Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | ENTREVISTAS | 24 de Mayo de 2000

Araceli Segarra

Por Arancha Vega Rubio  | 

"EL EJE CENTRAL DE TODO LO QUE HAGO EN MONTAÑA ES LA GENTE"

Comenzó su trayectoria alpinística a los 18 años, y desde entonces no ha parado. A los 21 viajó al Himalaya, y un año después le llegó su primer éxito, al ascender el Shisha-Pangma (8.046 m.). En 1996 se convertiría en la primera mujer española que pisa la cima del Everest. A pesar de lo vertiginoso de su carrera la alpinista catalana no olvida lo que de verdad la une al mundo de la montaña: su gente.

 
Araceli Segarra en un momento de la entrevista realizada en Barrabés. 

¿Cómo ves el alpinismo " femenino" hoy en día, crees que cada vez hay más mujeres que se animan a adoptar este modo de vida?

Si, ya no sólo en el alpinismo, sino en todos los deportes de montaña. Por ejemplo las competiciones de bicicletas de montaña, que no es alpinismo, pero ya es un tema un poco relacionado, hay más mujeres haciendo bicicleta que antes, no muchas más, pero ya hay algunas...Donde yo más lo he visto es al escalar en roca, en las paredes de Terradets, o Villanova de Meiá -lo más cercano a su lugar de residencia- ves un montón de cordadas mixtas o cordadas de mujeres. Antes no se veían y ahora casi en la mayoría de las que hay ves mujeres, bastantes más...lo que pasa que tampoco llega a ser algo muy significativo...Aún así hay pocas, pero más que antes. Si no las hubiera no se diseñaría ropa, calzado, mochilas...no les vendría a cuenta, pasaría lo que pasaba antes, que utilizábamos las de hombre.. si se diseñan es que hay más mujeres. Aunque sea haciendo excursionismo, pero ya es "tirarse" a la montaña.

¿Y la proporción de mujeres haciendo ochomiles?

Está más o menos como antes. Recuerdo cuando yo no hacía montaña y había un grupo de cinco o seis mujeres en Barcelona que hacían cosas, es decir, que antes había cinco o seis que hacían este tipo de actividades y ahora igual... muchas más no hay.
Gustar supongo que gusta igual que antes, pero está la cuestión de las oportunidades. Las oportunidades las da un poco la sociedad, y va mejorando el tema...cada vez hay más mujeres en puestos ejecutivos que no había antes, es posible que mejore un poco.

¿Qué es lo que hay que hacer para que cuenten contigo para una expedición? ¿Es más complicado para una mujer conseguir que la incluyan como integrante?

Depende del grupo, de las mentalidades. Hay mentalidades con las que no necesitas demostrar nada, y otras con las que si que tienes que hacerlo...yo estoy segura que ahora entraría en muchos grupos en los que no habría entrado antes. Y no soy ni mejor ni peor que antes...No soy ninguna pasada, soy bastante mediocre escalando, pero voy haciendo cositas...Me voy manteniendo, pero no soy ninguna bestia en cuanto a velocidad ni fuerza, pero voy aguantando. Pero ahora por el simple hecho de que mi nombre se conoce más que antes entraría en grupos en los que antes me hubiera sido imposible entrar.
Aunque la verdad es que cuando voy a hacer cosas es con gente que conozco. No por que no quiera ir con gente nueva, e intentar entrar en nuevos grupos...sino porque la gente que conozco me aceptan por ser yo, no por el nombre que tengo. Me intimida mucho el hecho de que me estén juzgando...que me miren, que vaya a un sitio a escalar, y si alguien me reconoce pienso: "no me puedo caer...no puedo hacer tal..." es apabullante. Te vuelves introvertido, debido a esto...
Aunque tampoco exageradamente, no soy tan conocida...

El Sisha Pangma fue tu primer ochomil con cumbre, ¿cómo fue esa primera experiencia?

Lo hice con 22 años, y fue una fiesta. Es uno de los sitios de los que mejor recuerdo tengo. Éramos todos muy jóvenes, Ferrán Latorre tenía 21, a un mes de los 22, dos o tres personas con 23 años y los otros 24. Éramos unos crios, con las ideas muy claras de lo que no queríamos hacer, que era arriesgarse. Íbamos muy seguros, riéndonos mucho...divirtiéndonos mucho, aunque por supuesto que hubo momentos malos, que lo pasé mal...momentos en los que no podía más, el peso me machaca, y no podía cargar más...Pero el recuerdo general que tengo es de pena, porque me gustó tanto lo que hicimos allá, y lo disfruté tanto que dices: "qué pena que haya pasado", estaría recreando esos momentos todo el tiempo. Cuando estás con gente que te lo pasas bien, que ves que te ayudan y tú a ellos, que hay una compenetración buena como bueno es el momento, el cansancio no es el mismo. Sacas fuerzas de donde no las hay.

 
Escalando en Mali. 

¿Crees que tu progresión ha sido demasiado rápida? es decir, ¿te hubiera gustado esperar a estar más preparada fisicamente o mentalmente para escalar montañas de 8.000 metros o por el contrario crees que lo hiciste en un estado de forma física óptima y con la progresión montañera "adecuada"?

Yo creo que si, que lo hice rápido, pero, ¿qué problema hay? ¿Quién dice cómo se han de hacer las cosas? Mientras las hagas bien y de una forma segura...también iba con gente que me apoyaba mucho, sólo eran un poco mayores que yo pero era gente muy preparada, y te da seguridad. Es como ir en coche, si ves que descontrolas, paras. Pero íbamos haciendo las cosas muy bien. La verdad es que cuando fuí al Himalaya ni siquiera había pasado por los Alpes. Hubo gente que me dijo que cómo me iba al Everest si no había hecho ni el Aneto ni el Mont Blanc. Entonces me convencí de que haría el Everest sin pasar por estos dos montes, aunque poco tiempo antes de ir al Everest pisé la cima del Mont Blanc pero por obligación, mientras realizaba una ruta de escalada ...

¿Qué es lo más duro para ti de una expedición: la preparación, la espera...?

Lo que más me agota y me desmoraliza es la preparación, siempre salen problemas de algún tipo y eso que preparas las cosas con dos meses de antelación...Siempre hay cosas que llegarán mañana y no llegan, El ansia y el sufrimiento psicológico, es lo peor...Luego, cuando llegas a la montaña, las decisiones las toma la naturaleza y tú no puedes hacer nada contra ellas, así que las aceptas. Pero antes de marchar de expedición, si las cosas no salen bien no es por la naturaleza, es porque a algún tío no le ha dado la gana de firmar algún papel, o porque uno se ha despistado y no te ha enviado el material, o porque no se decide a patrocinar la expedición...todo este tipo de problemas tan ajenos al alpinismo son lo peor.

La conquista de los catorce ochomiles, ¿te lo planteas en un futuro no muy lejano?

No, nunca. Porque no estoy dispuesta a montar catorce expediciones, a organizarlas. Catorce o más , lo menos veinte, porque no haces cima a la primera. Y no nos engañemos, al estar tanto tiempo en la montaña tienes más posibilidades de tener algún accidente, y a mi me gusta disfrutar de la montaña y con la gente , y no todo el mundo tiene tiempo para irse contigo de expedición. O lo hago con la gente que quiero o no me voy de expedición, para juntarme con expediciones de gente que no conozco, no me iría. Como reto alpinístico no me atrae, aunque si ahora me viene un sponsor y me pone 300 millones sobre la mesa para hacer los catorce ochomiles me lo pensaría, me lo pensaría mucho...Con la montaña nunca he sido capaz de ganar dinero y a los pocos que consiguen vivir de la montaña les cuesta mucho. Los catorce ochomiles son muchos años y a mi la montaña me gusta mucho, pero también tengo otras ambiciones, y además, de qué como?

Tu próximo objetivo: el K-2. ¿cómo surgió la idea de la expedición?

Simplemente Héctor -Héctor Ponce de León, amigo e integrante de la expedición al K-2- con el que me llevo muy bien me lo propuso, y hace dos meses me envió tres e-mails para convencerme de que realmente quería que les acompañara. Es una de las montañas que más me impresiona. Siempre me han impactado muchas cosas en el Himalaya, pero una vez allí lo ves más razonable. No le quitas dificultad, pero eliminas un poco el mito de la impresión. La ves y piensas: "por aquí hay un acceso, esta parte es difícil pero si lo superas llegas a esta otra parte..." es decir, lo ves más asequible. Cuando te comentan lo que se tarda en llegar al Everest (2 meses y medio) parece mucho, pero hay que planteárselo en partes, primero hay que llegar al Campo Base, qué es fácil...luego al Campo I, que también es factible...son todo pasos que hay que ir dando, pero si, el K-2 me impresiona...

 

La fama del K-2 de montaña implacable ¿te hará ir con una especial precaución?

Exactamente igual que para las demás montañas. Muchas veces las cosas que se leen sobre montañas son escritas por periodistas sensacionalistas que hacen bastante daño, y también por la literatura de montaña, que da una imagen muy impresionante de las cosas. Luego, cuando las ves, ves también su lado de accesibilidad, y como antes se ha subido, se puede conseguir. Por supuesto también es cuestión de suerte con tu cuerpo y con la aclimatación.

¿Volverás al Everest sin oxígeno?

Si vuelvo, es para ir sin oxígeno, pero no me "pica" ir por el hecho de haber subido con oxígeno en el 96. El eje de todo lo que hago en la montaña es la gente. Para qué me voy a ir al Everest si me puedo ir con gente con la que me lo paso bien y comparto los mismos ideales al Pirineo o a los Alpes.¿Para darme publicidad, para "vender la moto"? La verdad, me da igual. Si realmente hubiera querido ya hubiese vuelto, es cuestión de hacer un par de llamadas, de poner dinero y volver. No me hubiera costado unirme a alguna de las 40 expediciones de este año al Everest, pero me da igual...

¿Qué opinas del uso del oxígeno artificial?

La verdad es que siempre he ido sin oxígeno, y cuando utilicé oxígeno en el Everest fue por obligación, porque estaba trabajando. Depende del uso que se le de. He visto gente utilizar oxígeno desde 6.000 metros. Si lo utilizas en los últimos metros, aunque no estés realizando la misma actividad, llevas acumulado el mismo desnivel que los que no lo utilizan. No es que lo justifique, simplemente digo que depende del uso que se le de. Y que su uso permite a un cierto número de gente conseguir algo que de otra manera resultaría demasiado arriesgado para ellos el lograrlo. Lo que pasa que ese número de gente ha aumentado muchísimo. Utilizarlo desde los 6.000 metros no tiene sentido.

Ultimamente los retos en el alpinismo han derivado hacia el logro de diferentes records (velocidad, permanencia en cumbre...) ¿crees que con esto se pierde el sabor del verdadero alpinismo?

No me gustan los récords, porque no disfrutas. Si alguien me dice que mientras va a no sé cuántos kilómetros por hora y disfruta del sabor de la montaña me lo creeré, pero yo no creo que lo haga. Al menos según mis conceptos y los motivos que yo tengo para ir a la montaña, si esos motivos ya no existen, no tiene sentido. Aunque por otra parte entiendo por qué se hace: por publicidad, para conseguir patrocinio. Es muy triste que en este deporte -no es el único, hay más- haya que estar constantemente inventándose cosas para conseguir patrocinio y en otros les sobra y además detrás de ellos no hay contenido. En la montaña puedes encontrar muchísimos contenidos: puedes hablar de la motivación de la gente, del compañerismo, de la depresión, la soledad, de cosas malas y cosas buenas...pero hay algo detrás. Hay deportes que no tienen nada detrás. Oyes que ciertos deportes son de equipo cuando en realidad no lo son. En el alpinismo te das cuenta de si trabajas en equipo o no.

Las ascensiones en solitario...

Es un tema que me molesta mucho, porque hay pocas. Porque no existen. Cuando alguien te dice que ha subido en solitario y llevaba un sherpa, ¿dónde está ya el solitario? ¿Alguien te ha abierto la traza? ¿Alguien te puso cuerdas fijas? Un solitario es cuando estás tú y la montaña virgen y nadie te ayuda a cargar ni te abren la traza. Eso es ir en solitario. No como cuando te dicen que se han ido solos y se han encontrado, sin embargo, con otras expediciones en el Campo Base. Mentira, eso no es ir en solitario. Estoy bastante en contra de esa manera de llamar a este tipo de ascensión. Las cosas son blancas o negras, no grises. Yo no tengo mentalidad de solitario, para nada, ni para irme en alpina. Yo creo que se disfruta más cuando llegas a casa, has estado trabajando en equipo y sabes que tienes un amigo.

¿Piensas encaminar tus pasos en el futuro hacia un mundo ajeno al alpinismo, al mundo de la montaña?

Es lo que estoy haciendo, por rebote. Yo iba a vivir de la fisioterapia pero como antes de empezar a trabajar me salió lo de la película en IMAX (ascensión al Everest grabada en formato IMAX) le vi futuro. Ahora estoy trabajando para televisión, para radio y para Internet, de vez en cuando escribiendo artículos para una cosa u otra, fotografías para publicidad...Y es que de cobrar por estar en la montaña o por hacer montaña... nada de nada.


Artículos relacionados


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International