Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 08 de Abril de 2002

Mike Horn intenta cruzar y circunnavegar el Ártico en solitario

Por Angela Benavides  | 

El sudafricano se plantea un ambicioso reto: cruzar el ártico pasando por el Polo Norte en solitario y sin apoyos, y después circunnavegar todo el Circulo Ártico; la tarea le llevará 18 meses, lo que supone, entre otros problemas, un invierno polar.

 
En su primera y ambiciosa expedición polar, Horn cargará con más de 200 kilos en la pulka 

Ambicioso proyecto el de este sudafricano afincado en Suiza, que se hizo famoso con su expedición Latitud 0, consistente en dar la vuelta al mundo siguiendo la línea del Ecuador y sin medios a motor, y que también ha sido el primero en recorrer al completo el curso del Amazonas, en una tabla de hidrospeed.

Aunque parece, por tanto, más acostumbrado a latitudes tropicales, ahora se ha lanzado a una travesía polar de envergadura. No sólo está intentando cruzar el casquete ártico pasando por el Polo Norte geográfico, sino que luego intentará circunnavegarlo. La travesía será en solitario y, en lo que respecta a la primera parte (cruzar el Polo), sin ningún tipo de asistencia ni depósitos de material o comida. Por si eso fuera poco, una vez terminada la travesía, enlazará con la circunnavegación de todo el Circulo polar Artico. El proyecto, que ha bautizado como Arktos Expedition, tiene una duración prevista de 18 meses, lo que incluye todo un invierno polar. Según los planes, en esa época, Mike deberá cruzar Siberia, algo que nadie ha hecho hasta el momento.

Efectivamente, nadie ha realizado ese recorrido, todo seguido y en solitario; es más, Horn es el primero que ni siquiera se lo plantea. Se trata de una aventura muy ambiciosa, con un sinfín de obstáculos, condiciones muy extremas, casi ningún margen de error y, sobre todo, tremendamente larga. Si además tenemos en cuenta que Mike va en solitario, las cosas se complican más si cabe, ya que tienen que arrastrar un peso enorme por los sastrugis, los canales de agua y la nieve cambiante del Ártico. El explorador, además, no tiene experiencia previa en regiones polares.

 
El sudafricano Mike Horn se hizo famoso tras dar la vuelta al mundo siguiendo literalmente el ecuador, y bajar el Amazonas en Hidrospeed 

De hecho, Mike Horn se encuentra en el Polo desde hace más un mes. Su travesía comenzó el pasado 27 de febrero en Cabo Artichevsky, el punto más al norte de Siberia, desde donde partió con esquís a arrastrando un trineo que pesaba más de 200 kilos. Su travesía ha comenzado mucho antes de lo habitual para las expediciones polares ya que, según dijo antes de partir, no puede arriesgarse al deshielo de verano, y esperar supondría que el invierno llegaría demasiado pronto para la segunda parte de la expedición (rodear el Círculo Polar Ártico).

Mike tiene su propia página web, a la que envía notas vía satélite, fotografía y, en el futuro, vídeos. En ellos se puede apreciar el progreso del explorador, y calcular su posicio exacta, otra cosa es el estado de ánimo. La dureza de una expedición polar se está mostrando a Mike en su faceta más cruda,: la de las congelaciones. El enorme proyecto podría irse al traste antes de llegar a la primera etapa, si las congelaciones que , al parecer, sufre en sus manos (que se congelaron, según cuenta, en segundos, cuando se quitó los guantes para atarse las botas) le obliguen a volver o ser rescatado. Anteriormente, según reflejan sus crónicas, tampoco se ha aburrido. Ya había tenido problemas de congelación en dedos, nariz y orejas, y ha visto abrirse canales de agua a muy pocos metros (uno casi al lado de su tienda, mientras dormía). Sin embargo, su aventura más alucinante debió ser cuando le despertó un oso polar que olisqueaba la lona de la tienda y el trineo, y que, según afirma en su crónica “se dio la vuelta y se alejó cando Mike sacó la cabeza de la tienda”. Los osos polares, muy agresivos y nada dados a dejar pasar una cena, son uno de los mayores peligros de las expediciones polares, y es inusitado que se comporten como describe Mike, quien , si la información es correcta, puede considerarse muy afortunado. Los detalles de la expedición y las crónicas enviadas vía satélite pueden consultarse en www.mikehorn.com


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International