Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 16 de Octubre de 2001

Crónica de una ascensión en solitario al Shisha Pangma

Por Angela Benavides  | 

El norteamericano Chris Warner, ya de vuelta en casa, recuerda y describe paso a paso la ascensión en solitario y sin paradas al Shisha Pangma a través de la ruta británica, que culminó con la cumbre a finales del pasado mes de septiembre.

Foto: Berghaus 

La ruta escogida, tras observar bien la montaña y desechar las vías con mayor peligro de avalanchas y caída de séracs, fue la británica, que cruza la cara sur y desemboca junto bajo la cumbre principal del ochomil tibetano. Chris warner afirma en su página web que es el primer americano que realiza una ascensión en solitario a un ochomil. Además, no dejó campamentos intermedios, sino que realizó toda la ascensión de un tirón, saliendo y volviendo al Campo Base Avanzado.

Todo estaba preparado, y Chris salió de la tienda poco antes de las cuatro de la tarde del 23 de septiembre, y se encaminó al glaciar, dispuesto a no parar hasta llegar al mismo punto en que se encontraba, pasando por la cumbre del Shishapangma. Se trataba, sobre todo, de no dejarse llevar por el entusiasmo y avanzar demasiado deprisa. Era necesario dosificar las fuerzas.

Tras unas rampas suaves, llegó a las faldas de la montaña cuando se hizo de noche. Un par de horas más tarde paso entre barreras de séracs muy poco seguras, algunos de los cuales habían caído al jornada anterior. Sobre las diez de la noche, empezó a nevar ligeramente. Warner prosiguió confiando en que el cielo no se cubriera del todo -una tempestad podría ser un enorme problema teniendo en cuenta que la ruta es recta, expuesta a los aludes y, sobre todo, que Chris no llevaba tienda ni saco de dormir-, hasta las 4.30 de la madrugada.

Foto: Berghaus 
Chris Warner 

A esa hora, el alpinista tuvo los momentos más duros. En la oscuridad, y con el cuerpo dolorido por el repetido movimiento de las botas golpeando contra la ladera, luchaba conta el ácido láctico, el agotamiento y la desesperación. Aprovechando el fogonazo de un relámpago la tormenta descargaba en picos circundantes), vio que al fin, a cien meros, estaba el final del Corredor Británico. Más allá se extendía la arista cimera. La visión, y comprobar que iba bien de tiempo, le animaron a seguir: tenía tres horas más para llegar hasta la cima.

Alcanzó la arista a las 7:30. Al menos, en aquel tramo podía caminar erguido, y, a las 9:00, alcanzó la cumbre. EL tiemo era bueno, así como las vistas.

Chris Warner permaneció casi una hora en la cumbre. Emprendió el descenso sobre las diez, acusando cierta deshidratación (llevaba poco agua consigo) y destrepando de cara a la pendiente en los tramos más inclinados.

Sin embargo, el descenso iba a ser más problemático de lo esperado: a las 11:30 el corredor estaba cubierto por las nubes y la visibilidad era nula. Chris no podía más que bajar el corredor en zig-zag buscando el campo III de una expedición coreana, donde había instaladas cuerdas fijas que le guiarían de vuelta a la base de la montaña. Tuvo que atravesar el corredor de lado a la do siete veces, tratar de adivinar la pendiente por la que caminaba y agotarse durante cinco horas hasta que encontrar el Campo III. La nevada cesó con la noche, pero Chris ya estaba rapelando por las cuerdas instaladas por las otras expediciones, A las diez de la noche terminó el último rápel y comenzó a caminar por el glaciar, para llegar a su tienda 40 minutos después y, en total, 34 horas después de haberla abandonado.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International