Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 04 de Diciembre de 2001

Intento de ascensión en la cara sur del K-7

Por Angela Benavides  | 

Conrad Anker llevaba varios años pensando en el K-7 cuya equilibrada silueta había contemplado en anteriores expediciones al Karakorum; sin embargo, ha sido el pasado mes de junio cuando ha podido verse las caras con la montaña de sus sueños.

Foto: The North Face 
Anker se prepara para el inicio de la escalada 

La expedición fue llevada a cabo por una cordada de tres miembros: Conrad Anker, Jimmy Chin (ambos miembros del equipo North Face) y Brady Robinson. Los tres norteamericanos habían coincidido ya en los big wall de El Capitán, pero esta era la primera vez que formaban cordada en una gran pared del Karakorum. Sin embargo, todos habían estudiado, a lo largo de expediciones anteriores a la zona, la silueta del k-7.

Anker esperó a que su ascensión, cerrada tras el éxito de una expedición japonesa hacía 17 años, fuera reabierta a los alpinistas. Esto ocurrió este año, y en junio emprendieron el viaje. Ya en el Campo Base, practicaban boulder y esperaban el momento de atacar la montaña, estudiando por dónde podrían emprender la ascensión.

La escalada comenzó ganando un hombro en la base de la arista sudeste, a lo largo de la cual corría una línea de fisuras que los alpinistas se proponían seguir. En el relato de la expedición, Anker afirma que si las condiciones de hielo y frío no hubiesen sido tan extremas, los primeros largos podrían haber sido abiertos en libre. Sin embargo, el granito pronto dio paso a la nieve el hielo, con todos los inconvenientes de la escalda alpina: bloques sueltos, fisuras taponadas por el hielo, mal tiempo y avalanchas. Tras el primer día, en que una tormenta les obligó a desviarse hasta un lado de la pared, escalaron corredores de hielo alternados con varios techos, hasta que la nieve y los pequeños aludes que caían en todas las canales de la pared. Tras 1.200 metros de escalada, el tiempo permaneció malo, obligando a los alpinistas a permanecer en las hamacas (los tres en un espacio pensado para dos) y racionar la comida, hasta que el paso de los días, el cansancio y las malas previsiones meteorológicas les obligaron a abandonar definitivamente.

En su crónica, Conrad no habla de planes para nuevas expediciones en el Karakorum, debido a la situación política mundial. Sin embargo, aprovecha para destacar la amabilidad de los baltis con los que entablo contacto durante la expedición y para expresar su esperanza de que en un futuro pueda llevar a cabo nuevas expediciones a un Karakorum en paz.

 
Campo de altura en la pared del K-7 (Foto: The North Face) 

ÉXITO NAVARRO EN EL K-7
Precisamente poco después de que los norteamericanos abandonasen el proyecto de ascensión, los navarros Alberto Urtasun y Patricia Viscarret abrieron dos vías en la Sur del K-7, por lo que han sido reconocidos por la Federación Española de Montañismo y escalada en su concesión anual de subvenciones a las actividades más destacadas del año.

Conrad Anker: el descubridor de Mallory
Este escalador de California, especialista en ascensiones a grandes paredes en lugares remotos (desde cascadas de hielo en Alaska a las agujas del macizo del Torre en Patagonia), cobró celebridad por ser quién encontró, en la cara norte del Everest, el cuerpo del Explorador Mallory. En aquella ocasión formaba parte de la expedición que viajó en 1999 al techo del mundo para investigar la ascensión de los dos míticos exploradores.

Dos años antes, sin embargo, había formado equipo con Alex Lowe y John Krakauer para ascender el Rakekniven, un remotísimo big wall en la Antártida. El mismo ha abierto también dos nuevas rutas en el macizo del Vinson, y ostenta el récord de velocidad de ascensión al techo del continente helado por la ruta normal (9 horas y 11 minutos).

Hablando de velocidad, también ha batido records de velocidad en la ascensión a El Capitán, en Yosemite, y ha firmado la apertura de una ruta: "Continental Drift" (VI 5.10 A4). Además de nuevas rutas en el Egger y el Cerro Standhart, más una ascensión al Cerro Torre, ha explorado nuevos big walls en Baffin a los que sólo se puede acceder con un kayak de mar. También completó la vía "Tsering Mosong" al Latok II, 26 largos en altura, con una dificultad de VII 5.10 A3+.


Artículos relacionados


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International