Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | PERFILES | 09 de Junio de 2000

Walter Bonatti

Por Arancha Vega Rubio  | 

WALTER BONATTI: Bergamo, Italia, 1930.

 
Walter Bonatti. 

HAZAÑAS ALPINÍSTICAS MÁS IMPORTANTES: realizó la primera ascensión a la pared este del Gran Capucin, formó parte de la expedición italiana que conquistaría el K-2, ascendió por primera vez el Pilar del Dru, el Pilar central del Frenêy, primera al Gasherbrum IV, primera solitaria invernal a la cara norte del Cervino. A pesar de sus fabulosos logros en montaña, es su concepción de un alpinismo limpio y sincero lo que de verdad le confiere categoría épica a este italiano que actualmente cuenta setenta años.

A pesar de ser uno de los personajes más importantes en la historia del alpinismo clásico, su leyenda no está exenta de polémicas relacionadas con algunas de sus ascensiones más importantes. Su actividad fue clave durante los años 1950-60, la edad de oro del alpinismo. En esos años lleva a cabo sus más importantes hitos en el alpinismo: en 1951 Bonatti y Luciano Ghigo remontaron la imponente cara este del grand Capucin, en el macizo del Mont Blanc, lo que constituyó el triunfo de la escalada artificial. Su gran hazaña la llevó a cabo en 1955, año en que abre en solitario el Pilar Suroeste del Dru, tras realizar 5 vivacs y emplear más de 5 días en ello. Posteriormente se bautizaría este pilar como Pilar Bonatti.

En los años 50 y hasta finales de los 60 Bonatti y otros alpinistas como René Desmaison sobresalían como los protagonistas absolutos del panorama alpinístico de la época, realizando las primeras ascensiones en parajes de gran dificultad. Serían precisamente ellos, Bonatti y Desmaison, quienes movidos por su afán de competición pondrían de moda las nuevas reglas del juego: invernales y en solitario. Ya que las caras norte de los años 30 se habían convertido en trayectos sin aliciente alguno, optaron por coronarlas en unas condiciones (en solitario o durante el invierno) mucho más difíciles, renunciando a compañeros o aseguraciones más eficaces.

Su actividad durante estos años es imparable:

  • en 1953 realiza invernales en la cara norte de la Cima Ovest y de la Cima Grande di Lavaredo acompañado por Carlo Mauri.
  • en 1954 participa en la expedición italiana al K-2. Expedición que logrará la primera cumbre en el Chogori, aunque él no se encontraba entre los alpinistas que la alcanzaron.
  • 1956: tercera invernal a la Brenva junto a Silvano Gheser. Esta ascensión costaría la vida de la cordada franco-belga formada por François Henry y Jean Vincendon, a quienes se unieron los italianos.
  • 1957: Bonatti -Gobbi en la este del Angle (900 m, MD sup./ED, V+)
  • 1958: primera al Cerro Mariano Moreno (3.536 m) tras el intento al Cerro Torre con Carlos Mauri y travesía completa de las cinco cumbres del Cerro Adela. Cima del Gasherbrum IV con Carlo Mauri.
  • 1959 fue un año especialmente activo en la vida del escalador italiano. Realizó la suroeste al Petite Mont Gruetta, junto con Ferrario y Oggioni en junio. Al mes siguiente escalaba en compañía de Oggioni el Pilier Rouge de Brouillard al Mont Blanc. En agosto realizaría la Sureste del Monte Maudit, para ascender un mes después su espolón oriental (650 m).También realizaría la primera solitaria a La Major al Mont Blanc.
  • en 1961 lleva a cabo la primera invernal a La Sentinelle rouge de la Brenva con G. Panei. También realiza la primera Directa a la vertiente del Frenêy del Mont Blanc con Zapelli. En la cordillera andina consigue las primeras al Nevado Ninashanca, al Cerro Parin Norte y al Rondoy norte.
  • en 1963 realiza la primera invernal a la Walker de las Jorasses, de nuevo con Zapelli.
  • en agosto de 1964 abre una ruta nueva al espolón Whymper de las Jorasses, acompañado por Michel Vaucher.
  • 1965, año en que abre una nueva vía en la cara norte del Cervino -uno de los mayores hitos alpinísticos de la época- marca su despedida de las montañas, al menos deportivamente.

 

Para tener una buena despedida del alpinismo extremo Bonatti decidió enfrentarse de nuevo a este monte de la única manera que conocía: a la antigua usanza, lo que supuso el triunfo de una ética y una tradición alpinísticas consagradas. Tras cuatro días y cuatro noches lograba realizar la primera invernal en solitario a la cara norte de la montaña.

En la cima de su carrera y a los treinta y cinco años de edad decide dejar de vivir directamente ligado a la montaña. Cansado del viciado ambiente que rodeaba el círculo alpinístico de la época, opta por seguir un nuevo camino que se abría ante sus ojos. A partir de entonces se dedica a trabajar cámara en mano, realizando reportajes y retratando lugares remotos por todo el mundo para el semanario Epoca.

Con su honesta concepción del alpinismo y de las montañas ha contagiado a toda una generación de escaladores y alpinistas. Su lucha por conseguir un montañismo limpio, sincero, coherente y constructivo le ha hecho mostrarse contrario a algunas modernas técnicas de escalada, para él totalmente opuestas a la esencia del alpinismo.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International