Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 03 de Febrero de 2003

La expedición al K-2 invernal, en plena lucha

Por Angela Benavides  | 

El frío es terrible; la ventisca huracanada se ha llevado el Campo II, que tanto había costado montar y casi se lleva también a tres de los expedicionarios; han surgido desavenencias en el grupo y se han dado los primeros abandonos.

Monika Rogozinska 
Wielicki y otros expedicionarios observan la progresión de sus compañeros hacia el Campo II, antes del temporal 

Sabían que no iba a ser fácil ascender el K-2 en pleno invierno. Des pues de todo, han sido los primeros en atreverse a intentarlo. Pero tienen tras ellos toda una tradición de alpinistas formados en y para el frío. Hace unas décadas, esta expedición hubiera sido el orgullo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, lo más florido del otro lado del telón de acero. Ahora forman una expedición internacional, compuesta por himalayistas fuertes y expertos –desde el líder, Krzistof Wielicki, a Denis Urubko- pero que, de cara a las dificultades, han comprobado que, aunque les une la motivación de la escalada, también tienen bastantes puntos de no coincidencia. Las desavenencias, agudizadas por las durísimas circunstancias que les rodean, han provocado que uno de los alpinistas rusos decida regresar. Otro debe abandonar por circunstancias familiares graves.
A este paso, la expedición podría quedarse sólo con los polacos... y Denis Urubko. El alpinista (nacido en Rusia y residente en Kazajstán), que está trabajando muy duramente en los trabajos de equipar la pared (Fue el primero en dormir en el Campo II, ahora destruido) está dispuesto a seguir allí y buscar la manera de vencer al K2. Partidario de las ascensiones rápidas y ligeras, sin cuerdas fijas ni oxigeno, ha hecho una excepción con el K2, por el tremendo reto que supone. Si hiciera cumbre, este sería su séptimo ochomil.

Monika Rogozinska 
El Campo base Avanzado, en la cara norte del K-2 

Estas son las circunstancias actuales. Hasta llegar a este punto hay que recordar el duro trabajo de equipar un k-2 en unas condiciones de frío intensísimo y pasajes expuestos a continuas avalanchas, antes y sobre todo por encima del Campo I. Denis Urubko relata en una carta que, en el Campo I, mientras duermen, el aliento se congela nada más ser exhalado, convirtiéndose en cristales de hielo que caen sobre la cara y el cuello de los expedicionarios, se cuela dentro del saco y se derrite allí, mojando la pluma.

El montaje del Campo II fue muy laborioso, y las tiendas se han colocado en plataformas talladas a pulso sobre una arista, en un lugar incómodo junto al precipicio. Pero los problemas reales llegaron cuando se desató una tormenta que sorprendió a dos alpinistas polacos dentro de la tienda, y el viento amenazó con hacer volar el Campo con ellos dentro. Los expedicionarios tuvieron que encordarse y asegurarse al suelo con todo el material que tenían a mano para no salir despedidos de la arista, y hacer fuerza contra la tela de la tienda para evitar morir congelados, lo que ocurriría sin duda si perdían esa protección durante la noche. Consiguieron regresar a la mañana siguiente, tras un penoso descenso con continuas avalanchas y caída de trozos de hielo, que casi deja inconsciente a uno de los dos alpinistas. Ahora, todos descansan en el relativo confort del CBA y discuten la estrategia a seguir. Las cosas están mal, pero los que se quedan no se plantean abandonar. Su estrategia es la de una expedición pesada, y los escaladores se han dividido en tres equipos, para poder turnarse en el trabajo de equipar la pared y dormir en altura.

La expedición Netia K-2 partió desde Kirguizstán a principios de diciembre. El mero hecho de llegar al Campo Base de la Cara norte del Chogori, en territorio chino, ya ha sido toda una aventura no exenta de dureza, ya que se han movido en camión y a pie desde una distancia muy importante. Desde el principio han tenido problemas de abastecimiento y con las telecomunicaciones. El invierno y lo aislado de la norte del K2 multiplican los problemas de la expedición y elevan el nivel de compromiso de los que toman parte en ella. Los expedicionarios planean equipar la pared hasta los 7.900 metros, con cinco Campos de Altura, y desde ahí efectuar el asalto a cumbre. El siete de enero los expedicionarios celebraron el montaje del Campo I y el 52 cumpleaños del líder de la expedición: el catorceochomilista (con tres ochomiles en invierno) Krzysztof Wielicki.

Fuente y fotos: Monika Rogozinska para el diario "Rzeczpospolita"
Denis Urubko para
www.russianclimb.com


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International