Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | REPORTAJES | 12 de Marzo de 2003

Tecnología en el Everest: Cincuenta años de mensajes

Por Angela Benavides  | 
- Página 1 de 4 -

Parte I: Desde Hillary a la revolución de Internet
Cuatro días después de que Hillary y Tenzing alcanzaran la cima del Everest, la noticia llegaba a Inglaterra gracias a las piernas de los sherpas y al prodigioso telégrafo. Esta primavera, lo que ocurra en las laderas de la montaña perderá actualidad a las pocas horas. Es el milagro de internet.


Las cosas han cambiado mucho y, desde las novelas que alimentaban nuestros sueños, donde primaba la épica y los valores literarios, hemos pasado a una visión de las expediciones a los grandes ochomiles, y sobre todo al Everest, basada en la cantidad de información y en la inmediatez más absoluta. Está claro que se ha ganado mucho, pero también tal vez hayamos perdido algo por el camino. Si hacemos caso del viejo dicho periodístico de que aquello que no aparece en los medios no existe, entonces tenemos ante nosotros un Everest más real que nunca, pero que por la misma razon ha sido despojado (tanto la montaña como los que intentan escalarla) de su pátina de leyenda y heroísmo. De soñadores a años luz del exótico Himalaya, nos hemos convertido en testigos de cargo de un grupo de personas con sus grandezas y miserias, sus valores y sus trampas, sus motivaciones más o menos nobles para subir al punto más alto del planeta. No es el momento ahora de juzgar si cualquier tiempo pasado fue mejor en las grandes montañas, sino de analizar cómo ha evolucionado la tecnología de las telecomunicaciones en un banco de pruebas extremo como es el Chomolugma. Este informe exhaustivo, cedido por Explorersweb, que publicaremos en tres partes (una por semana), muestra como han evolucionado y como es posible la comunicación entre la ‘zona de la muerte’ y los lugares donde habitan los humanos, mucho más a ras de suelo. En general, aporta una visión de conjunto que será muy útil para entender y apreciar en su justa medida la avalancha informativa que se nos viene encima esta primavera, con cientos de expediciones dispuesta a conmemorar un cincuentenario (y muchas otras cosas), y contárnoslo todo, en el momento.

 
Pese a los avances, el Walkie-talkie es el modo de comunicación más fiable en campos superiores 

El ‘Yak Exprés’, las señales de humo y el telégrafo.
En 1953 se utilizó el telégrafo para comunicar la llegada a la cumbre del Everest por primera vez. Harían falta cuatro días hasta que la noticia sobre el logro de Hillary y Tenzing llegase a Inglaterra. Un corredor llevó el mensaje más de 200 millas a pie, hasta llegar al despacho telegráfico más próximo, donde se pudo enviar el telegrama por cable.

También se había tanteado con unos cuantos otros métodos antes de elegir la técnica corredor / telégrafo, como por ejemplo señales de humo, palomas mensajeras, bajar flotando la noticia por el río, e incluso telepatía, si bien es cierto que algunos eran mas peregrinos que otros.

Un teléfono en una maleta.
Desde aquellos días, la velocidad con que llega la información desde el Everest ha mejorado drásticamente. Los teléfonos vía satélite e Internet han revolucionado la comunicación en el Everest. Un teléfono vía satélite comunica con los satélites en órbita alrededor de la Tierra, que transmiten la señal a terminales que están en la superficie. Hay varias opciones disponibles para teléfonos vía satélite que se pueden usar en el Everest.

En 1985, Inmarsat ofreció un sistema portátil de teléfono vía satélite contenido en dos maletas. En 1989 lo consiguieron reducir a una maleta. Tradicionalmente, los Inmarsats han ofrecido el único modo de transmisión de datos y hoy día son del tamaño de un ordenador portátil.

 
Chus lago, probando un teléfono por satélite 

Iridium, alias ‘Disprosium’
Iridium surgió más tarde, en los años 90, y consiguió establecer la comunicación vía satélite mediante un aparato que cabría en la palma de la mano. El problema es que el Iridium conecta con un sistema de satélites de baja órbita lo cual, al principio, dio malos resultados en el campo base del Everest debido a la altura de las montañas circundantes.

Ese defecto de conexión ha sido solventado y, hoy, el Iridium es el único sistema verdaderamente global de telefonía vía satélite, que además cubre las regiones polares de la Tierra.

Iridium obtuvo su nombre de la cantidad de satélites que se planeaba poner en órbita (para cubrir el servicio):77. En la tabla periódica de elementos, 77 es el número del Iridio, que a juicio de los fabricantes, sonaba bastante bien. O cierto es que , debido a problemas presupuestarios y quiebras empresariales, actualmente sólo hay 66 satélites iridium allí arriba, pero los directivos de la empresa decidieron mantenerse fieles a Iridium y no cambiarlo por Dysprosium, que es el nombre del elemento número 66.


Página 1 de 4  -   1 |  2 | 3 | 4 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International