Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | ENTREVISTAS | 19 de Junio de 2000

Benito Molina: del Polo Norte al corazón de Asia Central

Por Arancha Vega Rubio  | 

Miembro del Grupo Militar de Alta Montaña (GMAM) y con muchos años de experiencia alpinística a sus espaldas prepara, tras un recorrido por los tres polos de la Tierra, la vuelta del Grupo a sus orígenes: las montañas.

 

¿Cuál ha sido la progresión en cuanto a las actividades realizadas por el GMAM (Grupo Militar de Alta Montaña)?

Dado que en los años anteriores nos habíamos fijado en las actividades "polares", establecimos el objetivo de los Tres Polos (Everest, Polo Norte y Polo Sur). En el 92 se conseguía el Everest, y buscando una actividad especial nos fuimos al Polo Sur en el año 95, con tan buena suerte que lo hicimos.El Polo Norte era, por tanto, el siguiente objetivo, la progresión lógica. Tuvimos de nuevo una suerte escandalosa en 1999 y también lo conseguimos. Después de quince años de funcionamiento del Grupo Militar de Alta Montaña, queríamos volver a la génesis del grupo: las montañas. Nos hemos planteado un objetivo a medio plazo, de aquí a cinco años, que es ir al K-2. Que, aunque se ha hablado mucho sobre él, y está muy tratado en los medios de comunicación no es una expedición que se prepare de la noche a la mañana.

Nos hemos planteado un programa progresivo de actividades, donde hay dos vertientes, primero: actividades ordinarias, anuales, que son salidas a macizos europeos y a montañas fuera del continente europeo pero que no revistan una complicación excesiva precisamente para que la gente nueva del Grupo vaya subiendo y luego una expedición extraordinaria al año. Es decir, actividades progresivas hasta llegar al K-2. En este año la actividad se desarrollará en el pico Pobeda, de 7.439 metros.Está en el macizo del Tien Shan, que es una continuación hacia el este del macizo del Pamir. Es el 7.000 más septentrional que hay, el que está más al norte. No es un pico fácil, no es un macizo masificado...tal y como me comentó un alpinista de Pamplona que la había escalado el año pasado, se trata de una montaña en estado puro.

No hay mucha gente, los campos bases no son cómodos, está lejos y la zona, la República de Kyrgyzstan, no es muy visitada.Este es el primer paso para este año en cuanto a expediciones en altura. El año que viene queremos ir al Cho Oyu, el año siguiente al Dhaulagiri, el siguiente al Kanchenjunga y el próximo al K-2. El motivo de esta progresión está claro, vamos a ir subiendo en altura y dificultad. El Pobeda surge como primer objetivo porque el grupo, formado por 9 escaladores y un médico, a pesar de ser muy potente y con experiencia en las montañas altas "normales" (Aconcagua, Mc Kinley...) necesita buscar más dificultad, más "salsa".

¿Cómo realizareis la aproximación a la montaña?

Se trata de un viaje largo, que comienza con el vuelo de Madrid a Estambul. De ahí a Kazajstán, donde seguiremos en vehículo hasta un helipuerto llamado Bayancol. Ya en helicóptero, llegaremos hasta el Campo Base. Hemos escogido la ruta normal. Esta discurre por el glaciar, orientado al norte, para luego desviarse al este para salvar una barrera de seracs denominada Dikki Pass. Luego sigue todo el espolón norte hasta llegar a lo que se llama el Pobeda Oriental que es donde comienza la característica fundamental de esta montaña: desde el Campo IV a 6.900 metros sale una arista de 3 kilómetros y pico, que está a 7.000 metros para llegar al pie de la pirámide somital, ahí se monta el Campo V y de ahí a la cumbre.

La región de Tien Shan se encuentra en una zona remota, en cuanto a los permisos, ¿ha sido más complicado que en otras regiones asiáticas, como Nepal o Tíbet?

Aunque sí que es cierto que es una zona remota, estamos en el siglo XXI. Es una zona sin turismo, pero hay agencias especializadas que preparan toda la infraestructura administrativa necesaria para pasar por allí y poder acceder a la montaña. Aún así es más difícil que en zonas como Nepal o Tíbet, es más farragoso administrativamente hablando. Hay que tener en cuenta que muchos de los territorios que una vez pertenecieron a la URSS han heredado de la maquinaria burocrática soviética el sistema de permisos, papeles, sellos…pero sabiéndo que te hace falta un permiso de tránsito y uno de paso lo tienes preparado y ya está. Lo único que no hay embajada en España, la más cercana está en Bruselas, y es ahí donde hay que mandar los pasaportes y demás…

¿Habeis llevado a cabo algún programa de preparación física con miras a la expedición al Pobeda?

No, porque todos los integrantes de la expedición hacen algún tipo de actividad, todo el mundo está en muy buena forma física y técnica. Aparte hemos estado aquí en Benasque una semana, aprovechando que nos juntábamos todos -había gente del grupo que no se conocía entre si, ya que el GMAM cuenta con más de cincuenta integrantes desperdigados por toda España- y hemos estado subiendo montañas en el Pirineo con peso a la espalda, haciendo metros de desnivel…

Hace un año realizabais la travesía al Polo Norte... ¿cuándo os estrenasteis en travesías árticas?

La travesía a la Antartida fue la primera que hicimos, sin tener ni idea ni saber nada de nada, pero allí cogimos "canto" para las demás...Después hicimos una travesía por Laponia y después fuimos a Canadá, al Polo Norte magnético que nos sirvió como ensayo general para el Polo Norte Geográfico.El Polo Norte, un "marrón". Junto con los miembros de Al Filo de lo Imposible, preparamos la expedición muy exhaustivamente, y los procedimientos que teniamos previstos funcionaron, todo evolucionó perfectamente...pero para mala suerte nuestra, hizo un año muy frío. Parece una perogrullada porque es el Polo Norte, pero hay mucha diferencia de temperaturas dentro del frío en si... En la preparación de nuestra expedición tomamos dos referencias claras, de un noruego y de unos franceses. En sus cuadernos de ruta se situaba la temperatura más baja en la sufrida un día por el noruego a 38º bajo cero, y los franceses durante dos días a 36º bajo cero...nosotros estuvimos durante quince días a menos de 40º bajo cero. A esa temperatura se sobrevive, a duras penas... pero los procedimientos funcionaron, perseveramos y llegamos.

¿Qué fue para ti lo peor del viaje?

 

El frío y el agua...vas andando por encima del mar que está helado, y el hielo se mueve y se abre, se cierra. Los peligros objetivos allí son, por orden de importancia: el fuego, aunque parezca un contrasentido, las caidas al agua y en tercer lugar los osos.
El fuego, porque pasas mucho tiempo dentro de la tienda con dos sopletes de gasolina, calentándolo todo. En cuanto a las caidas al agua, que por cierto sufrimos dos durante la travesía, no pasó nada grave porque pusimos en práctica los procedimientos de montaje rápido de tienda y de cambio de ropa y no hubo mayor problema. Y los osos son unos animales con unos instintos muy arraigados, para los que eres su comida...No se asustan, no se van y te persiguen hasta que te agotas...por lo que llevábamos rifles para casos de emergencia. Afortunadamente no tuvimos ningún problema porque no vimos a ninguno. Aparte de estos tres riesgos, está el inusual frío que hizo el año pasado. Tuvimos muchísima mala suerte con el tiempo, de hecho fuimos la única expedición que comenzó la travesía y afortunadamente pudimos volver...

¿Tuvisteis tentación de abandonar?

No, no...pero si pasamos malos momentos a lo largo del viaje. Porque Javi, uno de los integrantes, se puso malo, con bronquitis y fiebre, y esos si fueron malos momentos...pero en ningún momento pensamos en abandonar, lo que sí que pensamos era que no llegaríamos. Porque si no llegas antes del 30 de abril, mejor dejarlo, ya que empieza a hacer "calor" y el mar se abre, apareciendo canales de agua que impiden continuar la travesía. En algunos momentos pensábamos que no íbamos a llegar al Polo Norte.

En cuanto al paraje...¿qué fue lo que más te impactó?

Es un paisaje monótono, como una piscina inmensa llena de cubitos de hielo.Lo que me impresionó más que el entorno físico, fue la sensación de desamparo. Estás perdido en medio de la inmensidad, de la nada, porque el hecho de que exista contacto con el exterior puede llevar a error, se puede pensar que se está muy asistido por el helicóptero. Pero en condiciones normales, desde donde parte el helicóptero hasta donde estábamos nosotros hubiera tardado por lo menos seis días. Seis días.Tengo grabados momentos, imágenes en la mente pasando un canal de agua en el que no encontrábamos el paso y tuvimos que pasar de bloque de hielo flotante a bloque de hielo flotante y así hasta llegar a la otra orilla del canal...Y otra más espectacular fue cuando pasamos por dos placas de hielo que estaban montándose una encima de la otra, y justo en ese momento pasamos nosotros por encima...Fue un paso espectacular, impresionante.

¿Qué proyectos tiene el GMAM a largo plazo, es decir, tras la expedición al K-2?

De momento nuestros objetivos son a medio plazo, y relacionados con montaña. Tenemos proyectos intermedios, como es conseguir las Siete Cumbres, aunque con la situación de guerra en Nueva Guinea, país en que se encuentra la Pirámide de Carstensz nos es imposible el acceso a ese país. Y a largo plazo, los Catorce Ochomiles.
El por qué estos dos objetivos tan manidos, pues porque hay que explicar de alguna manera a la gente lo que se pretende hacer. Siguiendo nuestra filosofía de hacer montaña hemos querido trazar unos objetivos conocidos para el "gran público", mostrar unos níveles y unas metas. Las metas en este caso serían las Siete Cumbres y los Catorce Ochomiles.
Mientras tanto seguiremos escalando y realizando colaboraciones como las que actualmente venimos haciendo, bastante desconocida para el gran público, por cierto. Estamos colaborando con la ONCE, con su grupo de montaña formado por personas impedidas y ciegas, que están subiendo montañas como el Elbrus y el Kilimanjaro. Nuestro grupo presta personas para que hagan de guías. Este invierno pasado fueron al Aconcagua, ahora van al Mont Blanc y también tienen previsto ir al Mc Kinley.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International