Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 25 de Abril de 2001

La vertiente sur del Everest, escenario de quince expediciones

Por Arancha Vega Rubio  | 

Los componentes de la expedición castellano-leonesa al Everest prosiguen su aventura. Isidoro Rodríguez y Miguel Angel Pérez nos hacen un relato pormenorizado de sus vivencias.

 
La "ciudad" del Everest al pie del Kumbu 

Desde su último mensaje del 17 de abril:

Jueves, 19 de abril de 2001

"La presente temporada, sólo en la vertiente nepalí, que es en la que nosotros nos encontramos, sumamos más de 15 expediciones (aunque esto es imposible de saber pues hay varias expediciones comerciales que aglutinan a otras computando solo una a la hora de compartir el permiso), además de otras cuatro o cinco al Lhotse que coinciden en parte de la ruta de ascenso al Everest.

Ayer, miércoles, una nevada que se mantuvo durante todo el día, hizo que todas las expediciones se mantuvieran paradas y a la expectativa, pero hoy de nuevo se puesto en marcha esta extraña y surrealista ciudad que temporalmente se encuentra ubicada en el glaciar del Khumbu, a los pies de la Diosa Madre de todas las cosas.

La noche comienza a cerrar su velo negro y el frío inicia su cruel mordedura en nuestros ateridos cuerpos mientras esperamos la hora de la cena que ya se acerca".

Viernes 20.

"Con las primeras luces de una jornada que se anuncia de cielo despejado, Pedro, Martín, Miguel Ángel y Juan Carlos, inician el ascenso por la Ice Fall, la Cascada de Hielo del Khumbu. Juan Carlos regresará unas horas más tarde después de recorrer la mitad del camino, y el resto del grupo alcanzará en primer lugar el Campamento I y después de descansar un rato llegarán al Campamento II (6.400 metros). Esta noche la pasan en el Campo II".

Sábado 21.

 
Una intensa nevada paraliza la actividad de todas las expediciones 

"Martín, Pedro y Miguel Ángel, ascienden por la pared del Lhotse, los dos primeros suben hasta los 7.000 metros y Miguel Ángel llega a los 7.250 metros, lugar en el que se monta el Campamento III.

La pared el Lhotse es una pendiente de hielo vítreo y transparente y se han montado varias líneas de cuerda fija para facilitar el avance y para hacerlo menos peligroso.

A estas horas el equipo de altura se encuentra metido en sus sacos en el Campo II.

Mañana saldremos hacia el Campo II Tente, Adelo y yo, y nuestra idea es estar por las alturas 4 o cinco días, durmiendo uno al menos en el Campo III de la pared del Lhotse. Pedro, Martín y Miguel Ángel descenderán mañana al Campo Base".

Isidoro Rodríguez

Lunes 23.

 
Los expedicionarios trasladando sus mensajes 

"Las cosas marchan por aquí sin contratiempos. Estamos en el Campamento Base Pedro, Martín y yo (Miguel), que llegamos ayer del Campamento 3, y Adelo, que ha bajado hoy tras dormir en el Campamento 2. Isidoro y Tente están durmiendo hoy en el Campo 2, después de haber estado moviéndose por la pared del Lhotse. "Pera", Miguel Ádrados y Julio han bajado hacia Dingboche, a coger oxígeno entre los árboles y cambiar un poco de aires, que tras tantos días seguidos en el Campamento Base (sobre todo en el caso de Julio) se agradece.

Ayer Pedro y Martín subieron con los sherpas hasta el Campo 3, a unos 7.300 metros, dispuestos a montar las dos tiendas que precariamente se sostienen a mitad de la pared del Lhotse. Fue necesario excavar dos plataformas en el hielo duro, a base de pico y pala. El Campamento 3 sería un nido de águilas si no fuera porque no hay águilas por aquí, no suben tan alto. Sólo cuervos y chovas nos contemplan curiosos, de vez en cuando.

 
En el campo 3 fue necesario excavar dos plataformas a base de "pico y pala" 

Las condiciones de la pared son muy distintas a las de la vez anterior: la abundante nieve polvo que enterraba hasta la cintura y hacía presagiar riesgo de aludes se ha visto sustituida por un hielo vítreo, transparente, extremadamente duro, donde es difícil clavar la punta de los crampones. La subida es más técnica que el año pasado, pero también menos peligrosa. Rapelar las pendientes casi verticales con cuerdas fijas sujetas por un solo tornillo de hielo no es lo más tranquilizador. El Pumori, una imponente pirámide de nieve de 7.100 metros que parece a punto de desplomarse sobre nosotros si se ve desde el Campo Base, queda ahora a nuestros pies, estamos por encima de él. Más allá se divisa una impresionante pared de una montaña desconocida de casi 8.000 metros, detrás el Cho Oyu...

El viento suena como una turbina, barriendo las cumbres a 8.000 mts. Es el jet stream, la corriente de chorro que da la vuelta al planeta. Los aviones tienen que lidiar con él y nosotros, a esta altura, también: algunas ráfagas de unos 70 km por hora nos alcanzan. A pesar del ardiente sol uno agradece el mono de pluma... La cima del Lhotse, la cuarta montaña del planeta con 8.501 metros, se divisa tentadora y engañosamente cerca sobre nuestras cabezas, a través de un elegante couloir que recorre la pared de izquierda a derecha. Soñar es gratis...

Quizás "Tente" e Isidoro duerman en el C3 mañana o pasado. En los próximos días se irán subiendo las botellas de oxígeno y dentro de una semana quizás podamos anunciar nuestra llegada al Collado Sur, a 8.000 metros.

Miguel A. Pérez

El Everest, Chomolugma (Diosa Madre de todas las cosas) para los tibetanos o Sagarmatha (Diosa Madre del cielo) para los nepalíes, sus 8.848 metros de altitud sobre el nivel del mar le confieren el título de la montaña más elevada del planeta que habitamos (el K2, la segunda montaña, situada en el Karakorum tiene 8.611 m).
 
"El Everest, Chomolugma, durante años la cima más codiciada 

Desde que en 1852 esta montaña, denominada entonces Pico XV se relevó como el punto más elevado del Planeta (bautizado en 1865 con el nombre de Everest como homenaje a Sir George Everest que había sido jefe del Servicio Topográfico de la India), ha sido objeto de deseo por los exploradores y alpinistas de todas las épocas.Muy atrás quedan los vanos intentos de ascensión por el norte entre los años 20 y 1938, entre los que cabe destacar un suceso ya clásico en la historia del alpinismo y que fue la desaparición de Mallory e Irvine en el año 1924 por encima de los 8.000 m.El 29 de mayo de 1953 y como ha ocurrido en otras montañas ya clásicas en toda la geografía de la Tierra, la combinación del neozelandés Edmund Hillary y de un hombre de la zona, el sherpa Tenzing Norgay, hizo posible el milagro y el Everest fue ascendido. Desde entonces todo lo que en el Everest ocurre es noticia de primer orden.Trece rutas ascienden por la mayor parte de las vertientes a la cima del Everest. Se han hecho ascensos sin oxígeno, femeninos, en solitario, en invierno... Cada temporada acuden a la cita nuevas expediciones, algunas de las cuales plantean nuevos retos, algunos deportivos y otros pintorescos.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International