Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 25 de Septiembre de 2001

Chris Warner, solo en la cumbre del Shisha Pangma

Por Angela Benavides  | 

El alpinista norteamericano, tras un intento fallido, consiguió llegar en solitario a la cumbre del Shishapangma por la ruta escocesa y descender, sin paradas intermedias. Ahora se encuentra, de vuelta y a salvo, en el Campo Base Avanzado.

 
Chris Warner, dicho y hecho 

Chris Warner consiguió su propósito de escalar el Shishapangma (8.046 m.) en solitario y descender, sin campamentos intermedios. La de Chris fue una lucha, no sólo contra las condiciones de la montaña, sino también contra el reloj, pues sólo tenía un permiso de 30 días. Si añadimos las prisas al hecho de que escalaba solo, la única táctica posible parece ser la que decidió llevar a cabo el estadounidense, consistente en hacer un ataque directamente desde el Campo Base Avanzado, con la intención de llegar a la cumbre y regresar, sin apoyo de campamentos intermedios. Chris llevaría una funda de vivac, que sólo utilizaría en caso de emergencia, si se encontraba totalmente agotado. Este tipo de ascensión "súper ligera" conlleva un esfuerzo físico descomunal, además de depender más que nunca de la meteorología y del estado de la ruta.

 
Arista desde la cumbre del Shishapangma, a 8.046 m. 

Demasiado bien lo supo Chris, que en su primer intento tuvo que desistir por falta de tiempo. La noche escogida para iniciar la ascensión resulto ser una noche sin luna y, sin más visibilidad que la proporcionada por su frontal, perdió un tiempo precioso tratando de seguir la ruta a través del glaciar. Además, según describe en las crónicas enviadas a su página web www.earthtreksclimbing.com, más adelante tuvo que enfrentarse a laderas de hielo" a prueba de balas", tan duro que las puntas frontales de sus crampones escurrían continuamente. En un momento dado, tuvo que jugársela para meter un tornillo en un paso poco seguro y, desde allí, iniciar una serie de rápeles que le dejarían de nuevo cobre el glaciar.

Sin embargo, el expedicionario no se rindió y, aprovechando la semana que le quedaba antes de que finalizase su permiso, lanzó otro ataque a cumbre, En esta ocasión contó con la ayuda del clima, que fue benigno y le permitió llegar hasta la cima bajo un cielo totalmente despejado. Durante el descenso, sin embargo, tuvo que progresar en medio de una tormenta. La ascensión y el descenso supusieron 34 horas, invirtiendo el mismo tiempo para llegar a la cumbre que para volver al Campo Base Avanzado. En su última comunicación, Chris confirmaba que se encontraba bien y en su tienda, donde se disponía a descansar y a preparar el regreso. El alpinista ha preferido esperar a encontrarse de nuevo en Katmandú (de donde partió la expedición, aunque el Shishapangma se encuentra en territorio tibetano) para escribir una crónica exhaustiva que incluirá fotos y todos los detalles de la ascensión.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International