Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | ENTREVISTAS | 05 de Abril de 2001

Sonia Casas: Persiguiendo un sueño en las montañas del Himalaya

Por Arancha Vega Rubio  | 

LA JOVEN ALPINISTA BILBAÍNA PARTIRÁ EN SEPTIEMBRE AL NEPAL PARA INTENTAR LA 1ª FEMENINA Y 1ª REPETICIÓN MUNDIAL A LA VÍA "FREE TIBET" EN EL CHO OYU (8.201 M)

OBJETIVO: CIMA DEL CHO OYU POR LA ARISTA NOR-NOROESTE
Foto Abo 

El primer gran proyecto de Sonia la llevará a intentar en solitario la 1ª femenina y 1ª repetición mundial de "Free Tibet" ; vía abierta por Oscar Cadiach y Sebastián Ruckstein en la arista norte del Cho Oyu (8.201 m) en 1996. En aquella ocasión los dos alpinistas completaron la ruta en estilo alpino después de dos vivacs en el ascenso, actividad por la que estuvieron nominados al Piolet de Oro.

¿Cuándo comienza tu afición por el montañismo?

 
La alpinista bilbaína llevará a cabo la ascensión al Cho Oyu por la arista nor-noroeste 

Ya desde muy pequeña; recuerdo que me encantaba ir en tienda de campaña con mis padres, a Orduña, cerca de casa y al Gorbea, y es que de vez en cuando se juntaban con otro matrimonio y nos íbamos de fin de semana los mayores y toda la cuchipanda...yo entonces tendría 6 años...

Después mi padre comenzó a subir al Pagasarri, otro monte al pie de Bilbao, los domingos y me llevaba de la mano; cuando llegábamos arriba me decía: " hija, ahora viene el postre" y nos comíamos un par de huevos fritos con chorizo... entonces ya era mágico todo aquello, se te va quedando y el verde y el blanco, los ocres , la roca ...se te van metiendo dentro y ya nunca te abandonan.

Durante los años de colegio mi madre no me animaba mucho porque decía que era de "chicazos", y la primera vez que salí sin monitores, con mi hermano y otro amigo solos de fin de semana tenía 13 o 14 años. Fuimos al Gorbea y esa primera vez nunca se olvida.

Subir al monte o a la montaña es algo que he hecho toda la vida y que no he dejado de hacer; algunos años más que otros pero siempre en activo.

Ya con 14 ó 15 años empecé a esquiar y todas las temporadas me he tirado por aquí y por allí, y como todo, unos años más que otros, pero también siempre en ello.

"En mis escapadas encuentro paz, tiempo para mi misma, me concentro y me relajo... encuentro mucha motivación, ilusión, nuevos retos, y un montón de energía y ¡qué se yo!"
En COU trabajaba y casi todos los fines de semana me tocaba trabajar, había necesidades más importantes; así fue durante casi toda la carrera en la universidad; trabajaba, como otros muchos, esto no es nada especial...me costeaba todo y en fin, ayudaba en casa.

Entonces pues como siempre exprimes el tiempo y robaba horas de sueño por poder disfrutar del viento, del verde, de la noche estrellada, de la nieve, del frío de la paz de esos lugares (a mi me la trasmiten...pero hay opiniones para todo) en el monte que se dejase atacar. Irnos a Pirineos el sábado por la noche 4h de carretera para volver el domingo por la tarde, sin haber pasado 24 h y otras tantas horas de carretera... cogernos el tren por la mañana para acercarnos hasta Durango o donde fuera...

 
Sonia en la cima de una de las montañas de seis mil metros que escaló en su primera experiencia en el Himalaya 

Practiqué también el submarinismo sacándome la licencia de FEDAS con 19 años en un grupo que era sólo de bomberos y ertzainas. Lo hice en secreto y resulta que mi madre se terminó enterando porque las madres se enteran de todo... Pues así un poco con todo, ella frenándome y yo sin parar.

Sobre todo corrí; he corrido mucho -he participado en varias crosses y medias maratones- lo cual siempre me ha ayudado a sentirme fuerte y en paz; equilibrada, es una fuerza de escape, una relajación que es una necesidad diaria que nunca he dejado de practicar, llueva, granice o nieve (¡bueno hay excepciones,...pero pocas,...es cuestión de salud!)

¿Cuál ha sido tu progresión alpinística desde entonces?

A mediados de carrera me fui a Irlanda un año y allí, aunque poco montañoso, me moví por sus montes y acantilados (seguí corriendo a diario por la bahía de Dublín...que es todo costa) y también corrí en carreras populares. (aunque también trabajaba todos los días y quedaba muy poco tiempo)

Luego de regreso terminé los estudios, continué trabajando y empecé a tener trabajos mejores que me daban más tiempo libre y entonces empecé a salir más fines de semana.

"Cada vez te metes más en todo y me tira la nieve, me gusta la montaña en su propia magnitud y estado; ir descubriéndola y conocerla; por eso te empiezas a meter en hielo y te tiran las cosas cada vez más difíciles: creo que es un poco el juego de la superación, del nuevo reto... eso si, siempre disfrutando un montón...".
Cuando realmente siento la imperiosa necesidad de dedicarle el tiempo que necesito a salir al monte es a partir de los 24 años. Entonces, ya lo dejo casi todo por escaparme los fines de semana y me lo tomo más en serio. Además de salir con compañeros habituales empiezo a ampliar el círculo de gente con el que salgo y me muevo de forma más autónoma.

También empiezo a manejar ya las cuerdas, el material y las técnicas de aseguramiento, y realmente es cuando empiezo a trepar un poco más seriamente, sin llegar a meterme en la deportiva. Hago vías clásicas y enseguida me coloco de primera, me gusta ir abriendo e ir tirando, ser quien controle.

A los 25 ya tengo coche propio y esto me da la libertad para poder irme y venirme sin depender siempre de gente, autobuses, trenes, etc, etc, etc... y empiezo a ir a Pirineos sola y por mi cuenta, ¡¡¡qué experiencias!!! Descubro el Pirineo Francés y bueno...Es que soy una enamorada de "Piris" y en realidad de toda la montaña.

Viajo a Canadá y hago monte por la costa Este, por Quebec: Le parc de Grand Cartier y subo hasta Forrestville por la costa en la búsqueda de avistar las ballenas en reproducción. ¡Impresionante! Viajo a Colorado y al desierto de Arizona y esas paredes y esa roca se te meten como si fueran tu propia sangre, ya no te puedes desprender de ella, la necesitas...

Qué fue lo que te impulsó a dar el salto al Himalaya: preparación adecuada, curiosidad, probarte a ti misma...

 
Con el hindú Milki Babba tras recibir el mantra, durante su reciente viaje a Nepal 

Sin perder el norte , como todo el mundo me imagino, y con un montonazo de problemas, como todo el mundo me imagino también, empiezo a dar vueltas a la idea de mi primer viaje a Nepal. Las cosas se complican muchísimo por temas familiares y laborales y decido dejar mi trabajo.

En mi nuevo trabajo lo primero que hago es plantear la posibilidad de disfrutar inminentemente de unas largas vacaciones para mi expedición y consigo 26 días. Me lo monto por mi cuenta con no sé ni cuántos obstáculos y me marcho para Nepal, destino Solo Khumbu y los objetivos, ya los conoces: el Mera Peak, Island Peak, Amphu Latsa y Lobuche Peak.

Con mucha ilusión y voluntad consigo mis objetivos y aún estando allí, antes de regresar se me eriza la piel y sé que voy a volver; es una sensación extraña.

Me doy tiempo y al regreso me relajo, me tomo unas semanas, más por el trabajo que por el cansancio, y decido centrarme en lo que me da de comer...

Pero se acrecenta poco a poco la inquietud dentro de mí y ya no puedo casi ni concentrarme...tengo que centrarlo... tengo que planearlo... proyectarlo... vivirlo... respirarlo y masticarlo... mi nuevo proyecto: CHO-OYU, FREE TIBET, 1ª femenina y 1ª repetición mundial.

El resto...buscando ayuda económica y luchando de nuevo cada día, como todos nosotros, por la ilusión de vivir, por lo que nos hace más felices, por una sonrisa, por ser mejor, por la capacidad de transmitir, por no desanimarme, por todo...

Normalmente es difícil encontrar compañeros de ascensión ¿es por eso que fuiste sola o por el contrario prefieres realizar así las ascensiones?

 
Una de las cosas que más le gustó fue la ascensión al Lobuche (6.145 m) "por su belleza, por la escalada en si y por tratarse del último de los seismiles de mi viaje" 

Fue por lo primero. No me animaba mucho irme sola por primera vez al Himalaya a hacer seis miles como si tratase de subirme al Mugarra; pero no cuajaron los proyectos, las fechas, los objetivos, las pelas y yo estaba decidida. Sola o acompañada iba a ir, y me fui. No me echo para atrás por no sentirme acompañada. Creo que he hecho muchas cosas en la vida y no siempre acompañada, así que... Es cierto que al saber que iba sola me preparé de otra forma, quizás; por lo menos, lo ves de otra manera. Creo que siempre busco soluciones a los obstáculos y me crezco ante las dificultades, para eso soy fuerte. Hay que luchar, las cosas no se nos dan hechas, hay que pelearlas...

¿Qué fue lo mejor y lo peor de tu reciente expedición? (ascensión de cuatro seismiles en el Himalaya nepalí)

Lo mejor, lo mejor, es difícil, dos cosas: el teléfono satélite que me permitió estar en contacto con mi familia cada 2 ó 3 días. Creo que eso fue lo que más feliz me hizo; creo que no me hubiera podido ir sin tener una comunicación garantizada con ellos... Y sobre todo la subida al Lobuche. Me llenó mucho, es una montaña preciosa, y cuando llegas arriba y miras abajo y ves todo lo que te has subido... en fín, a veces te emocionas más que otras; ésta fue la última y para mí la mejor de las que hice.

Lo peor fue el día de regreso en el aeropuerto de Kathmandú; llevaba el teléfono satélite conmigo, cuesta una fortuna y no me dejaban llevarlo en la cabina de pasajeros... yo tenía una autorización de la compañía aérea, pero no le hicieron caso. No me dejaban facturar todo el equipaje y después de darme la tarjeta de embarque y haber retirado parte del mismo, de repente me la retiraron y lo arrojaron al suelo y no me dejaban embarcar y el máximo responsable de la compañía aérea y del aeropuerto se negaban a ayudarme y de repente, me pedían 200 USD en efectivo, ¿pero estaban locos?!!!!!! ¿de dónde iba a sacar yo aquél dinero? Y......así durante horas, muy mal, la verdad. Gracias a un guía de una expedición italiana se pudieron ir arreglando las cosas, pero pagamos 100 USD.

¿Podrías definir para ti el montañismo? ¿qué es lo que tanto te atrae ?

"El montañismo es una sensación global: la paz, la libertad, el decidir, el enfrentarte a tus propias emociones, dominar el miedo, superarte es... todo eso"
Exactamente no te puedo decir una única cosa. Bueno, creo que sí: es vida, y yo me siento llena de vida y es como un toma y daca. Cuando estoy rodeada de agujas, me muero por subirme a todas, parece que te llaman a gritos y estas ahí y las quieres probar. Supongo que es sentirte integrado en ese todo que te rodea. Respiras y te conviertes en aire y miras y a tu alrededor y te fundes con la nieve. Es una magnitud tan grande y tan inmensa que estas rodeada en ella y te contagias de esa inmensidad quieres tocarla, sentirla, experimentarla, retarla...

Podría ser hasta mitológico, las cimas y las cumbres son como titanes...

Es ese reto personal, también buscas aislarte un poco, ¿no? Yo me ahogo en la ciudad, sea la que sea; necesito el cielo y ese espacio abierto que te da lo que necesitas de él...cada uno tendrá su propia experiencia y sabrá describirlo con sus propias palabras.

Si pudieras, ¿te dedicarías profesionalmente al alpinismo?

 
El pasado mes de octubre Sonia viajó al corazón del Himalaya, sola y sin la ayuda de patrocinadores, pero con mucha ilusión y una determinación: escalar el Mera, el Mingbola Pass, el Island Peak y el Lobuche 

Sí. Creo que el médico que se dedica a la medicina por verdadera vocación, se vuelca con sus pacientes sin límites y ello se transmite en su quehacer y en los resultados de su trabajo. Y creo que en todas las ramas de la vida ocurre lo mismo. Aunque cuando la pasión se junta con la obligación puede llegar a ser peligroso.

Lo que es obvio es que en todas partes se cuecen habas y en la montaña, como en todas las áreas de esta vida hay gente buena, mala y regular, gestiones buenas, malas y regulares (...pues de los espacios naturales, de las empresas montadas alrededor, en materias de turismo, desarrollo, competencias) y puede que al final para los que vivimos la montaña más desde dentro y de cerca podamos percibir que ciertos temas se comercializan demasiado y se montan mercadillos y parafernalias que no vienen a cuento.

Sin embargo, creo que es el deber de todos nosotros en todos los ámbitos hacer que las cosas funcionen y no desanimarnos en la búsqueda de soluciones; a veces, muy lentamente, llegan; y ya se ha dicho que hay que hacer esfuerzos enormes antes de notar un cambio, y tiene que pasar el tiempo, y normalmente hay gente que pasará sin haber visto la luz a las mejoras, y sean otros quienes recojan los frutos... Creo que se puede vivir de todo lo que cada uno hace y está convencido de lo que está haciendo, dentro de un orden y con unos principios.

¿A quién admiras en el mundo de la montaña?

"Admiro a muchísima gente, no solo alpinistas, también muchos escaladores/as porque sé los esfuerzos que requiere, y sobre todo la entereza, las ganas de luchar y esa fuerza interior que te empuja a perseguir tus sueños."
Siempre me ha costado contestar a este tipo de preguntas porque no me definido con alguien en concreto ni he sido una seguidora potencial de nadie, ni en la montaña ni en nada. Me ha impresionado mucha gente, su historia, su vida, su fuerza sobre todo y sus ganas de luchar.

Hay pocas historias sobre mujeres alpinistas publicadas. Me han impresionado la japonesa: Junko Tabei y la escocesa ¿o es galesa?: Alison Heargreaves ya que fueron capaces de combinar su faceta de mujeres, madres y alpinistas y fueron grandes luchadoras.

¿Tienes alguna meta alpinística?

Creo que no me he fijado ninguna meta de momento. Voy poco a poco, más o menos me muevo a un ritmo en el que me siento cómoda y en una dirección cuando siento que estoy lista para ello, eso me da mucha seguridad. Cuando aún no he terminado un proyecto y no me puedo hacer una programación anual por el trabajo...no me pongo a pensar en el siguiente.

Aunque quizás en tu interior, en la cabeza no dejas de soñar con paredes, vías, cimas y...eso sí, tengo muchísimas en mente, pero no he concretado cuál será la siguiente...¡ideas! , esas no me faltan.

De todas formas, ahora si que tengo un par de cosas en mente a corto plazo, pero están por concretar y ésta vez, no está todo el peso de la decisión en mis manos.

¿Porqué has elegido la vía "Free Tíbet" para tu primera incursión en el ochomilismo?

Me apetecía hacer algo con emoción y de verdad que esta vía la tiene. Antes de decidirme de una vez por todas hablé con Oscar Cadiach, y me lo pensé mucho. Hablé con un montón de ochomilistas que se habían subido al Cho-Oyu por la clásica y contrastando experiencias y analizando la mía propia me he decidido.

No soy osada. Soy bastante sencilla y humilde. A la montaña siempre me dirijo con prudencia, con conocimientos (esto ahora, quizás cuando eres más joven eres más inconsciente también...) Sé a lo que me enfrento y me preparo para ello. Lo voy a intentar y eso no me lo puede quitar nadie.

¿Cuáles son los principales escollos que te encuentras a la hora de organizar una expedición?

 
Sonia en la fiesta del nuevo año budista 

El tiempo y el dinero. Yo necesito mi trabajo y no lo puedo dejar ahora; no sé qué es lo que pasaré en un año ni en dos, pero de momento las cosas son así. Entonces te encuentras con el problema de las vacaciones y del tiempo. Esta expedición se puede hacer en 35 días, pero siendo mi primer ochomil me gustaría poder disfrutar de la holgura del tiempo en caso de que lo necesite. No puede ser así, y consciente de todo lo que ello involucra y quiere decir, leyendo bien entre líneas, aún así voy.

El siguiente es el dinero. Esto es alucinante, ¿de dónde saco yo 3 o 4 millones de pesetas? Es que me mareo sólo de pensarlo, y entonces.....todo son "No, esto está muy visto, esto está de moda, no vas con una gran expedición, no hay presupuesto, solo te damos material..." bueno, hay que pelearse con todo eso y en ello estoy.

Yo creo en mí y apuesto por ello. Si no todos estos quebraderos de cabeza no los podría soportar, y aún me cuestiono si es este el tipo de montaña que quiero, por la movida comercial que se organiza alrededor....

El hecho de ser una de las pocas mujeres que practica alpinismo y que planea ya su "asalto" a los ochomiles es algo que te ayuda o es indiferente?

Es algo que me ayuda y me motiva un montón. No puedes sentirte indiferente cuando te cuesta tanto sacar tiempo para entrenar, sacar ganas para llamar a un montón de gente para contarles tu historia y cuando no hay muchos precedentes...

Aunque lo peor de todo es que ello parece que te convierte en alguien especial y eso me da mucha vergüenza porque en el fondo no soy más que una persona más. Eso sí, con mucha ilusión por vivir y por luchar por lo que quiero, pero normal, como todos los demás (además, a este nivel soy una principiante y hay tantos realmente, bufff...el mismo Oscar, y tantos y tantos...)

Si consigues completar la vía, ¿cuál será tu próximo objetivo?

Será pasar tiempo con mi familia dando las gracias porque todo haya salido también y planeando lo siguiente: ¡¡¡ Todavía no lo puedo decir, pero será algo técnico ¡!!


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International