Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | ENTREVISTAS | 27 de Agosto de 2001

Edurne Pasabán vuelve al Dhaulagiri

Por Angela Benavides  | 

La alpinista Guipuzcoana regresa dentro de tres semanas al Himalaya, aunque para ello haya tenido que trabajar a destajo todo el verano. Su destino será el Dhaulagiri, que ya intentó en 1998, e irá acompañada por Carlos Soria y -novedad de última hora- Pepe Garcés.

Foto: Edurne Pasabán 
La guipuzcoana Edurne Pasabán vuelve de nuevo a la región de los Himalayas para intentar la ascensión al que sería su segundo ochomil, tras la cumbre de este año en el Everest 

Edurne, hemos oído que te vas con Carlos Soria al Dhaulagiri...

Pues sí, salimos el día diez, ya lo tenemos todo preparado. Solo falta de Carlos no pierda el avión de Bolivia, porque va a ser llegar a España para volver a marcharse. Es que este hombre no para...

¿Vais los dos solos?

Íbamos los dos solos... hasta que en el último momento, se ha apuntado Pepe Garcés.

¡Vaya, otro que no para!

Así es, nos vamos los tres y, luego, una vez allí, compartiremos permiso con una expedición italiana.

Según dice Carlos , subiréis por la normal.

Sí, la verdad es que no nos hemos planteado otra ruta. La normal ya es una ruta suficientemente interesante.

Esta primavera llegaste a la cima del Everest. Era tu tercer intento. Ahora vuelves al Dhaulagiri, que también intentaste hace unos años..Si, parece que las primeras no se me dan muy bien (risas). Y mira que se resistió el Everest...

Más bien lo digo porque parece que, en vez de conocer ochomiles nuevos, cuando te fijas en uno no cejas hasta conseguirlo.

Bueno, a veces es más cuestión de oportunidad que de tesón. La primera vez que intenté el Everest, por la norte, llegué muy arriba, y eso me dio un conocimiento de la montaña que aproveché yendo allí otra vez. Precisamente fue en el Everest donde conocí a Carlos Soria y, la pasada primavera, hicimos cumbre juntos. Con el Dhaulagiri ha ocurrido algo parecido. Lo de volver allí ha sido casi casualidad. Carlos me propuso ir allí y yo he aceptado... después de hacer maravillas para conseguir el tiempo y el dinero necesario.

Foto: Edurne Pasabán 
Edurne, durante la ascensión al Everest, la pasada primavera 

Entonces, desde que volviste de Nepal, has estado trabajando...

Uff, a tope. A ver si no de dónde saco las pelas para volver al Himalaya.

Veo que tú también tienes problemas con el patrocinio...

No problemas, es que es directamente imposible. Que yo sepa, excepto un par de personas (agraciados ellos, que lo aprovechen) aquí nadie puede vivir de la montaña, y pasamos verdaderos apuros para conseguir el tiempo y el dinero que hacen falta para una expedición a un ochomil. Es curioso, hay gente que me comenta que, siendo chica y de Euskadi, con la afición que hay por aquí al montañismo, debería tenerlo más fácil, pero qué va, no hay manera...

No sé, tal vez, ahora que vas con dos alpinistas que han gozado de un amplio seguimiento por parte de los medios de comunicación tengáis más seguimiento ¿Crees que eso puede ayudarte o, por el contrario, podrías sentirte más presionada?

Presionada no, yo voy a lo mío. Y, bueno, con Carlos Soria que se mueve un montón y Pepe Garcés que acaba de hacer cima en el K-2, tal vez nuestra expedición tenga algo más de difusión, pero tampoco estoy segura del todo.

Por cierto, ya que hablamos de chicas... Ahora están saliendo varias expediciones femeninas (catalanas al Shisha Pangma, Cecilia Buil en la Shipton Spire...) ¿No te has planteado montar una expedición femenina vasca?

Pues, ahora que lo comentas... Le estoy dando vueltas a algo así. Sería un proyecto para el año que viene, ya estoy hablando de ello, y de momento he encontrado a otras tres chicas que me acompañarían. Lo que ocurre es que aún hay que fijar las cosas antes de hacerlo público; ya os contaré de que se trata.

Foto: Edurne Pasabán 
Bromeando con niños nepalíes durante el trekking de aproximación al Everest 

Así que, además del Dhaulagiri, tienes otros proyectos de cara al futuro...

Ya, si por proyectos, que no quede. Luego, ya se verá si se pueden llevar a cabo. Por ejemplo, este invierno me gustaría mucho irme a Argentina, al Aconcagua, o incluso a Patagonia, pero no se si podré. Y de cara al año que viene, no sé, pero ya volvería al Himalaya, a por algún otro ochomil...

Está claro que os habéis juntado tres espíritus inquietos para subir al Dhaulagiri. Por cierto, Carlos y tú sois viejos conocidos de montaña pero, ¿habías escalado antes con Garcés?

No, nunca. Aunque cuando estuve por primera vez en el Everest él andaba por allí, y luego hemos coincidido en encuentros, en proyecciones y ese tipo de eventos, pero nunca en el monte.

Cambiando de tema: en tu última expedición al Everest, ¿qué tal te respondió la mano izquierda? Habías tenido problemas de congelación en la expedición de 2000. ¿Te han quedado secuelas?

Qué va, ninguna. Vaya, a lo mejor notas el frío un poco antes que en la mano derecha, pero no me han quedado secuelas, está totalmente recuperada.

¿Cómo vas de entrenamiento? Porque Carlos Soria está ya aclimatando en Bolivia, y no hace tanto que Pepe volvió del K-2, pero tú no has hecho más que trabajar...

Ya, qué remedio, pero la verdad es que no he hecho nada de montaña. Bueno, entreno cada día con carrera y bicicleta, y he podido escaparme algún rato a algún monte cercano, pero sin salir del País Vasco. Con decirte que, el Pirineo, ni lo he pisado en todo el verano...

Bueno, ahora te vas a desquitar...

¡Siií! No hago más que pensarlo: "El día diez me voy, el día diez me voy" Es lo que me ayuda cuando veo que me falta tiempo, que tengo mucho que hacer... Que en tres semanas vuelvo al Himalaya.

Ya, todo suena muy bien... Sólo veo un problema. Me parece que, a este paso, te van a echar del trabajo.

Bueno, es que he tenido que cambiar de trabajo hace poco, precisamente por esa razón. No es fácil mantener un empleo si quieres hacer grandes expediciones. Ahora estoy trabajando en un albergue propiedad de mis padres, donde la temporada más fuerte es el verano, y a partir de septiembre está más tranquilo. Eso sí, durante el verano hemos estado a tope. Pero es lo que hay.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International