Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | ENTREVISTAS | 18 de Noviembre de 2001

Ilusión es lo único que no le falta a Juanito Oiarzábal

Por   | 

Catorceochomilista, escalador, himalayista... en definitiva, un alpinista muy completo al que le gusta hacer y probar de todo desde que decidió dedicar, hace más de quince años, su vida a la montaña.

Me parece que en los Alpes el mal tiempo no os ha dejado hacer gran cosa.....

Pues efectivamente, creo que las fechas eran buenas, teníamos la referencia de otros años, en los que en esta época -septiembre- el tiempo es muy estable. Pero en esta ocasión nos cayeron nevadas muy fuertes, y bueno, hemos estado 27 días en Courmayer, en la parte italiana del Mont Blanc, intentando la ascensión y la filmación de un documental en la Integral del Peuterey; nosotros íbamos fundamentalmente de apoyo, porque en esta ocasión eran dos chicas las protagonistas. Y bueno, no ha podido ser, pero hemos filmado muchísimos planos de recursos, hemos hecho vuelos en parapente con ellas, hemos reconocido la primera parte de la Negra -la vía que íbamos a hacer- y creo que estamos todos satisfechos teniendo en cuenta el tiempo que hemos tenido. En cualquier caso el año que viene, después de nuestra expedición al Himalaya lo que haremos, ya en el mes de julio, será volver de nuevo para intentar realizar este documental.

Este era un proyecto en el que participabas de nuevo con Al Filo, ¿seguirás colaborando con ellos el próximo año?

Eso va a depender fundamentalmente del director del programa, Sebastián Álvaro, pero en cualquier caso si. Si, porque ya está proyectado una expedición para el año que viene, en la que iremos al Pilar Oeste del Makalu, a filmar, a hacer una retransmisión directo desde la cumbre, por una vía que no tiene nada que ver con el Everest, o con otras montañas. Es un pilar de roca tremendamente bonito, una montaña muy agradecida para filmar tanto por dentro como de fuera. Después de lo que nos ha ocurrido este año, en el que teníamos que ir ahora, en torno al 25 de octubre, al tibetano cañón del Yarlung Tsangpo, pero desde los acontecimientos del 11 de septiembre China ha cerrado sus fronteras y nos han cancelado el permiso. Estamos pensando ya en nuevas historias para el invierno y de cara al año que viene, ya te confirmo que seguiré trabajando para Al Filo.

Cumbre del Everest por la cara norte y sin oxígeno, ¿qué sentiste a 8.848 metros de altura?

Hombre, yo creo que inicialmente me quité una espina que tenía clavada ya desde el año 93. Ese año subo por la parte del Nepal. En aquel momento imperó más el ego personal de llegar a la cumbre sea como sea, y utilicé oxígeno a 8.300 metros y llegué la cumbre con él.
Durante el descenso hubo un accidente y desgraciadamente Antonio Miranda, compañero mío, tuvo un tropezón, resbaló y cayó por la pared del Lhotse, 2.000 metros hacia abajo y se mató. Quería retornar de nuevo al Everest por dos razones: en aquella ocasión no disfruté mucho, ya que la cumbre, debido al accidente de Antonio me duró apenas cinco horas, y en segundo lugar porque usé oxígeno artificial.
Siempre he dicho que quería volver pero siempre he esperado a terminar los 14. Hace un año lo intentamos, por la cara norte, haciendo un documental sobre aquella primera ascensión de Mallory e Irvine, y a mi juicio creo que quedó muy bonito.

"El peor momento fue cuando, llegando a la cumbre del Everest, y haciendo los últimos esfuerzos, vimos gente, gente y más gente..."
La montaña no dio ninguna oportunidad para ascenderla sin oxígeno, y nos tuvimos que volver a casa. Posteriormente nos volvimos a juntar con Sebas y decidimos volver a intentarlo -TVE ya había anunciado su apoyo de nuevo-. Este año intentamos retransmitir desde la mismísima cumbre y debido a unos pequeños problemas técnicos no pudo ser, aunque sí que lo logramos desde 8.350 metros, y llegando a la cumbre también. Me siento muy satisfecho de la ascensión de Juan Vallejo y yo. El peor momento fue cuando, llegando a la cumbre, y haciendo los últimos esfuerzos, vimos gente, gente y gente. En ese momento quieres ser egoísta y que no haya nadie más allí, salvo tu compañero y tú mismo. La cumbre del Everest no me ha dicho prácticamente nada, sí lo ha hecho al ascensión, el documental, la gente que hemos estado allí, la colaboración...con esto quiero recordar que de 187 personas que la pasada primavera hicimos cumbre en el Everest, sólo 6 lo hicimos sin oxígeno, con lo que todavía subir al Everest continúa siendo un reto para mucha gente.

Fotocomposición Arriaga 
El montañero alavés ha conseguido encumbrarse como uno de los seis alpinistas del mundo que culmina los catorce ochomiles. 

¿Vas a continuar con tu inacabado plan de ascensión de las "Siete Cumbres"?

No, porque fundamentalmente el proyecto que yo tenía era para subirnos en un año; este mismo año fuimos al Elbruz, pasamos muchísimo frío y disfrutamos mucho; acto seguido fuimos la Everest, de donde volví con un pequeño problema: bajé con unas pequeñas congelaciones. Mi siguiente proyecto estaba en el Mc Kinley, y a esta montaña hay que ir en unos meses concretos, mayo-junio, fechas en las que es más factible poder aproximarse. Si vas más tarde el glaciar de Talkidna se abre mucho y es muy difícil siquiera llegar a las laderas de la montaña. Así que como no pude ir a esta montaña el proyecto se olvidó, porque ya no tenía ese interés alpinístico de hacerlas en un año. De momento lo tendré aparcado, e iré ascendiendo las tres cumbres que me faltan para acabar la Siete Cumbres: la Pirámide de Carstenz, el Vinson y el Kilimajaro, poquito a poco y sin prisa.

La escalada deportiva, artificial, el big wall..¿lo tienes olvidado, o en segundo plano por subir montañas, o forma parte de tu actividad deportiva cotidiana?

Evidentemente forma parte de mi actividad cotidiana, ya que esas actividades ayudan mucho a la hora de ascender picos de ocho mil metros, a la hora de desenvolverte.

"Lo que me gusta es hacer un poquito de todo, y que me entiendan como un alpinista, o un himalayista más bien completo, que haga un poquito de todo."
Es un entrenamiento muy bueno e importante. Quizá en las grandes paredes, en el big wall no soy ni tan siquiera un experto; nunca he hecho paredes como las que se ven en Yosemite, sí que he hecho paredes en altura, como el Pilar Oeste del Makalu (89) y otras más pero siempre en montañas de ocho mil metros.

Hay que compaginar todo, no sólo picos de ocho mil metros, sino también con lo que a uno más le gusta, y siempre que tenga tiempo...hay que recordar que paso 9 meses al año fuera de casa, con lo que no me queda mucho tiempo para escalar en roca, en hielo, o hacer esquí de travesía, que es lo que a uno le gustaría entre temporada y temporada. Porque por ejemplo, cuando me pongo a escalar en roca, y logro coger cierto grado, me tengo que volver a ir y pierdo ese grado y tengo que empezar de nuevo por 5b o 6a...de todos modos lo que me gusta es hacer un poquito de todo, y que me entiendan como un alpinista, o un himalayista más bien completo, que haga un poquito de todo.

En tu opinión ¿cuál es el mayor reto alpinístico que se puede llevar a cabo en la actualidad?

Hay muchos, muchos de ellos..incluso muchos que te puedes sacar de la manga...pero dependiendo del reto alpinístico que uno se marque, yo creo que para uno mismo es lo que tú hagas, no? Entiendo que, por ejemplo, para mi, con mi edad, no puedo buscar esos retos que me ponía antes...del 87 al 92, me fui dos veces a la cara norte del Kangchen, al Pilar Este del Makalu, en la suroeste del Everest...rutas muy importantes y comprometidas. Quizá en España estamos carentes de Himalayismo de envergadura, se echan en falta aperturas y nuevas ascensiones en ochomiles de la mano de esos jóvenes que vienen pisando fuerte por detrás de nosotros.

Después de muchos años de expediciones, ¿te queda algún proyecto alpinístico que cumplir en las montañas más grandes del mundo?

Hombre, proyectos hay muchos, pero lo que pasa es que muchas veces hay que tener ganas, soporte económico y sobre todo ilusión...y la ilusión es lo único que no le falta a Juanito Oiarzábal.

" España estamos carentes de Himalayismo de envergadura, se echan en falta aperturas y nuevas ascensiones en ochomiles"
Pero también capacidad, para hacer un proyecto de envergadura y de una cierta dificultad, porque para ir a repetir vías que ya he hecho, o ascensiones que no tiene un cariz especial, para eso no se va...por ejemplo ahora, esta temporada que viene que vamos a ir al Pilar Oeste del Makalu...es una vía de dificultad, técnica, en la que vamos a estar solos...Pero sin lugar a dudas, en el programa de Al Filo de lo Imposible se están fijando mucho en paredes vírgenes, en montañas de siete mil metros...y por ahí va un poquito el programa de este año. Están integrando, así mismo, mucha gente nueva en el programa, que está viendo lo que el programa hace conmigo, con José Carlos Tamayo, con Juan Vallejo, Ferrán Latorre... está realizando una muy buena labor con estos chavales que vienen por detrás y que puede que en un futuro toda esa gente empiece a hacer ese tipo de actividades.

¿Cuáles son, para ti, los mejores momentos de una expedición?

Fotocomposición Arriaga 
Juanito Oiarzabal durante una de las muchas expediciones que ha llevado a cabo en el Himalaya durante su carrera por conseguir las catorce cumbres más altas de la Tierra. 

Hombre yo creo que los mejores momentos de una expedición es todo en general, los peores son la organización, el hacer los bidones, la logística, el organizar toda la expedición desde aquí...el propio Kathmandu, el propio Lhasa, Islamabad...ya se hace muy monótono, de lo que tienes ganas es de que empiece ya la ascensión...uno empieza a disfrutar en cuanto puede ver y conocer las gentes, el paisaje, la cultura. Ir colocando los campos de altura, ir apoyándote en tus compañeros...todo es hermoso y bonito, y sobre todo llegar a la cumbre, creo que ese momento es sublime.

Tu última gran expedición, en el Everest, tuvo un seguimiento fuera de lo normal por parte de medios especializados y no especializados, ¿te afectó esto de alguna manera en tu progresión en la montaña?

No, yo creo que no, pero sin lugar a dudas los medios de comunicación forman, tienen una importancia vital en el mundo de la montaña. Sobre todo después de esa última expedición que yo hice en el Annapurna. A menudo Sebastián y yo comentamos que tanto él como yo tenemos mucha culpa del boom que pegó lo de los medios en la montaña a partir de esa última ascensión a los 14, en el 99.

"Me da la impresión de que dentro de unos años los medios van a jugar un papel muy importante dentro de la montaña."
Los medios de comunicación están muy involucrados, muy metidos, y ya no solo en grandes ascensiones, sino en lo que es la montaña. Hay que tener en cuenta que ya somos muchísimos los que practicamos este deporte, mucha gente, y teniendo en cuenta que en los medios de comunicación deportivos pueden estar buscando cosas nuevas, que no todo sea fútbol, pues creo que en los próximos años la montaña va a jugar un papel muy importante en los medios de comunicación, y sobre todo porque estamos a un nivel muy alto, y no sólo en ochomiles, también en escalada deportiva, en big wall... Países tradicionalmente montañeros, como Suiza, Francia, Austria... no han llevado que la misma progresión que aquí en España.

De lo que ocurre en la montaña a lo que luego se ve y se lee en los medios de comunicación, existe una gran diferencia?

Depende...hay que recordar, que tanto hace un año como esta pasada temporada dos periodistas del Marca nos han acompañado en las dos expediciones. Ellos escuchaban lo que le contábamos, veían lo que pasaba y lógicamente, escribían lo que querían... En los últimos años la prensa y los medios se han educado mucho en cuanto a montaña, se preocupan de reflejar la realidad de unan expedición, ya no son aquellas noticias que siempre daban cuando ocurría un accidente mortal en una ascensión, están mucho más centrados y me da la impresión de que dentro de unos años los medios van a jugar un papel muy importante dentro de la montaña.

¿De qué ascensión guardas un especial buen recuerdo?

Hombre, yo guardo de buenos recuerdos de todas, aunque en algunas de ellas lo haya pasado mal, haya perdido compañeros... pero siempre digo que aquella primera del Cho Oyu en el 85 fue muy especial. Nunca he vuelto a tener las sensaciones que sentí ascendiéndolo, sobre todo cuando por entonces yo no podía ni imaginarme que haría todos los ochomiles. Gracias a la ayuda de la Diputación Foral de Álava pudimos llevar a cabo este proyecto, que era científico-deportivo, pudimos lograr la primera expedición vasca, la segunda estatal y la novena mundial, así que en aquel año no se podía pedir más. Veremos cuándo, pero quiero volver a esta montaña, dentro de tres o cuatro años como mucho, y sentir de nuevo esas vibraciones que yo tuve en aquel momento.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International