Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | CONSEJOS | 15 de Diciembre de 2017

Cómo elegir tus tablas de esquí de travesía

Barrabes
Tablas de esquí de travesía 2017

Pinchando aquí podéis acceder a toda la gama de tablas para esquí de travesía y freeride de Barrabes



El esquí de travesía requiere de tablas diferentes a las habitualmente empleadas para el resto de modalidades de esquí. Eso no significa que todas las tablas de montaña sean iguales: hay casi tantas como esquiadores: unos buscan los ascensos más rápidos, otros están cercanos al freeride; entre estos dos extremos, caben multitud de estilos de esquí.

Pero hay factores comunes a la hora de elegir las tablas de travesía. El peso es, sin duda, es el factor más importante, aunque hay otros igualmente destacables, como el rendimiento en descenso y en ascenso(en realidad...ambos guardan relación directa con el peso...)

Veamos en detalle estos factores. Y como siempre, si necesitais asesoramiento, o resolver cualquier duda, en nuestras tiendas de Benasque, Barcelona, Jaca, Madrid, Zaragoza, o en el Call Center de nuestra web estaremos encantados de ayudaros.

Cedemos la palabra a Javier Menchaka Gutiérrez "Chaka", responsable de la sección de esquí de Barrabes Benasque, y miembro del Equipo Barrabes, Escuela de Esquí y Montaña


FACTORES FUNDAMENTALES EN LA ELECCIÓN DE NUESTRAS TABLAS DE ESQUÍ DE TRAVESÍA


Tal vez los esquís no sean la pieza más importante del equipo de un esquiador de montaña. Pero, desde luego, es la que más pasiones (incluso casos agudos de fetichismo) despierta.

Da igual que seas uno de esos esquiadores que cuentan sus metros de desnivel por temporada en centenares de miles o que seas un esquiador alpino que lo único que quiere es quitar el “mono” cuando las estaciones echan el cierre; la oferta, con todas las marcas reclamando visibilidad en la que es la disciplina del momento, es escandalosamente amplia, cada año más. Así que vamos a intentar echarte una mano con tu elección en las siguientes líneas.

Vamos poco a poco con los que, a nuestro juicio, deben ser los parámetros más importantes para que des con tu esquí de montaña ideal:

  • Peso y prestaciones
  • Tipo de esquí
  • Nivel técnico
  • Talla
  • Compatibilidad con el resto nuestro equipo
  • .

    Barrabes
    En esquí alpinismo, puede haber porteos muy largos

    EL PESO Y SU RELACIÓN CON LAS PRESTACIONES


    Normalmente, para aumentar las prestaciones en descenso, necesitamos mayores dimensiones en longitud y anchura en busca de flotabilidad y núcleos más reforzados en busca de mayor rigidez. Y esto se traduce en un aumento de peso.

    Por el contrario, aumentar las prestaciones en ascenso suele ir asociado a una disminución de peso: Cuanto más ligero sea nuestro esquí menos energía emplearemos en transportarlo cuesta arriba, tanto en foqueos como en porteos. Esto se suele traducir en una pérdida de prestaciones en descenso.

    Teniendo en cuenta lo anterior vemos dos estrategias principales en cuánto a la reducción de peso y su relación con el rendimiento en ascenso y descenso de los modernos esquís de montaña. Muchas veces veremos ambas en un mismo esquí:

    • Los núcleos de maderas ultraligeras y la fibra de carbono saltan estas últimas temporadas desde la gama de competición a las gamas polivalente y freeride. Debido a esto, sean cuales sean las dimensiones o dureza de esquí que busques, seguramente podrás encontrar algún modelo en la gama más alta que reduzca drásticamente el peso sin hacerte perder prestaciones en descenso.
    • Mantener las dimensiones de nuestros esquís por debajo de los estándar actuales (cada vez más proximos al “ochentaytantos” de patín). Esquís más pequeños/esquís más ligeros. Además, aquí se matan varios pájaros de un tiro. Más corto y más estrecho no solo significa más ligero, significa también menor superficie de piel de foca y por tanto menor fricción a cada paso, mejor maniobrabilidad y mejor canteo en flanqueos comprometidos...vamos, lo que es una mejora de las prestaciones en ascenso, vaya.


    TIPO DE ESQUÍ QUE PRACTICAMOS


    A la hora de escoger las tablas que más se nos adapten, tendremos primero que ser realistas, hacer autoexamen, y concretar cuál es nuestra manera de practicar el esquí de montaña; tendremos que elegir las tablas que más se ajusten a nuestra actividad (somos más freeriders y agresivos o más serenos y “subidores”, buscamos descensos extremos o no, etc.)

    Vamos a seguir la misma categorización que utilizamos en nuestro artículo sobre fijaciones de travesía.

    • Ligeras/competición
    • Polivalentes
    • Freeride

    Tablas ultraligeras/competición


    Reducir el tamaño del esquí es lo más eficaz para reducir su peso. De Perogrullo, sí.

    Muchos de los modelos en esta categoría siguen ese razonamiento hasta los límites de la legalidad y las únicas medidas que muchos de ellos ofrecen están apenas un par de centímetros por encima de las medidas mínimas exigidas en competición (160 cm en hombres y 150 cm en mujeres).

    Algunos modelos en esta categoría, muy parecidos en construcción a los esquís de competición pero un pelo más generosos en dimensiones, se confirman como los favoritos para esquiadores que quieren afrontar largas jornadas de esquí/alpinismo o que desean disponer de un esquí todo uso con el que apuntarse a alguna carrera de vez en cuando.

    Otro apunte que no podemos dejar de hacer es el de la durabilidad.

    Lo que vamos a decir la mayoría de los usuarios de este tipo de material ya lo saben y, por tanto, lo sufren con resignación cómo el precio a pagar por ir rápido; pero un aviso a recién llegados nunca está de más: Algunos esquís ultraligeros tienden a “fatigarse” pronto.

    Los grosores de los núcleos, composites, partes metálicas y partes plásticas suelen verse reducidos hasta las últimas consecuencias en este tipo de esquís y eso, claro está, influye negativamente en su durabilidad.

    Son tus esquís si:

    • Lo tuyo es la competición.
    • No compites (o lo haces muy de vez en cuando) pero sumar metros de desnivel es tu principal objetivo cada temporada.
    • Buscas unos esquís para aproximaciones que luego no estorben en la mochila mientras escalas.

    Tal vez no sean tus esquís si:

    • Eres muy corpulento.
    • Buscas algo baratito y que te dure mucho tiempo.
    • Te gustan los esquís tirando a largos o anchos.


    Tablas polivalentes


    Aquí encontramos todo tipo de soluciones.

    La categoría polivalente abarca desde esquís muy aligerados que ponen los avances de los esquís de competición al alcance de los esquiadores de montaña más deportivos (o los practicantes del esquí/alpinismo más comprometido) hasta esquís con espíritu all mountain para ese esquiador que quiere hacerlo absolutamente todo con un solo par.

    La categoría polivalente es tan amplia y actualmente tiene tantos enfoques que, en un extremo, algunos de sus modelos más ligeros están sospechosamente próximos en cotas y construcción a algunos modelos de competición.

    En el otro extremo de los polivalentes, una gama de esquís anchos pero muy ligeros que hacen que sea difícil trazar una linea clara entre lo que es polivalente y lo que es freeride.

    La profusión de modelos por encima de los “noventaytantos” de patín que apenas superan los 1,2 kg por tabla, desde luego, no nos facilita la tarea a la hora de poner las líneas divisorias.

    Diversas aproximaciones, decíamos, al concepto de polivalencia y diferentes enfoques y estrategias en búsqueda del esquí todo terreno definitivo.

    A esta categoría, por si hubiera poco cacao, se suman algunos esquís que tienen más que ver con un All Mountain de estación que con un esquí polivalente de montaña al uso: Armas definitivas capaces de satisfacer a aquellos que quieren esquiar en pista, salir un poquito al freeride y realizar alguna que otra excursión a la montaña fuera de la temporada de remontes.

    ¿Un lío?. Es posible. Pero nos adentraremos más en esto, y procuraremos aclararlo, cuando pasemos a hablaros de las novedades de este año.

    Son tus esquís si:

    • Eres un esquiador de montaña de los que no renuncia a ninguna de las múltiples facetas de la disciplina: Lo mismo foqueas por los aledaños de tu estación habitual, que emprendes largas salidas en busca de nuevas laderas, que te dejas liar para meterte en alguna alpinistada sobre esquís.
    • Combinas el uso de remontes mecánicos y salidas foqueando. La rápida acumulación de metros bajados gracias a la ayuda de los remontes pueden pasar factura en forma de fatiga prematura a esquís demasiado ligeros.
    • Cada vez encontramos más esquís con un espíritu all mountain total: Freeride, Montaña y Estación.
    • Tu presupuesto es ajustado. En esta categoría encontramos los esquís más baratos de cada una de las marcas. También algunos de los más caros; todo sea dicho.

    Tal vez no sean tus esquís si:

    • Pues la verdad...; salvo que vayas a competir o seas uno de los afortunados que pilla más días de powder que de otra cosa, la gama polivalente ofrece esquís para todos los gustos, niveles, usos y presupuestos.

    Barrabes
    Esquís polivalentes: buenos para el ascenso, buenos para descensos

    Tablas freeride/freetouring


    Como en la polivalente, encontramos también dentro de la categoría Freeride muchos esquís con un marcado carácter All mountain que serán los compañeros infatigables de ese esquiador que quiere hacerlo absolutamente todo con un solo par.

    Seleccionando bien la bota y la fijación puedes hacerte con una auténtica bestia que, además de rendir razonablemente bien en pista y fuera de pista, te permita disfrutar de tus palas favoritas más allá de la temporada de remontes.

    Pero no es de esto de lo que te queríamos hablar, ni tampoco de macizos esquís de freeride puro y duro, no. De lo que queremos hablar es de esa tendencia que crece más y más cada temporada: Esquís con cotas y longitudes de freeride que optimizan su construcción hasta límites impensables no hace tanto para ofrecernos esos esquís que diluyen la frontera entre el freeride más agresivo y el esquí de montaña clásico.

    Su reducido peso y su gran maniobrabilidad hacen que no sea imprescindible una bota demasiado aparatosa ni una pesada fijación de chasis para hacerse con ellos. Y esto abre un sinfín de posibilidades para los incondicionales del freeride.

    Desde luego, la mayoría de estos esquís están más pensados para pieles de foca que para telesillas o helicópteros. “¡El powder para el que lo trabaja!” parecen querer decirnos ciertas marcas.

    Y sí, muchos de los esquís que encontrarás en nuestra sección de Freeride caen sospechosamente hacia esa nueva subcategoría que algunos dan en llamar FREETOURING, y que parece dará que hablar.

    Son tus esquí si:

    • La única razón para dejarte ver foqueando un frío amanecer es una línea inédita sobre nieve virgen.
    • Eres un loco del esquí de montaña y quieres completar tu “quiver”. Esquís para días inolvidables, sin duda.
    • Buscas unos esquís que compaginen tus jornadas de freeride en estación y alguna salida ocasional al monte.
    • Las líneas vírgenes los días de paqueton en tu estación favorita se cotizan caras desde primera hora de la mañana. No lo dudes ábrete nuevos horizontes.

    Tal vez no sean tus esquís si:

    • La ligereza es irrenunciable para ti.
    • La nieve dura abunda en tus dominios.
    • Eres novato foqueando. Su anchura encarecerá los flanqueos en nieve dura y su longitud dificultará ciertas maniobras como las “vueltas María”.
    Bien. Aclarado, o eso esperamos, el tema de las categorías seguimos con otros criterios igual de importantes en nuestra elección.

    NIVEL


    Ser conscientes de nuestro nivel a la hora de escoger un nuevo par de tablas es un buen punto de partida. Pero,¡ojo!: en esquí de montaña no solo entra en juego nuestro nivel técnico en descenso, aunque, claro está, es el parámetro más importante:

    Ser capaz de esquiar todo tipo de nieves y (casi) todas las pendientes es un requisito previo ineludible para aventurarse en el esquí de montaña.

    Esto quiere decir que hay que tener cuidado, porque tu nivel fuera de pista puede no ser el mismo que en pistas: hay esquiadores cuyos recursos no van mucho más allá del viraje fundamental que son capaces de mantener el tipo en el monte y, sin embargo, a veces, esquiadores con un paralelo perfeccionado muy resultón en la pista muestran poca o ninguna cintura a la hora de enfrentarse a nieves no tratadas.

    Barrabes
    Comenzando vuelta María cercana a los 180º. En pendientes fuertes y nieve dura, hace falta dominar muy bien la técnica.

    Pero además, no sólo importa nuestro nivel de esquí en descenso y todo tipo de nieves y laderas: ascender pendientes complicadas con esquís de montaña es un arte que, igual que descender, ha de aprenderse gradualmente.

    Si eres novato en esto de foquear, dar “Vueltas María” y trazar “zetas”, o vas justito de forma, escoge unos esquís que no penalicen demasiado cuesta arriba.

    Si no te ves muy seguro bajando cuándo la nieve se pone pesada opta por esquís anchos de patín y con mucho rocker.

    De poco te servirán unos rígidos y estrechos esquís para esquí/alpinismo si tus destrezas alpinísticas no son capaces de llevarte a la entrada de ese corredor con el que sueñas.

    Si vas justito de conocimientos de nivología, apenas te manejas con el Arva y no tienes claro el protocolo de avalanchas, tal vez debas limitar la busqueda de powder con tus nuevos pepinos de freeride al entorno controlado por los pisteros de tu estación.

    Adecúa el nivel de compromiso de tus actividades a tus aptitudes y conocimientos.

    Si no estás seguro de dar el nivel pide consejo a un profesional. La Compañia de Guías/Escuela de Esquí Equipo Barrabes pone a tu disposición los mejores profesionales para que des el salto fuera de las pistas.


    TALLA


    Pues aquí también te remitimos a lo explicado en nuestro artículo sobre tablas de esquí alpino de esta temporada: piensa en el tipo de esquí de montaña que vas a practicar mayoritariamente, y escoge el tipo esquí que más se ciña a tus expectativas según los factores ya enunciados.

    A partir de ahí la talla es lo fácil. Si te decantas por la competición o el esquí alpinismo, la mayoría de lo modelos a tu disposición en esas categorías serán tirando a cortos y estrechos. Anchos y largos si por lo contrario lo tuyo es el freeride.

    Viendo la tabla en la que se detallan las cuatro o cinco medidas en las que se suele fabricar cada esquí encontrar la tuya no será difícil. Sentido común.


    COMPATIBILIDAD CON EL RESTO DEL EQUIPO


    Siempre lo decimos; trata de conseguir cierta armonía entre todos los elementos de de tu equipo: un rígido esquí de 120 de patín será ingobernable con unas fijaciones ultraligeras y unas botas de competición.

    Tampoco es muy inteligente emplear fijaciones y botas de travesía orientadas al freeride, de mucho mayor peso, en unas tablas de competición ultra ligeras.



Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
974 215 497
o al 902 14 8000
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)