Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 06 de Agosto de 2002

Carlos Soria ya esta de vuelta en casa

Por Angela Benavides  | 

“Ha sido catastrófico”. “No hemos tenido más que un día de buen tiempo seguido, y las avalanchas... aquello era terrible”. Carlos regresa convencido, al menos, de que no se ha podido hacer más, y promete volver a intentarlo.

 
Carlos Soria promete volver al K2. 

Al menos, le viaje de vuelta ha sido corto y sin problemas para Carlos Soria, Carlos Suárez y Jorge palacio. Haciendo malabares con traslados, bielletes y enlaces, han conseguido cubrir el trayecto desde el Campo base del Chogori hasta la capital de españa en sólo seis días.

Ya en casa y, puestos a hacer recuento, con la imagen del K2 muy fresca en la memoria, Carlos habla de “tiempo catastrófico” y de una montaña absolutamente “impracticable”.

“No hemos tenido más de un día seguido de buen tiempo”, afirma. “Ha sido para no creérselo. Aguantábamos día tras día, diciéndonos a nosotros mismo que, tarde o temprano, aquello tenía que mejorar. Pero no fue así. Además , las condiciones de la montaña eran terribles. Las avalanchas han caído continuamente, y provocaron una víctima. Otra persona sufrió un accidente mortal. Llegó un punto en el que fue demasiado. Aquello dejó de tener sentido y, tras meditarlo mucho, tomamos la decisión de volver”.

 
Los expedicionarios recorren el Baltoro de vuelta a Skardú 

“Habíamos resuelto el tramo más técnico de la Cessen, el muro que conduce al Campo I, y habíamos dejado allí todo el material de altura. Pero luego el continuo temporal no nos dejó subir más arriba”. “Se dice que la Cessen es la ruta más segura, pero la verdad es que ni la Cessen, ni ninguna otra vía. La prueba está en que nadie ha conseguido subir, ni al K2 ni a ningún otro ochomil del Karakorum. En definitiva, un desastre de temporada”.

El mal tiempo sobrecargó la montaña de nieve, lo que se traducía en enormes aludes que caían con demasiada frecuencia. “Uno de los primeros días de expedición, antes de montar el primer Campo, estábamos haciendo unas fotos al pie de las primeras rampas, cuando una enorme avalancha de nieve polvo nos dio un buen revolcón y un susto de muerte. Luego vendrían más. Incluso, el día en que nos volvíamos, ya tomada la decisión de regresar con las manos vacías, se produjo otro alud monstruoso, que sacudió incluso el Campo Base. Menos mal que ya habíamos recogido el Campo I, porque veíamos la ruta tan peligrosa, que nos planteamos la posibilidad de abandonar todo el material hasta el año que viene. En esas condiciones, agotamos hasta la última esperanza.

 
El Campo base del K2, sacudido por el temporal continuo y los cercanos aludes 

Al menos, Carlos vuelve con la conciencia tranquila y con la satisfacción de haber formado un gran equipo. “Nos hemos compenetrado perfectamente Carlos, Jorge y yo. Se han portado fantásticamente. Y, fíjate que dos sherpas que llevábamos, de experiencia y buen hacer más que probados, en un momento dado se negaron a continuar”. Los de Madrid esperaron durante semanas una mejoría que no llegó, y finalmente tuvieron que abandonar, como han hecho casi todas las expediciones que allí estaban”:

“De momento, queda allí la expedición de Araceli Segarra”. Sobre si existe posibilidad de que la alpinista catalana pueda aún optar a cumbre, Carlos no descarta nada: “Es posible, es posible. La montaña está cargadísima de nieve, pero también se descarga ella solita con mucha facilidad. Si el clima cambia y Araceli pudiera disponer de cuatro o cinco días seguidos, todavía es posible que consiguiese llegar arriba”. Según comentaba Soria, también permanecen en la montaña un grupo japonés que intenta el espolón de los Abruzzos, y la pareja formada por Christine Boskoff y Charlie Fowler.

El grupo de Carlos Soria no intentó, como otros expedicionarios, ascender el Broad Peak. “Para empezar, teníamos los monos de pluma en el Campo I del K2, pero incluso con ropa ‘normal’ hubiéramos intentado la ascensión si no nos hubiera parecido una tentativa completamente inútil. A mi entender, las palas de nieve antes de llegar al Collado estaban impracticables. Y conozco bien la montaña; he estado tres veces allí”.

Carlos ha estado, en total, diez veces de expedición en el Karakorum. Ahora, de regreso, acepta que ha perdido esta batalla, pero no la guerra. “Estoy decidido a volver y, si es posible, el año que viene. Incluso he bajado material depositado en Skardú”.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International