Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | ENTREVISTAS | 04 de Octubre de 2001

Silvia Vidal habla de "Sangtraït" su nueva via de big wall en Canada

Por   | 

La catalana Silvia Vidal, una de las escaladoras de big wall más importantes del panorama actual, acaba de llegar a casa, precisamente desde EE.UU. Las paredes (y los amigos) de Colorado y Utah habían sido su destino vacacional... después de un mes en el Parque Nacional de Auyuttuk, en el Círculo Polar Ártico, donde abrió una nueva vía en un aislado pico conocido como Turn Weather.

 
Silvia Vidal 

Silvia, has escogido mal momento para visitar Estados Unidos...
Uf, ya ves, ha sido horrible. Y eso que yo estaba muy lejos de donde ocurrieron los atentados. En Colorado no había tantos problemas, aunque todo el mundo está conmocionado y, al mismo tiempo, revolucionado, sobre todo con el tema de la seguridad en los aeropuertos.

Precisamente ¿Cómo les has explicado a los de la aduana para que sirven todos los "objetos y hierros cortantes" que llevabas en los petates?
Bueno, para que te hagas una idea, es que directamente me he dejado mucho material allí, ni siquiera he intentado traérmelo en el avión.

Pero, antes de todo esto, háblanos de Baffin... ¿Cómo acabaste allí?
Bueno, fui con un chico que se llama Frank van Herreweghe, que es de origen belga pero lleva ya muchos años viviendo por allí y conoce el terreno.

Bueno, cuéntanos cómo es la vía, y cómo fue la escalada...
La vía está en una montaña que se llama Turn Weather y tiene 1.150 metros de longitud. En cuanto al estilo de scensión, fijamos los primeros 250 metros y a partir de allí ya nos fuimos a vivir la pared. Estuvimos quince días allí.

 

¿Ha sido la primera ascensión al pico?
No, ya había allí otra vía, abierta hace seis años, precisamente por un grupo de vascos y un catalán. Desde entonces, sólo se han hecho dos tentativas, por parte de unos canadienses y unos japoneses, pero no tuvieron éxito. Además, allí no dejan lugar a dudas sobre quién, cómo y cuando sube.

¿Ah, sí? Parece un lugar muy apartado como para tomar nota de los registros...
Si, apartado está, pero el pico está dentro del Parque Nacional de Auyiuttuk que, como todos los Parques Canadienses, tiene su oficina, sus rangers, y sus propias normas, que son muy estrictas. Antes de poner un pie en el parque tienes que registrarte obligatoriamente... y pagar un montón de pasta, por cierto. Unos cien dólares.

Pero eso, realmente, dónde está? Cómo se llega hasta allí?
Bueno, Baffin es muy grande. El avión te deja en un pueblo que se llama Pangnirtung. Ahí tienes que coger un barco que te lleva al interior de un fiordo, en un viaje de algo más de una hora, hasta la zona protegida.

¿Y el acceso a la montaña, se hace en avioneta, como en las montañas de Alaska?
No, en realidad no hay mucha distancia desde el mar, aunque hay que ganar un buen desnivel. La aproximación consiste en remontar un valle, durante poco más de una hora y luego entrar en un glaciar, sobre el que hay que avanzar durante casi siete horas más hasta llegar al Turn Weather, que es una de las primeras paredes que te encuentras. Nuestro problema era la enorme cantidad de material que llevábamos. Nosotros estuvimos unos doce días porteando arriba y abajo, entre la costa y el Campo Base, que instalamos sobre el glaciar. Hay que tener en cuenta que llevábamos comida para todo lo que durase la expedición, más el material de escalada, más todo lo necesario para equipar un campo base.

Es decir, como en el Karakorum, pero sin porteadores...
Pues más o menos, por el ambiente, y también por el tiempo, que era tremendamente variable. Eso sí, tampoco hemos llegado a tener un frío extremo, tal vez porque no hacía viento.

Pero, aunque no sea extremo, no es agradable aguantar los cambios desde una hamaca en la pared...
Ya, pero es lo que hay, cuentas con ello. Como ya sabes a lo que vas, el tiempo puede ser malo, pero soportable. El problema hubiera sido sufrir frío extremo o vientos muy fuertes, y no ha habido nada de eso.

Entonces habéis disfrutado más que sufrido...
Si, la verdad es que sí. Claro, el Big Wall siempre tiene una parte incómoda, pero la verdad es que en este viaje todo ha ido rodado, sin grandes contratiempos.

Habéis llamado "Sangtraïg" a la vía ¿Qué significa?
Bueno, verás, es el nombre en catalán para esas ampollas que te salen cuando te das un golpe muy fuerte y que luego se ponen negras. Es que lo que me dejó marcada de la vía fue un martillazo que me pegué en un dedo. Hasta hay un grupo catalán de música que se llama así...

Pues vaya un recuerdo...
Es que no veas qué daño me hice, cada vez que me acuerdo... De hecho, todavía no tengo bien el dedo, y del golpe hace ya dos meses. Supongo que no me lo rompí, porque puedo moverlo, pero tal vez llegara a fisurármelo. Lo que ocurre es que pasaron semanas hasta que volvimos a la civilización. Ahora supongo que podré tratarlo debidamente, pero me parece que se me va a caer la uña.

Pero, pese a los dedos aplastados, luego te marchaste a EE.UU
Sí, ya que estaba allí, aproveché para viajar por Colorado y por Utah. Quería ver aquello, visitar algunos amigos, escalar en libre en fisuras...

Y ¿qué tal llevas la vuelta? Estás deseando descansar, o ya estás pensando en nuevas escaladas...
Bueno, es que acabo de aterrizar y todavía no me he ubicado, pero tú dame tiempo, porque he venido con las pilas cargadísimas. A ver que se me ocurre...

Auyuittuq: el universo ártico
 

Silvia ha escogido, realmente, uno de los rincones más remotos del planeta. La imagen de este parque Nacional, que se encuentra dentro del Círculo Polar ártico, se parece más a Groenlandia que a la imagen canadiense de interminables bosques de coníferas. En Auyuittuq no hay árboles (lo más parecido es un pequeño sauce ártico), y todo el centro de la isla está cubierto por un casquete de hielo, llamado Penny Ice Cap, de 5.100 kilómetros cuadrados, del que salen glaciares muy activos en forma radial, hasta la abrupta costa surcada de fiordos. La parte externa de la isla es tierra cedida a los nativos inuits (esquimales). Lo que sí hay en el parque es fauna ártica: lemmings, los roedores cuyo número crece y decrece dramáticamente, hasta el punto que se creía que, cuando llegaban a a ser demasiados, se suicidaban en masa arrojándose al mar; liebres y zorros árticos; rapaces de plumaje blanco, caribús y, sobre todo, un número considerable de osos polares. Aunque no suelen alejarse de la costa, el parque advierte de su presencia, son animales agresivos y muy peligrosos.En cuanto a las montañas y agujas rocosas, están prácticamente vírgenes y llegan a medir más de 2.000 metros. Los rangers no se responsabilizan de los escaladores, no aseguran poder efectuar rescates "alpinos" y advierten a cada persona que se registra a la entrada que debe saber valerse por sí mismo.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International