escoge la horma que mejor se adapte a tu morfología.

      En nuestro artículo sobre botas de esquí alpino te explicábamos cómo averiguar tu talla MP (MondoPoint) y algunos aspectos a valorar a la hora de escoger una talla media o entera.

      Queremos hacer un par de puntualizaciones respecto a esto:

      • Normalmente las botas de esquí alpino comparten una carcasa entre dos tallas. Un 27 y un 27,5 llevan diferente cama plástica bajo el botín, diferente plantilla o diferente botín pero la carcasa es la misma.
        Por eso el medio numero de diferencia entre un 27,5 y un 28 se nota más que el que hay entre un 27,5 y un 27. Si erramos en medio punto, es fácil corregir si estamos hablando de la misma carcasa. Si hay salto de carcasa ya es más complicado.
        Pues ahora bien; algunas marcas y modelos de botas de esquí de montaña comparten carcasa al revés: El 27,5 comparte con el 28 en lugar del 27.
        Infórmate sobre esto a la hora de decidir tu talla. Ojo con los redondeos hacia arriba o hacia abajo cuando implican cambio de carcasa.

      • Un factor a tener en cuenta y que puede complicar un poco el asunto es la poca información sobre anchuras de horma que los fabricantes de botas de esquí de montaña suelen ofrecer.
        Al contrario de lo que ocurre con las botas de alpino,muchos fabricantes de botas de esquí de montaña no especifican la horma de sus botas. Curiosamente la mayoría de hormas “no especificadas” son algunas de las, a simple vista, más sospechosamente estrechas.
        Si has tenido problemas con botas demasiado estrechas anteriormente no lo dudes déjate asesorar.

      • El índice de flexión o flex tampoco se especifica habitualmente. Otro gran inconveniente.


      Categorías


      Nuevamente, al igual que pasaba con las fijaciones y las tablas de esquí de montaña, encontramos tres categorías:

      • Ligeras/competición
      • Polivalentes
      • Freeride

      Y de nuevo -no podía ser de otra manera- las fronteras entre categorías son difusas.

      Modernos métodos de construcción, diseños minimalistas y materiales cómo la fibra de carbono saltan desde la competición hasta la categoría polivalente e incluso el freeride.

      Cada vez son más los esquiadores que optan por botas por debajo de los 1,3 kg por pie para un uso todo terreno. Esto es posible porque, en los últimos tiempos, materiales como el pebax, el grilamid y los composites han contribuido a que los pesos hayan disminuido drásticamente sin apenas haberse resentido la rigidez a la hora de bajar.

      Daniel Vega
      Descendiendo los tubos del Salterillo, Benasque. Foto: Daniel Vega

      UN POCO DE HISTORIA


      Para entender bien el cambio que se ha producido en los últimos años, más cercano a una revolución, y saber realmente cómo es actualmente una bota de travesía -para poder elegirla con solvencia- no está de más hacer un poco de historia:

      • Cuando Scarpa lanzó su mítica F1 a mediados de la década de los dosmil, a muchos de los esquiadores más minimalistas del mundo rápidamente se les encendió la bombilla.
        La F1 en un principio se basa baen el tradicional diseño de “lengüeta”. En este tipo de botas una lengüeta plástica que va desde la parte inferior del empeine hasta arriba de la caña se encarga junto con el sistema de bloqueo de la caña de salvaguardar la rigidez de la bota en descenso.

      • Pues bien, la F1 aún no llevaba un año en las tiendas cuándo en 2005 internet comenzó a llenarse con los “hackeados” y “tuneados” caseros que la pobre podía soportar en pos del aligeramiento. La mayoría de ellos sacrificaban la lengüeta plástica y confiaba la rigidez del conjunto en descenso única y exclusivamente al robusto sistema de bloqueo “de bieleta” que Scarpa había desarrollado.

      • La cosa no paró aquí y, nuevamente gracias a la inventiva de usuarios y competidores, surgieron las primeras cañas full carbon para la F1, versiones drilled (agujereadas como un queso de Gruyer para reducir peso), los primeros cierres textiles en los empeines y las primeras cremalleras.
        Las marcas no habían tardado en captar el mensaje que muchos usuarios más minimalistas les habían lanzado: si lo único que quieren son botas que bloqueen bien de atrás, si no necesitan solapa, ni ningún plástico en el empeine, ni prácticamente botines ni ganchos... pues eso tendrán.

      • El sistema de bloqueo de la F1, que además de desbloquear abría la caña en un solo gesto, algo habitual hoy en botas ligeras, aportaba tanta rigidez que la bota prácticamente obtenía todo su flex de la deformación que el zueco (parte baja de la bota) sufría cuando cargábamos el peso sobre la caña. Aspecto clave de este tipo de botas: si conseguimos bloqueos eficientes, cierta elasticidad en los zuecos (y su reducción de peso correspondiente) puede ser incluso beneficiosa.
        Ya no es necesario acumular material plástico en la zona del empeine, la articulación del tobillo y la parte baja de la tibia para reforzar la bota en flexión. Lo cuál, además de aligerar una barbaridad, hace que las cañas basculen mucho más eficientemente en ascenso. Todo ventajas.

      • Scarpa siguió explorando y perfeccionando el sistema de bieleta de bloqueo/apertura de caña con su Alien, renovación de la F1, en la que Scarpa desechaba el controvertido fuelle de las F1 e incorpora el BOA en el empeine.

      • Dynafit, por su parte, tenían claro que entrar a competir en el, aquellos días, convulso mercado de la bota de competición significaba , sí o sí, dar con la tecla y conseguir un sistema de bloqueo potente y ligero a la vez.
        Dieron en el clavo una vez más con el sistema Ultralock, que vimos por primera vez cuando la Dyna Evo llegó a las tiendas en 2009.
        En el sistema Ultralock el único mecanismo de bloqueo es el propio gancho que abre y cierra la caña. Este se inserta a través de la caña (de fibra de carbono) y de un spoiler que el zueco de la bota lleva incorporado en la parte trasera. Al fijar ambas partes de la bota en un punto tan alto como el del gancho superior la rigidez del conjunto es a prueba de bombas.

        La Dyna Evo fue la primera gran aportación de Dynafit a la revolución que las botas de esquí de montaña han experimentado en los últimos años, pero no la única.

      • Tiempo después lanzan un híbrido entre la nueva bota de competición y las tradicionales botas de lengüeta (de quita y pon en este caso), y ponen el mercado patas arriba con la llegada de la Dynafit TLT 5 a las tiendas. La primera bota polivalente de la nueva era. Prestaciones todo terreno en un peso al que, hasta entonces, solo las botas de competición podían aspirar.

      Barrabes

      SITUACIÓN ACTUAL


      • La mayoría de las botas actuales (todas las de competición y ultraligeras y la mayoría de polivalentes) en cierta manera quedan englobadas en esta categoría de “nuevas botas”. Aquí entran las botas de competición y ultraligeras y muchas de las polivalentes.
        La reducción de peso en los modelos más ligeros del mercado, gracias a los nuevos diseños y materiales, hace tiempo que ya no va asociada a reducción de prestaciones bajando. De hecho muchas botas por debajo del kilo son más bajadoras que algunos modelos casi el doble de pesados.
        Pero claro, esos gramos de algún sitio salen. La durabilidad, y ciertos aspectos relacionados con el confort cómo las partes conformables de los botines, el aislamiento térmico y la estanquidad suelen ser las víctimas que la báscula sacrifica en primer lugar.
        Aún así, cada vez más esquiadores y “alpinistas sobre esquís” optan por este tipo de botas, con mucha más movilidad al ser desbloqueadas y mucho más ligeras.

      • A partir de los modelos más “bajadores” de la gama polivalente”, sí que encontramos botas de esquí de montaña que recuerdan a lo que las botas de esquí de montaña eran hasta hace unos años, cuando aconteció esta revoluvión.
        Muchas de ellas muy recomendables para esquiadores a los que no les importe sacrificar un poco (o un poco bastante) de deportividad en pista con tal de tener una única bota para todo.

      • Como colofón ciertos modelos de freeride de hasta 130 de flex que son versiones aligeradas, desbloqueables y con suela de goma de una bota de alpino de gama alta.
        Perfectas aliadas de los freeriders más agresivos en busca de líneas a gran velocidad y con “mucho aire”, o de aquellos esquiadores de pista que foquean de vez en cuando hacia el “más allá”.

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
974 215 497
o al 902 14 8000
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)