Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | ENTREVISTAS | 09 de Agosto de 2001

Xavi Metal y José Isidro Gordito: Una cordada imparable

Por Angela Benavides  | 

Xavi y Josito se planteaban un problema alpinístico: una gran cara norte, por una vía diferente a la clásica. En el "stage" del GAME celebrado recientemente en Zermatt (Suiza), de pronto, encontraron todos los elementos de la ecuación: la montaña, la vía y, entre los dos, la cordada perfecta.

Foto: Xavi Metal 
Xavi metal (en la foto) y José Isidro Gordito han realizado juntos varias vías de hielo 

"Si esta roca es buena...¿Cómo será la de la otra vía?"

La montaña la tenían delante de sus ojos; nada menos que el Cervino, la famosa pirámide de 4.477 m. La vía, la Piola-Steiner (ED; A2, 6 a), una línea directa en hielo y roca que atravesaba la Nez (la "nariz") de Zmutt para terminar en la arista del mismo nombre, que ninguna cordada española (ni casi de ningún otro sitio) había repetido.

Xavi, que llevaba años dándole vueltas al proyecto, no tenía tan claro cómo encontrar a alguien que compartiera su entusiasmo, ya que la cumbre del Cervino es una tentación demasiado grande como para embarcarse en una vía sobre la que casi no existe información y arriesgarse a no poder terminarla (peligros intrínsecos aparte). La norte clásica, abierta por Xaver y Schmid en 1931, con muchas repeticiones, la Directa de Bonatti del 56 o incluso la variante española parecían opciones más seguras. Necesitaba un escalador suficientemente bueno como para meterse casi en cualquier sitio, y asumir el alto porcentaje de posibilidades de fracaso. Y resultó que encontró a alguien con la misma idea. "Josito" se apuntó inmediatamente, aunque convenció a Xavi de desechar su primera idea de hacer la línea original de la Nez de Smutt, abierta en 1969 por Cerruti y Gogna, por la variante de Piola y Steiner (realizada doce años más tarde), de la que se decía que tenía mejor roca. Más tarde recordarían ese dato y se preguntarían:

Ambos tenían dos conceptos que confluían en la misma ruta. Para Xavi

"La idea de hacer una Norte como la del Cervino pasa normalmente por la vía clásica, pero yo quería intentarlo por otro camino, más directo y menos repetido". "Además -argumenta Josito- la clásica es una vía, no sólo técnicamente más sencilla, sino más de invierno, cuando la pared está cubierta. En verano, en cuanto empieza a pegar el sol, la caída de piedras se convierte en un peligro serio. El objetivo que nos planteamos era todo un reto para mí y para el alpinismo español".

"El problema era el mal tiempo. Cuando los partes al fin indicaron una mejoría, resultó que era muy corta para lo que pretendíamos hacer, pero... nos liamos la manta a la cabeza",

comenta José Isidro. Y, dicho y hecho, ambos se lanzaban a la escalada de una vía cotada en principio como A2, 6a, pero que ellos forzaron casi completamente en libre:

 
José Isidro Gordito ha desarrollado gran parte de su actividad deportiva como escalador en hielo 

"Excepto unos pocos pasos de A0, toda la hicimos en libre, con varios tramos de 6b+",

aclaraban. Era el día 31 de julio, y el primero de los tres que les llevaría completar la vía (uno menos de lo previsto).

"La primera parte de la vía son cuatrocientos metros de hielo" dice Xavi "Incluso antes de meternos en faena ya nos topamos con una doble rimaya que nos dio muchos problemas".

Luego la vía transcurre por el corredor que cruza la parte izquierda de la Norte del Cervino. De esta parte el catalán recuerda que

"los dos primeros largos de la goulotte eran resaltes de 90 grados, aunque después la pendiente media suavizaba a 60 grados".

Después comienza la parte rocosa, que atraviesa la famosa "Nez", un saliente primero vertical y luego extraplomado. En esta parte llegaron los largos técnicamente más difíciles.

"Los seguros estaban muy alejados" recuerda Xavi. "Una dificultad de 6b+ es asumible por muchos, pero con aquel ambiente de cara norte y en terreno de aventura, se hacía muy duro psicológicamente". "Además, había que ver qué seguros" puntualiza Jose Isidro "Unos pocos clavos en la pared rota que no inspiraban confianza. Llevábamos cintas disipadoras, y metimos algún friend o fisureros, pero sobre todo había que fiarse de los clavos que encontramos, y de alguno que encajábamos nosotros entre dos estratos. Metías el clavo, te santiguabas y seguías avanzando".

Otra dificultad añadida era la de izar las mochilas. En los tramos más técnicos, tenían que escalar sin ellas, y luego elevar los macutos hasta la reunión.

Foto: www.TheMatterHorn.net 
Para muchos, el Cervino es na de las montañas más bellas del mundo 

Pese a la dificultad de la escalada, la cordada avanzaba tan deprisa, que al final del día consiguieron llegar al emplazamiento donde se suele ubicar el segundo vivac (para ellos el primero), en repisas muy estrechas.

La siguiente jornada terminaría en la arista Zmutt, pero no sin antes llevarse unos cuantos sustos y acumular tensión durante largas horas.

"La roca estaba muy descompuesta- recuerda Josito -y pronto empezaron a caer piedras". "Pero piedras bien grandes, eh? -añade Xavi-. Además de piedras sueltas, en un momento dado se produjo una verdadera avalancha por encima de nosotros. Las piedras pasaban justo por detrás de la cabeza de Josito, que entonces iba de primero... Y yo, ahí abajo, pegado a la pared y esquivando lo que me caía".

Los dos recordaban la breve reseña escrita sobre la Piola-Steiner, que informaba de la buena roca que se iban a encontrar...

Apañaron un segundo vivac ya muy arriba. El resto, durante el tercer día, fue llegar a la cumbre y descender por la arista Hörnli, la más sencilla (y tremendamente concurrida) de las cuatro que dan su forma característica al Matterhorn.

Ya de vuelta y a salvo, los dos están muy satisfechos con la escalada, pero no dudan en afirmar que "es la vía más dura que hemos hecho hasta ahora". La presión psicológica que han tenido que aguantar ha sido más fuerte incluso que la dificultad téncica de la vía.

"Nos preguntábamos cómo podría acceder un helicóptero para rescatarnos si nos ocurría algo, y no encontrábamos la manera",

recuerda José Isidro. "Los seguros tan alejados, las piedras, la roca rota... Es una de esas vías en las que no te puedes permitir una caída, en las que piensas que si te caes, te matas. Eso, durante tanto tiempo y en toda una Cara Norte de los Alpes, impone mucho y termina agotando también físicamente".

Foto: Xavi Metal 
Xavi Metal 

"Lo cierto es que la pared no estaba en malas condiciones -reflexiona xavi-. No había demasiada nieve, lo que ocurre es que la roca del cervino, en general, no es buena". "Es curioso -añade Josito-. El Cervino es una montaña muy bonita, pero sus vías no lo son tanto, precisamente porque está muy descompuesto. En cualquier caso, la ruta que hemos hecho merece la pena. Sobre todo la parte de roca tiene tramos inclreíbles".

Pese a todo, ambos han funcionado perfectamente como cordada. No es la primera vez que escalan juntos. Como buenos escaladores en hielo suelen salir, sobre todo, en invierno, cuando además Xavi anda más libre de su trabajo como profesor en la Escuela de Alta Montaña de Benasque. También coinciden en los "satage" del GAME, donde "se escapan" para hacer alguna actividad.

"Tanto Xavi como yo acudimos a los "stage" del GAME para asesorar al grupo de Promoción de Jóvenes Alpinistas, lo que nos ocupa casi todo el tiempo pero, como estamos varios, tratamos de turnarnos para que los chavales estén bien acompañados y nosotros también podamos hacer alguna cosa por nuestra cuenta".

Su experiencia en el Cervino les ha animado a emprender otros proyectos juntos. Ganas no les faltan, ni lugares para nuevas vías.

"Hay mucho "bacalao" en los Alpes- asegura Xavi-. Aunque las paredes y las vías más famosas tengan muchas repeticiones, en cuanto buscas un poco encuentras lugares increíbles y sin gente, de gran dificultad. Estamos en el siglo XXI y, con buena técnica y el material de que disponemos, hay muy pocos sitios donde no pueda uno meterse. Ahí están las actividades que quiero hacer. Josito y yo hemos estado hablando, hay un montón de vías que repetir, e incluso nos hemos planteado alguna apertura. Aun queda mucho por hacer en los Alpes".

Por su parte, puestos a pensar en el futuro, Josito no se quita de la cabeza las Caras Norte alpinas.

"Si puede ser, la próxima Norte será la del Eiger. Sólo me falta convencer a la gente del GAME para que organicen ahí el "stage" de la próxima temporada, una de las pocas fechas de verano en que Xavi puede dejar su trabajo como guía. Claro que, entretanto, queda un invierno por delante, y ya veremos qué se puede hacer. Tal vez Canadá...".

En definitiva, se trata de una cordada que va a dar mucho de que hablar al mundillo de la escalada y el alpinismo en los próximos meses.


Artículos relacionados


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International