Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 15 de Mayo de 2003

Duro golpe del viento en Kangchenjunga y Everest

Por Angela Benavides  | 
- Página 1 de 2 -

Mientras llegan las primeras noticias de cumbre en Lhotse y Cho Oyu, el equipo de Pauner en el Kangchenjunga es rechazado a casi ochomil metros tras haber apostado casi todo en el ataque a cumbre, y se encuentran desmoralizados, mientras los miembros del GREIM capean con paciencia un temporal que parece no tener fin. Cada uno narra sus experiencias desde su Campo Base y su perspectiva

WWW.CARLOSPAUNER.COM 
Carlos Pauner 

KANCHENJUNGA: NO HA PODIDO SER

El día 8 a las 6 de la mañana, salimos del Campo Base con intención de atacar la cumbre del Kangchenjunga. Subimos en 6 horas directamente hasta el campo 2, a 7.000 metros. El camino, como siempre, hay que hacerlo, pues las nevadas de cada día lo borran de una vez para otra. Tras dormir en el campo II, nos sumergimos en terreno desconocido. Atravesamos la parte superior de la cascada de hielo que da acceso al plateau de nieve, al pie de la pirámide somital y conocido como "great shelf" (la gran repisa). Para llegar a él, tuvimos que atravesar grandes grietas de hielo y escalar muros verticales, por lo que, dado que llevamos todo a la espalda, resultó muy laborioso. De esta forma, llegamos al emplazamiento del campo III, a 7.600 m, en un llano al pie del corredor terminal del "Kangchen". Nos quedaban 1.000 m de desnivel y nos dispusimos a pasar la noche.

WWW.CARLOSPAUNER.COM 
Pauner, Mondinelli y el resto del equipo se enfrentaron a fuertes vientos y mucha nieve acumulada 

El día D: A las 2 de la mañana, nos preparamos para partir. Nos vestimos y preparamos agua, lo cual en una tienda compartida por los 4 es una tarea larga y pesada. Cuando estamos listos, hacia las 4, el viento comienza a soplar. Al principio no mucho, pero luego agita la tienda con fuerza. Decidimos esperar un poco. Dentro no hay casi espacio, la escarcha lo cubre todo y el frío es intenso. Hacia las 6, salimos, ya con claridad, pero el viento y la ventisca nos hacen retornar. Seguimos esperando y hacia las 7, decidimos que ya no hay tiempo para llegar a la cumbre y en plena ventisca, bajamos en muy precarias condiciones hasta el Campo Base.

El retorno ha sido muy duro, pues la ventisca no dejaba ver el camino, ni las grietas e incluso hemos desencadenado algún que otro alud de placa, que nos ha dado algún buen susto. Finalmente, en el Campo Base, la decepción es mas que patente. Hemos estado solo a unas horas de acabar con todo. Pero esta montaña, difícil donde las haya, no nos ha permitido acceder a su cumbre. Después de tanto esfuerzo, hemos tenido que dar marcha atrás. Dan ganas de dejarlo todo, de abandonar, pues el sufrimiento a que nos somete la altura, es extraordinario y difícil de explicar para quien no lo ha probado. No obstante, ahora hay que descansar y recuperarse. La altura nos ha maltratado y en nuestros cuerpos queda la huella de estos días pasados. Hemos perdido bastantes kilos, tenemos las gargantas destrozadas y sobre todo, el ánimo por los suelos. Mañana, seguramente, lo veremos todo distinto. Tras una noche de "confort" en nuestras tiendas y tras haber comido y bebido bien, tendremos otro estado de ánimo. Seremos más positivos y diremos, por lo menos, ya tenemos montado el campo 3 a 7.600 y hemos ganado toda esa cota de aclimatación. Así será, mañana, porque hoy solo hay espacio para el dolor, para la decepción y el más profundo abatimiento. Mañana será otro día...

Expedición G.Civil 2003 
Los partes son contradictorios, y ninguno es realmente esperanzador: se espera ventisca y nieve 

EVEREST NORTE: ARRIBA Y ABAJO

Bueno, ya estamos por aquí otra vez, después de unos trece días en los que han pasado muchas cosas. La última crónica la mandamos el 27 de abril, dos días antes de que se nos estropeara el módem, lo que nos dejó totalmente aislados de España. Ayer, por fin, nos arreglaron desde España la conexión, aunque hoy tengo mis dudas de que esta crónica salga porque por la mañana el módem había dejado de funcionar otra vez.

Los días 28 y 29 volvimos a subir al Collado Norte, esta vez con intenciones de alcanzar al menos el Campo II (7.750 m). Y lo alcanzamos por los pelos, porque se levantó una amenazante ventisca que nos impidió llegar más arriba, pero al menos esta cota nos aportaría el nivel de aclimatación requerido para el ataque final. El descenso se convirtió en un infierno debido a la ventisca, y una vez en el CBA, las predicciones meteorológicas eran de lo más agoreras. Esta situación de mal tiempo iba a empeorarse y continuar hasta el 9 de mayo, esperándose vientos huracanados como hacía años que no se veían aquí. Ante tal panorama decidimos descender al CB chino (5.200 m), donde el tiempo sería más benévolo con nosotros, y aprovecharíamos para descansar y recuperar fuerzas, pues la menor altitud no nos castigaría tanto. De hecho, es una medida que adoptan la mayoría de las expediciones antes de lanzar el ataque a cumbre. No obstante, Peralta y Cuartero deciden quedarse en el CBA, pues interpretan que los beneficios obtenidos al perder altura no serán mayores que el desgaste que les produciría la marcha de bajada y posterior subida. Efectivamente la marcha se hace interminable, pues empleamos siete horas en descender el trayecto que subiendo hiciéramos en dos días. Ha valido la pena, en cuanto alcanzamos el CB notamos una mejoría en nuestros organismos, recuperamos nuestro apetito, y ya no hace falta pararse a descansar a cada pocos pasos: notamos más oxígeno en la atmósfera.


Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International