Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 11 de Abril de 2003

La dura aproximación de Pauner al Kangchenjunga

Por Angela Benavides  | 

Las expediciones a ochomiles suelen obviar la aproximación como si se tratase de un mero trámite previo a la ‘verdadera ascensión’, a partir del Campo Base. Sin embargo, a veces llegar hasta el pie de la montaña puede convertirse en un periplo nada sencillo, como le ha ocurrido a Carlos Pauner, según el mismo cuenta, de camino al Kangchenjunga.

Carlos Pauner 
Los porteadores avanzan por la huella abierta por los alpinistas 

Carlos Pauner se dirige hacia el Kangchenjunga, la tercera montaña más alta del planeta y uno de los ochomiles menos visitados, tanto por su lejanía como por la exposición de su ascensión por cualquier vía. Ante este tipo de dificultades, y aún contando con que fuera un trekking de aproximación largo, lo último que se podían esperar los miembros de la expedición (el mismo equipo que intentó la Sur del Annapurna el pasado otoño) era que sus primeros días de incertidumbre y sufrimiento llegarían antes de que pudieran poner siquiera la vista en la montaña. Un camino nada claro, sendas inexistentes en la selva y los glaciares, y un temprano temporal de nieve, han provocado que muchos porteadores les abandonasen, y que su primera noche ‘toledana’ sin saco, haya sido en el mismísimo Campo Base.

Por otra parte, al menos han podido transmitir a través de los teléfonos por satélite, algo muy difícil desde que EE.UU. y el Reino Unido saturan la capacidad de los satélites para darles un uso mucho menos pacífico. Efectivamente, los satélites que dan cobertura a la zona del Himalya, son los mismos que reciben las ordenes y peticiones del ejercito aliado en Irak. La consecuencia es que, desde que abandonó Kathmandú, no se habían recibido noticias de Pauner.

Carlos Pauner 
Al fin, aunque 'diezmados', los expedicionarios llegaron al impresionante Kangchenjunga 

En cualquier caso, resuelto los problemas de conexión y llegados (más o menos) a la base del 'Kangchen', Pauner cuenta cómo ha sido el largo camino hasta allí:

"A veces no tenemos en cuenta en estas expediciones lo que supone todo el proceso de aproximación hasta la montaña. Nosotros mismos tendemos a minimizarlo, diciendo que son estos o aquellos días, y ya está. Cuando todo va bien, el tiempo es bueno, el camino cómodo y la suerte en cara, es fantástico disfrutar de estos días de calma y sosiego hasta el Campo Base. Pero a veces no es tan fácil. Nosotros disponíamos de 14 días para llegar al pie de nuestro Kangchenjunga. En un principio todo fue bien, con bellos recorridos diarios, a veces extenuantes, pero siempre bonitos. Luego entramos en terreno incierto y pasamos un poco de miedo hasta salir del fondo de la selva y llegar ya al glaciar principal, que lleva en 3 o 4 días a nuestra montaña. A partir de este punto, todo se torció como nunca yo había visto. El tiempo se volvió nefasto, con nevadas constantes que nos obligaron a abrir huella por delante de los porteadores, que poco a poco, iban abandonando.Comenzamos con 50 y hemos terminado con 15. Las negociaciones para continuar a cambio de más dinero, dada la situación, no dieron resultado y prefirieron volver al valle a buscar otras expediciones que seguro llegarán. Nunca antes había visto un comportamiento así en estas nobles gentes. Por tanto, en medio de la nevada, mojados hasta los huesos y viendo como cada día se alejaba un poco más el Campo Base, hemos pasado unos días de suplicio e incertidumbre.A pesar de todo, y tras constantes discusiones con unos y otros, hemos llegado hasta los 5.500 de nuestro Campo Base, con lo mínimo, incluso sin que hayan llegado todavía nuestros sacos de dormir. Nosotros no podíamos acarrear más, pues entre cámaras, ordenador, teléfono, etc, el peso de la mochila sube ya a los 18 kg. De esta forma, esta primera noche en altura he dormido abrazado a mi buen amigo Mario, cubiertos por unos plumíferos, tiritando en una situación tan anómala como desagradable. Con el nuevo día sale el sol, vuelve el calor a nuestros cuerpos y con él, la ilusión por hacer lo que hemos venido a hacer, a pesar de todo.."


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International