Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | ENTREVISTAS | 30 de Agosto de 2001

Cecilia Buil, muy satisfecha tras su vuelta del Karakorum

Por Angela Benavides  | 

La escaladora oscense, ya de vuelta en España, nos cuenta los detalles de su última actividad, la primera áscensión femenina de la Shipton Spire.

 

 

Cecilia atravesando las grietas del glaciar, durante la aproximación a la base de la Shipton Spire

¿Cuál es el balance de esta primera expedición femenina que acabas de llevar a cabo?

Pues muy positivo, a pesar de todos los obstáculos y los impedimentos -que han sido menos de lo que yo me esperaba, dado el país- estoy, estamos, muy contentas.

¿Tuvisteis alguna complicación por el hecho de ser una expedición compuesta sólo por mujeres?

Bueno, lo único, que en Islamabad no nos dejaban salir a la calle solas, teníamos que ir acompañadas en todo momento de un hombre...No tenía porqué ser el guía, pero nos aconsejaron fuertemente que fuéramos siempre acompañadas, y les hicimos caso, claro. Resultaba un poco incómodo, pero bueno, además, no creo que sea para tanto, sobre todo en la parte turística de la ciudad... aunque en otros lugares, como en los mercados, quizá sí hubiéramos tenido más problemas de no haber ido con alguien. Incluso comenzado el trekking de aproximación, nos advirtieron que tuviéramos cuidado con los porteadores y con la vestimenta ( para intentar no llamar la atención ) aunque una vez que llegamos al último pueblo ya nos dejaron más libres... pero en todo momento respetamos todas las normas del país.

En cuanto a las diferentes actitudes que hemos podido notar hacia nosotras...si, si que las hemos notado, pero , han sido incluso positivas: por ejemplo tuvimos una fiesta el primer día que llegamos al último punto antes del Campo Base, los austriacos se enteraron de que llegábamos mucho antes de alcanzar el Base, vinieron a vernos unos brasileños...¡fuimos muy famosas!.

 

Cecilia atravesando las grietas del glaciar, durante la aproximación a la base de la Shipton Spire

¿Cuál ha sido el principal problema al que os habéis tenido que enfrentar antes o durante de la ascensión?

Elegir el peso adecuado, el equilibrio entre no ir demasiado pesados ni ir demasiado ligero, es decir, con lo mínimo necesario y quizás, lo mojada que estaba la pared arriba.

Descríbenos cómo es "Inshallah"

Fundamentalmente en libre, excepto un corto tramo de A1...me refiero a libre bastante cómodo... Hay muchos largos (34) , bastante ancho (fisuras anchas, chimeneas...), es vertical en el tramo medio pero nunca llega a extraplomar. Es larguísima (1.300 metros), la línea es muy bonita, y muy natural, los primeros siete largos es como "Maltese Falcon", pero a partir de ahí sólo tiene 8 agujeros en toda la vía, o sea que es todo protección natural; es una ruta muy acertada...

Vuestra última jornada creo que fue muy, muy intensa, casi agónica...¿podrías rememorarla? Llevábamos 3 noches horribles...(hay fotos que lo testifican), durmiendo en unas posiciones que no te puedes ni imaginar...al llegar a la última repisa, descansamos: Lizzy en el Campo IV (no cabía en el V), Nan en un agujero y a mi me dejaron el mejor sitio para dormir porque al día siguiente me tocaba a mi subir la primera. Pasamos esa noche y pensamos en fijar los siguientes largos, y bueno, al final del día, cuando ya eran las 2 o 3 de la tarde decidimos tirar para arriba... yo había estado escalando hasta tarde la noche anterior y ese mismo día, así que estaba totalmente agotada, tuve que bajar a comer y recuperarme un poco, y seguimos tirando, hasta que nos cansamos y encontramos una repisa donde reposar un poco. Debían ser las 3:30 de la madrugada (amanecía a las 4:30 h), así que estuvimos unas dos horas en esa pequeña repisa esperando que llegara la luz. Por si fuera poco íbamos sólo con un frontal...y son largos larguísimos de los que no llegas nunca...Ya en la parte final, hizo Nan un largo que estaba debajo de una cascada...que parecía barranquismo...

Creo que arriba nos confundimos, hicimos variables a esta vía, porque había demasiada agua... Las condiciones en las que se encontraban la parte final eran horrorosas, y bajando pues más de lo mismo...Como fui la única que había echado el frontal bajé la primera, montaba la reunión y luego bajaban Lizzy y Nan, al tacto...La verdad es que estábamos tan cansadas que no sentíamos miedo...así hicimos 15 rápeles hasta llegar a la repisa en la que habíamos dejado todo la noche anterior. Esos fueron los peores momentos, estábamos muy cansadas, muy mojadas, hacía mucho frío...ahí estuvimos hasta las 5 de la mañana, más o menos...y luego continuamos hasta el Campo V, lo que significó otros 9 o 10 rápeles, después de los cuales dejamos los petates en el Campo VII, justo donde empezaban las cuerdas fijas, y de allí hasta el suelo. Llegamos al Campo Base a las 9 de la noche.

 
Primera noche en las "repisas", tenían por delante tres jornadas durísimas de escalada casi ininterrumpida, frío y sueño...y después, los consiguientes rápeles 

Para ti, toda la infraestructura que supone una expedición como esta, la preparación previa y constante durante meses, todo el esfuerzo que supone el organizarla, ¿se ve recompensado al concluir la vía, al conseguir tu objetivo?

Para mi, cuanto más cueste más me va a gustar...una pared de estas no sólo es la pared. La escalada, en una expedición así, realmente es lo de menos. Es un 20% de todo lo que tienes que hacer para llegar ahí arriba. Y escalar se escala muy poco, de dos meses escalas diez días, y si encima te repartes el trabajo para tres...escalas dos o tres días y vas que chutas...Pero para mi tiene mucho encanto el que sea tan difícil todo..Lizzy (su amiga y compañera estadounidense de ascensión ) y yo llevamos desde enero trabajando para la expedición, todo el día conectadas por e- mail... Conseguir todo el material, todo el dinero, es un aliciente que cuando llegas arriba y luego llegas abajo estás muchísimo más contento...esta vía, si se encontrara en El Capitán, no tendría nada...es el entorno, el glaciar y el aislamiento la convierten en algo difícil.

 
"La vía sigue una línea muy bonita y natural, apenas tiene 8 agujeros en toda la pared". En la imagen, Nan y Cecilia petateando 

De no haber conseguido la vía...

No creo que volviera, a estas paredes vas una vez, hay tantísimas por conocer y escalar... Si por un casual nos hubiera cogido una tormenta a ocho largos de la cima, en vez de a 30 metros, pues probablemente yo hubiera acabado igual de contenta...No es lo mismo de cara a los sponsors, pero si para mi. Si he puesto todo mi esfuerzo, me resulta tan gratificante como si hubiera subido.

¿Te obsesiona alguna pared en concreto?

Una en particular no, pero hay varias que sí me atraen , como las que se encuentran en el Himalaya de Gharwal, paredes enormes que llegan a los 6.000 metros...pero pienso que hacen falta por lo menos, tres personas. Si te fijas, las expediciones que abrieron vía en estos muros estaban formadas por cinco, seis o más alpinistas, un gran número tratándose de este tipo de ascensiones.

¿Has encontrado alguna diferencia a la hora de escalar con chicas?

Las mismas que te puedes encontrar aquí, en el suelo...No hablas igual, ni de los mismos temas, ni gastas las mismas bromas, con chicos que con chicas...escalando es lo mismo. Quizá lo que en las tres hemos coincidido es que, en los momentos malos, a pesar de todo, ninguna se quejaba, con lo que la sensación de sufrimiento era mucho menor...estoy segura que en la misma situación, con alguno de los chicos con los que he escalado, hubiera habido mayor tensión (él se hubiera puesto de mala leche).


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International