Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 31 de Octubre de 2002

La extraña historia de Stevie Haston y los maoístas

Por Angela Benavides  | 

Diversos medios de comunicación han recogido la noticia del secuestro del británico Stevie Haston y diez escaladores más por parte de rebeldes maoístas; sin embargo, diversas contradicciones dificultan una versión contrastada de los hechos. Finalmente, las piezas comienzan a encajar.

 
Buscando el favor divino antes de una ascensión 

Desde hace dos días, diversas webs especializadas y medios de comunicación comenzaron a ofrecer información del extraño suceso. Un famoso escalador británico (nada menos que el rey del mixto extremo Stevie Haston) habría sido secuestrado por rebeldes maoístas, junto a todo el grupo con el que intentaba ascender el Ramtang Chang (también conocido como “Wegde peak”), un sietemil cercano a la frontera con el Tíbet. A partir de allí comenzaban las contradicciones. No estaba claro el lugar y el momento ñeque se produjo el secuestro (si fue durante la ascensión o durante el retorno). Si los escaladores escaparon descendiendo una peligrosa pared, como se llegó a decir. Si permanecían en la montaña, esperando un rescate, o si se habían escondido en algún lugar no identificado durante el descenso. Si el rescate ascendía a 4.000 o 7.000 dólares. Tampoco se aclaraba por qué estaban escalando, después de sufrir el asalto.

www.risk.ru 
Stevie Haston, más conocido por el mixto extremo que por ascensiones himaláyicas 

Finalmente, www.nepalnews.com ofrece un relato resumido pero coherente y apoyado en datos. Los expedicionarios se encontraban en la región del Kangchenjunga; una parte del grupo pretendía hacer un trekking por la zona, y otro escalar el Kiratchuli, de 7.365 metros. Durante la aproximación, en la localidad de Lhonat donde los maoístas les pidieron 7.000 dólares, a lo que los escaladores alegaron que no llevaban dinero encima; los maoístas les permitieron entonces continuar hacia el pico que pretendían escalar, pero advirtiendo que a la vuelta tendrían que pasar por el mismo sitio, y entonces deberían conseguir la cantidad reclamada o serían retenidos. Esto ocurrió el 27 de septiembre. Se entiende que la expedición continuó su camino y se emprendió la ascensión, que finalmente no tuvo éxito; los expedicionarios decidieron abandonar el 23 de octubre, tras haber llegado a una altura máxima de 6.700 metros. De vuelta en el campo Base se reunieron el equipo de escaladores y los que hacían un trekking. asustados ante la perspectiva de volver a encontrarse con los rebeldes, decidieron solicitar un helicóptero que les llevase directamente desde la montaña a Katmandú, evitando el trekking de vuelta. El helicóptero recogió primero a Haston, al jefe de la expedición esloveno, y a otro miembro del grupo que requería ayuda médica. El resto del grupo fue evacuado ayer. Nepal News cita como fuente al ministerio de turismo, ante cuyos representantes declararon los expedicionarios, de vuelta en Katmandú.

www.niclevicz.com.br 
¿Afectarán las ultimas noticias a las expediciones previstas para celebrar el cincuentenario de la ascension al Everest? 

La misma página web termina la información con un comentario interesante: un responsable de una agencia de trekking ha declarado que, en ciertas zonas, se paga a priori a los maoístas para asegurarse que dejarán pasar a un grupo que va a visitar la zona. En concreto, según comentan, la cantidad asciende a 4000 rupias por persona en la zona del Makalu –donde Carlos Pauner ya fue asaltado-y a 100 dólares USA en Simikot (en el trekking del monte Kailash); ambos lugares se encuentran en el extremo oeste de Nepal. No es la primera vez que se habla de este ‘impuesto revolucionario’. Asimismo, también se advierte a los turistas de la gran actividad de los grupos maoístas en la región del Dolpo, donde al parecer han llegado a establecer un ‘gobierno del pueblo’.

Lo cierto es que la alarma que ha levantado este caso no contribuye precisamente a restablecer la imagen exterior de un país que necesita desesperadamente la entrada de divisas a través del turismo.

Los círculos del Mandala

En los diversos medios en los que se ha ido dando progresiva (y cada vez más confusa) información sobre el asunto de Haston, se destacaba una opinión, atribuida a los mismos escaladores: se sintieron amenazados de muerte, y creían que el objetivo de los maoístas era acabar con el turismo en Nepal.

Si esto fuera cierto, tal vez el turismo habría dejado de llegar al país de los Himalayas mucho antes, y el propio Haston hubiera escogido otras montañas a las que viajar con su esposa. No podemos olvidar que la guerrilla maoísta lleva actuando en zonas rurales desde hace más de siete años, durante los cuales miles de trekkers y escaladores han viajado por el país. Cuando la crisis del turismo en Nepal se mostró en toda su gravedad fue tras el fatídico 11 de septiembre. Desde entonces, además, Nepal ha visto como el destino se ponía en contra de su imagen exterior. En un entorno global de crisis económica, recibía un golpe tras otro: la cercanía con Pakistán e India, incluso con Afganistán (que convirtió de pronto al Tíbet ocupado en un lugar relativamente tranquilo); los asesinatos de toda la familia real, a la que ha sustituido un nuevo monarca quien, de momento, ha anulado las elecciones previstas y nombrado un gabinete de gobierno a dedo; un monzón de efectos letales en un país sin infraestructuras, seguros ni capacidad de reacción. Y un descenso de casi el cincuenta por ciento en la llegada de turistas. La población asiste con fatalismo, espera que las cosas empeoren todavía más: es el final de una era budista, una época oscura predicha por los lamas, un destino inevitable. Uno de los círculos de prueba que hay que superar de camino hacia el Nirvana.

Desde el comienzo de las acciones terroristas, en ningún momento los maoístas han señalado que acabar con el turismo fuera uno de sus objetivos (como sí lo fue en el caso de Sendero Luminoso en Perú). Demasiado bien saben que esa fuente de ingresos es necesaria para la supervivencia del país, sea cual sea su sistema de gobierno. Por otra parte, nada hace indicar que estemos ante un movimiento bien organizado y financiado. Las bombas que han hecho explosión en diversos puntos rurales (sobre todo en cuarteles de policía y el ejército) y en el mismo Katmandú son artefactos caseros y de poco alcance. Hace dos semanas el Katmandú Times recogía la investigación de un supuesto alijo de armas destinado a los maoístas, consistente en un puñado de cuchillos kakris y ollas exprés.

En este sentido, los maoístas son un reflejo de su propio país. Pobres y sin grandes esperanzas, hasta ahora han pedido dinero a grupos de trekking, acompañando el cobro de ese ‘impuesto revolucionario’ de un discurso añejo de ideales del pueblo contra un gobierno corrupto e injusto. Cada día la prensa del país recoge cifras de maoístas muertos, que suelen superar la decena. También hay un goteo de víctimas entre la policía y el ejército. Las noticias comentan los choques más graves pero ese país que, por no tener, no tiene ni el oxígeno necesario para respirar en parte de su geografía, no parece despertar la atención de los analistas políticos.

Cada uno de nosotros, a la hora de planear un viaje a Nepal, debemos hacer un esfuerzo extra por analizar la situación, no dejarnos llevar por el alarmismo ni tampoco por la inconsciencia. La experiencia es un valor, y preguntar a los que regresan de allí puede dar muchas pistas, tanto para ayudarnos a decidir el modo en que planificaremos el viaje, como para prepararnos sobre la postura a tomar en caso de problemas.

Angela Benavides.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International