Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | PERFILES | 31 de Enero de 2003

Leo Houlding: el punk invade Yosemite

Por Angela Benavides  | 
- Página 1 de 2 -

Este es uno de esos ejemplos de chico que vive deprisa, y que salta con pasmosa agilidad entre las últimas vanguardias y los eternos clásicos de la escalada. El chico guapo que prefiere la escalda clásica en grandes (y grandísimas) paredes, a los placeres de alta graduación deportiva, ha tenido la ocasión de plantearse en serio su carrera, aunque no lo reconozca.

www.berghaus.com 

Es demasiado joven para ser una ‘leyenda viva’, y ha escalado y vivido demasiado para ser ‘una joven promesa’. Si algo hace el muchacho, es despertar los tópicos para luego tirarlos abajo, no sin cierta elegancia. Aún no tiene 23 años, pero ya hay un punto de inflexión en su carrera y en su vida, un accidente que pudo haber destrozado sus concepciones y sus planes de futuro. El niño malo de las paredes inglesas habrá aprendido o no de la experiencia, pero tras dos meses de retiro forzoso, ha regresado a las paredes escalando... como un hombre.

www.mountainfestival.ca 

La llegada. 2000. Chamonix.

La primera impresión que causa es la de un chaval con todas las papeletas para acabar mal. Rubio, guapo y adicto al riesgo, un periodista de la BBC que le entrevistó dijo de el que, a su lado, Robbie Williams parecería tímido y apocado. Lleva con soltura la mirada de las chicas con las que se cruza, quiere hacer de todo: snowboard extremo, salto BASE, sólo integral. Afirma que eso de la seguridad es algo personal y relativo. No dice que no a una juerga, no lleva un entrenamiento planificado, no se corta un pelo a la hora de liarse un canuto (“¿Qué pasa? No es ningún secreto; además, seguro que pronto lo legalizan”). Más que de un prestigioso club de escalada, parece salido de ‘Trainspotting’ con su acento de Cumbria, su ciudad natal. El mismo entrevistador preguntó si, con esas maneras, no corria el riesgo de que todo el mundo pensase que era un niñato descerebrado y el contesto .”No, si eres tú el que parte el bacalao, puedes hacer lo que te dé la gana”. Posiblemente los escaladores de carácter más conservador no estén deacuerdo, y tampoco tienen mucho contacto. Houlding afirma, más chulo que un ocho, que se niega a escalar con nadie que se tome la escalada en serio.

www.mountain-equipment.co.uk 

Con esa primera impresión, es fácil olvidar que Leo Houlding es un escalador. Y muy bueno. Y que no ha sucumbido a la fiebre del grado y la hiperdificultad, sino que desde el principio se inclinó por las grandes paredes, la escalada más clásica, la más limpia. También ha tenido un momento, a final del año 2002, ñeque no le quedó más remedio que tomarse las cosas en serio, cuando un accidente le destrozó un talón, y los primeros diagnósticos apuntaban a que su carrera ‘vertical’ podría habrse acabado. Fue en Patagonia, en el mítico Cerro Torre.

Houlding se ‘enganchó’ a la escalada muy joven, siguiendo a su padre, que comparte esa afición (y un pasado un tanto salvaje que su hijo admira sin contemplaciones). Antes de cumplir los once había escalado en Lake District, en Marruecos, en Turkía. Con trece años, se mezclaba con los escaladores más innovadores (y más macarras) de las islas. Desde los 16, empezó a dar mucho que hablar, encadenando vías muy comprometidas en el Reino Unido, y escalándolas a vista. Escaladas de noche, barbacoas en mitad de la pared, paredes de todo tipo. Para Leo todo parece un juego: ni misticismo de las cumbres, ni técnica científica, ni nada que suene a trascendente. Leo sólo quiere divertirse con los colegas, sea escalando o quemando los bares. Se graduó en el instituto, pero en cuanto tuvo las notas dejó los estudios; que se le va a hacer, el chico lo tenía muy claro, y odiaba el cole. Lo que quería era ser escalador profesional, y vivir de ello. Según parece, vive bastante mal –sin un duro- pero sigue viajando por paredes de todo el mundo. Y no se queja.


Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International