Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | PERFILES | 13 de Agosto de 2001

Jean Cristophe Lafaille

Por Angela Benavides  | 

No se decanta por una sola faceta de la escalada, practica todas al más alto nivel. Independiente, se permite el lujo de escalar como un profesional, pero con el espíritu del aficionado, del que escala por gusto. Definitivamente, su aspecto engaña.

PRINCIPALES ASCENSIONES

1990: Primera ascensión en solitario de "Divina Providencia" (macizo del Mont Blanc).
1991: Apertura en solitario de dos vías de dificultad en la vertiente italiana del Mont Blanc (le valdrán la calificación de "la actividad alpina más bella del año" y el Cristal de Oro de la federación francesa de montaña)
1992: Apertura en solitario y en invierno de "Le Chemin des Etoiles" (la Chimenea de las estrellas), en la Norte de las Grandes Jorasses. Primer viaje al Himalaya.
1993: Cho-Oyu (8.201 m.) (su primer ochomil)
1994: Primer francés en Yosemite (vía Zenyatta Mondatta). Apertura en solo de una vía en el Shisha Pangma.
1995: Encadena, en solitario y en autonomía, diez caras norte de los Alpes en 15 días (Oberland, Valais y Mont Blanc). La travesía conocida como trilogía del Eiger, el Cervino y las Jorasses, incluía 140 km. sobre esquís y 20.000 metros de desnivel positivo.
1996: encadena en cuatro días y en solitario los dos Gasherbrum (8.068 y 8.035 m.). Ascensión en solitario a un pico virgen de 6.250 metros que bautiza Marie Ri (en homenaje a su hija)
1997: Asciende la vertiente Oeste del Lhotse (8.511 m.)
1998: asciende el Aconcagua (6.959 m.)
1999: Apertura de "Decálogo", en el espolón Croz de la norte de las Jorasses (8 días en autonomía completa). Primera francesa al "Sea of Dream", en el Capitán de Yosemite.
2000: Varias vías de alta dificultad de Dry tooling en Colorado. Primera ascensión en solitario al Manaslu (8.163 m.), por la cara Noreste.
2001: Apertura en "solo" de la Oeste de los Drus, en 9 días. Ascensión al K-2 en solitario por la vía Cessen (cara sur).

 
Jean Cristophe Lafaille 

Lafaille es un alpinista en el sentido estricto de la palabra. Los Alpes le vieron nacer y crecer. Desde muy joven esa fue su pasión, que nunca ha decaído, y jamás se ha separado de la montaña en todas las facetas de su vida. Nació en Gap (una localidad de los Haute-Alpes franceses) el 31 de marzo del 65, y a los 6 años ya estaba escalando, y apuntado a un club de montaña a los 14; pasaba su tiempo libre leyendo los relatos de Desmaison y Walter Bonatti. Una mala nota en ciencias naturales le apartó de un puesto como profesor de gimnasia, pero le acercó a su destino. Durante el servicio militar en la unidad de Alta Montaña del ejercito francés descubrió la escalada de competición y, en cuanto se licenció, se dedicó por completo a competir como escalador en roca y a preparar los exámenes que le permitirían obtener el título de guía de montaña.

Sin embargo, el impulso definitivo llegó en 1990. En ese año descubrió la escalada en "solo" y en condiciones invernales. Durante los meses más fríos de aquel año asciende la vía Bonatti al Grand Capucin, la sur del Fou, la Directa Americana a los Drus, y otras grandes clásicas, aunque para la posteridad quedasen eclipsadas por la primera ascensión en solitario de ¿Divina Providencia", al Gran Pilar del Angle del Mont Blanc, una vía calificada como la más difícil de todo el macizo.

El año siguiente se topa con otra faceta del alpinismo: parte con Pierre Beghin a la Sur del Annapurna. Descubre allí su pasión por los ochomiles, y también el miedo y el dolor de perder a un compañero. Pierre cae y muere, y Lafaille se repone a duras penas del shock para bajar vivo de allí.

Atento a las nuevas tendencias, también descubriría nuevas sensaciones en las cascadas de hielo de Yosemite, en las vías extremas de los Alpes y en el Dry Tooling.

Foto: Vibram 

El invierno pasado abrió en solitario y en invierno la vía más dura de lso Alpes, en la mítica Oeste de los Drus. Su estilo le obligó a trabajar en ella como una hormiga, progresando no más de cien metros cada día, transportando setenta kilos e material, hasta completar los ochocientos metros de vía. Pero la terminó, cumpliendo así un sueño propi de los antiguos guías de la compañía de Chamonix. En una entrevista a Le monde, comentaba sobre los Drus: "Pensé que, cuando fuera un viejo guía, me gustaría poder decirme a mí mismo que yo tenía abierta "mi vía" allí. Es una montaña simbólica, es el laboratorio de la dificultad en montaña".

Su aspecto es tan escueto (1,57 de altura y 52 kilos de peso) como descomunal es su historial como montañero. Contrario a la hiper-especialización en una sola modalidad de la montaña, Lafaille se ha dedicado a todas ellas, pero a lo grande. Vías en "solo" en los Alpes, cascadas de Hielo en EE.UU, u ochomiles en el Himalaya. Entre todas, donde este pequeño montañero parece sentirse realmente a gusto es, precisamente, en las montañas más grandes del mundo: los ochomiles. "Estar a gran altitud, perdido, en una dimensión que no vamos a volver a ver en nuestros vida normal. Cada vez, me asombro. Me asombro de estar allí, completamente solo...A la vez, me concentro en el esfuerzo y llego a impregnarme de todas esas sensaciones....es difícil expresarlo con palabras, pero es verdaderamente embriagante. La cima? Ah, la cima es cualquier cosa! Se permanece sólo unos minutos allí, pero se saborean. Yo almaceno el mayor número posible de emociones. Porque inconscientemente me digo que no volveré a estar jamás en aquel lugar. Es algo mágico. Y resulta fácil engancharse".

Para más señas, el último ochomil que ha subido hasta el momento ha sido el K-2, donde además pretendía abrir una nueva ruta por la cara sur. Aprovechaba las breves treguas del mal tiempo para ir ascendiendo y montando campamentos de altura en la ruta Cessen, con un recorrido cercano a la vía que se había propuesto. Sin embargo, al final todas las expediciones tuvieron que aprovechar una sola oportunidad para atacar la cumbre, y el usó la Cessen, donde coincidió con Hans Kammerlander, para hacerse con su ochomil número ocho.

Sin olvidar su Gap natal, visita a menudo Grenoble y vive en Chamonix. Ha conseguido llevar él mismo sus propias expediciones, conferencias, contactos con los medios y patrocinadores, etc. También en Chamonix encontró a Katia, con la que se casó y tuvo una hija, y que actúa de enlace cuando el está escalando en cualquier lugar del mundo. Los que le conocen destacan su carácter abierto y su aspecto de "pequeño buen hombre". Tal vez porque sigue escalando porque le gusta, cuando quiere y lo que quiere. En ciento modo es lógico: su impresionante técnica y su afición por el "solo" le permiten meterse casi en cualquier vía o montaña que se proponga. Ha encaminado su vida de tal manera que puede permitirse escalar cuando quiera, y prácticamente a donde quiera. Escala como un profesional pero con la alegría del aficionado. Su buen carácter y su sonrisa son las del hombre satisfecho con su vida. Aunque su manera de escalar ponga los pelos de punta a más de uno.


Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
974 215 497
o al 902 14 8000
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International