Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 04 de Abril de 2001

La buena actuación de los equipos de rescate evitó una tragedia en el Pirineo

Por Alfonso Gallán  | 

Un alud de placa de casi un kilómetro de longitud sepultó el pasado sábado a varios montañeros que se encontraban ascendiendo por las inmediaciones del pico Garmo Negro (3.051 m) en el macizo de las Argualas, en Panticosa.

Diario del Alto Aragón 
Los equipos contaron con dos helicópteros para la las labores de rescate y traslado de heridos 

Unas cuarenta personas se hallaban el pasado sábado en plena ascensión al Garmo Negro, un tres mil localizado en el término municipal de Panticosa (Huesca) cuando a las 13:00 h un fuerte alud les sorprendía afectando, en mayor o menor medida, a todos los que se encontraban en la ladera de la montaña. Segundos después uno de los montañeros llamaba con el móvil al 112 para dar aviso de lo ocurrido, al mismo tiempo que un grupo de militares que se hallaban realizando maniobras en la zona emprendían rumbo rápidamente hacia el lugar de los hechos. El espectáculo que hallaron era desolador: más de treinta personas afectadas por el alud. Las pocas personas que no sufrieron daños, y los militares, fueron sacando a aquellos menos enterrados, que a su vez se iban uniendo al rescate

Poco tiempo después el equipo de la Guardia Civil de Panticosa comenzaba las labores de rescate, tras alcanzar a pie la zona afectada; transcurridos cuarenta minutos después de desencadenarse la avalancha aparecía el helicóptero de rescate de la Guardia Civil, que en ese momento se encontraba en Benasque realizando prácticas, con 3 perros de búsqueda y un médico de rescate en montaña en su interior. Ante la amplitud del alud -cientos de metros de frente y más de 1 kilómetro de longitud- y el número de personas afectadas, se dio aviso inmediatamente a la Gendarmeria francesa para que estuviese alerta en caso de ser necesaria su ayuda.

Diario del Alto Aragon 
Momento en el que uno de los montañeros más afectados por la avalancha es introducido en el helicóptero 112 

Durante las labores de rescate los equipos sufrieron varios aludes más, afortunadamente sin consecuencias. Con la ayuda de los perros se pudo localizar a la mayoría de los sepultados. Así, a la media hora de producirse el alud encontraron a Gasento Oñaederra con signos de hipotermia (a los 30 minutos de estar sepultado bajo nieve las posibilidades de supervivencia se reducen drásticamente)

Los heridos fueron conducidos a la estación de esquí de Panticosa, donde se montó el puesto médico avanzado, lugar desde el que también se proporcionaría comida, agua, sondas, etc... Al helipuerto de la estación llegó además el helicóptero medicalizado de la comunidad autónoma, el 112, para evacuar los casos más graves y se destacó una cisterna con combustible para evitar que el helicóptero quedase fuera de servicio.

De las 40 personas que se encontraban en el recorrido del alud, sólo 4 llevaban un ARVA (aparatos que permiten localizar rápidamente a las víctimas de una avalancha), a pesar de las peligrosas condiciones en que se encontraba la montaña. El mal equipamiento, unido a la inexperiencia de varios de los montañeros y la falta de atención hacia los partes meteorológicos (el Centro Territorial de Aragón, La Rioja y Navarra del Instituto Nacional de Meteorología había anunciado factor 4 -fuerte- de riesgo de aludes ) hubiera podido provocar numerosas víctimas en el caso de un alud de estas dimensiones.

Diario del Alto Aragón 
El montañero vasco Richard Robles es atendido por el equipo médico del servicio de rescate tras permanecer 4 horas sepultado en la nieve 

CUATRO HORAS SEPULTADO EN NIEVE

Gracias a la rápida reacción de los cuerpos de rescate y a la combinación de factores favorables se pudieron salvar las vidas de todos los accidentados, incluido la de un montañero que permaneció más de cuatro horas sepultado.

Richard Robles fue hallado contra todo pronostico vivo y sin lesiones. Al parecer, Richard quedó boca abajo y con el brazo encima de la frente, lo que posibilitó la existencia de una pequeña cámara de aire que le permitió respirar. El no haber perdido el conocimiento evitó que la hipotermia acabase con él, aunque en el momento del rescate tenía una temperatura corporal de 30º. Ante la posibilidad de que hubiera más gente enterrada (iban apareciendo mochilas pero no los dueños) se han estado llevando a cabo labores de búsqueda durante todo el día de hoy .


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International