Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 14 de Junio de 2002

Decretada la construcción de una base militar en el pico del Lobo

Por Angela Benavides  | 

Para los montañeros, la máxima altura de Castilla la Mancha era una de las mejores zonas de excursionismo y esquí de travesía de la zona centro; para el ministerio de defensa, un punto estratégico donde construir una carretera y una base de vigilancia aérea.

Foto: David Villacampa 

La medida proviene del Ministerio de defensa y tiene forma de Real Decreto. En este se especifica que el pico del Lobo, por ser el punto más alto de Castilla la Mancha, es el lugar idóneo para instalar una base militar de vigilancia aérea, a la que se accedería por una futura carretera preparada para vehículos. El Lobo es apenas un poco más alto que otros picos adyacentes que, por desgracia, ya cuentan con pistas carreteras y otras instalaciones. De hecho, bajo una de sus vertientes se encuentra la estación de esquí de la Pinilla. Sin embargo, sus laderas escarpadas y un cierto ambien alpino le diferenciaban del resto. Esta montaña tiene 2.262 metros y está en el macizo de Aillón, en Guadalajara, y lindando con la provincia de Segovia. Constituye el punto más alto de Guadalajara y, al mismo tiempo, de toda la comunidad de Castilla-La Mancha. A partir de 1.900 metros, su geomorfología revela restos de antiguos glaciares, y en sus laderas crecen especies botánicas y faunísticas propias de ecosistemas de Alta Montaña, hoy muy escasas.

Foto: Luis González 
Vista del Cerrón (Foto: club.telepolis.com/cervunal) 

No hace falta decir que la montaña se encuentra en una zona de indudable riqueza paisajística y ecológica, y que no sólo los grupos ecologistas, asociaciones varias y clubes de montaña se han opuesto al proyecto, sino que la misma Junta de Castilla –La mancha se ha sumado al frente de oposición. Pero no ha servido de nada, al menos hasta el momento. La lucha está ahora en conseguir que la junta dote a este entorno de una protección especial, para lo cual se pueden enviar peticiones a gabinete.agricultura@jccm.es, o poniéndose en contacto con el club alcarreño de montaña (camamontana@jazzfree.com ).

Por su parte, el Club Alpino Madrileño, junto a otras entidades, convoca una ascensión al citado pico el próximo día 23 de junio. Este grupo partirá desde la Estación de la Pinilla aunque muchos otros saldrán hacia la cumbre desde el Puerto de la Quesera. La idea es reunirse en la cima alrededor de las 13.00h.y leer un manifiesto de protesta. Para más información, dirigirse a montmadrid@worldonline.es.

Foto: Guillermo GonzálezEl adiós de las águilas.

¿Saben? Yo caminé hundida en la nieve fresca por primera vez, subiendo al Pico del Lobo, en una de mis primeras incursiones a las montañas cercanas a la gran ciudad donde nací y crecí. Para la adolescente novata (empecé mal y tarde en esto de la montaña) que era entonces, el Lobo era un pico con entidad, una cosa seria, porque requería varias horas de marcha, y porque cambios de tiempo súbitos había provocado que muchos grupos se perdieran entre sus lomas. Pero no fueron las cuestas, ni la nieve por medio muslo lo que se grabó en mi memoria. Fue descubrir que, incluso no muy lejos de Madrid, aún quedaban lugares en los que podías mirar a las águilas desde arriba. Aquella vez tuve la suerte de disfrutar de un día frío y soleado, con una nieve magnífica que luego, cuando he regresado con esquís de montaña, no he vuelto a encontrar (el amargo sino del travesero).

Han pasado los años, y ahora vivo en otra tierra, al aliento helado de otras montañas más altas, más fieras, que he aprendido a apreciar, tal vez, gracias a que empecé a soñar con ellas en la cumbre venteada del Pico del Lobo, en los robledales del Ocejón alcarreño, en el granito imposible del Yelmo, o disfrutando del sol de invierno sentada sobre las rocas de la Maliciosa.

Con esta nueva noticia, que harán del Lobo un engendro como la Bola del Mundo, o un lugar prohibido de alambradas, abierto en canal por un tajo de asfalto, matan algo aprendido en mi juventud, que confiaba en que aún siguiera vigente. En ocasiones, desde las agujas, los ibones y los glaciares de los Pirineos, he pensado que un día de estos me gustaría volver a caminar por las sierras en las que empecé a gastar botas. Pero ahora me dicen que uno de los que fueron mis picos preferidos, es una carretera hacia una estación en la que ya no se busca a las águilas -a las que de todas formas ahuyentarán con las obras- sino a potenciales enemigos. Lo que era un lugar al que volver, ahora ya sólo será un recuerdo. Aquello que yo creí un remanso de paz, resulta que es estupendo para hacer la guerra. Saben? Tengo la impresión de que me acaban de caer unos cuantos años encima.

Angela Benavides.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International