Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 11 de Diciembre de 2000

Sin permiso ni visado

Por Angela Benavides  | 

Dos alpinistas españoles abren una nueva vía al Shisha Pangma Oeste saltándose las estrictas normas chinas en cuanto a las expediciones. Esta es la crónica de la expedición de Eloi Callado y Eduard Sánchez a tierras nepalíes y tibetanas, en la que realizaron la apertura de "Nyong Mong".

 
Trazado de la vía abierta por los dos alpinistas en la vertiente sudoeste del Shisha. 

El pasado día 1 de noviembre llegaban a cima estos dos montañeros, tras dos jornadas frenéticas a través de la vertiente sudoeste (tibetana) de la montaña. Este es el relato, en primera persona, enviado por los dos montañeros desde Kathmandú:

"Partimos de la ciudad de Kathmandu el dia 3 de octubre para ascender hasta los 3.800 mts de altitud del precioso pueblo de Kyanging Gompa, con el fin de acondicionar nuestros cuerpos a la altitud. Desde allí el día 10 ascendimos al bonito Naya Kanga con sus nada despreciables 5.800 mts de dificultades en un día perfecto, donde sólo faltaron las vistas del valle de Kathmandu, tapado por las nubes bajas."

 
Uno de los integrantes de la expedición a los pies de la vertiente sudoeste del Sisha 

"Tras permanecer algunos días al amparo de las autoridades nepalíes, que nos permitieron aclimatar tranquilamente (no vimos un alma en 30 días) en un bello paraje a 4.700 metros, nos lanzamos a conquistar nuestro objetivo. Esta montaña era como una obsesión para nosotros, durante años soñamos con ascenderla. Queríamos repetir la vía inglesa que lleva a la cima principal, pero ante todo lo importante era ascender en estilo alpino y lo más barato posible -el permiso fue una traba desde el principio- y el no tener patrocinadores económicos ponía en apuros a nuestros bolsillos. Además era fuertemente contrario a nuestro pensar.

El acceso por el Hagen´s Col nos permitía acceder al pico saltándonos los controles chinos, aunque el camino era más largo, y mucho más inhóspito. Buscando información, descubrimos una foto en la que se veía una línea virgen a la izquierda de la vía Polaco-Suiza. Asombrados, vimos que no tenía ascensión conocida, a pesar de poseer una gran lógica. Rápidamente, cambiamos los planes para abrirla en un estilo puro.

El camino a la pared fue difícil. Cuatro días de pateo hasta el campo base, otro caminando por un terrible glaciar de piedras y uno más hasta el Hagen"s Col. Dormimos en la base de la pared a 5.800 mts. Entramos por un estrecho corredor, superando un resalte de 80º.Luego ascendimos por pendientes de hasta 65º/ 70º, escalando a piolet-tracción, sin llegar a encordarnos en ningún momento. Tallamos una repisa minúscula a 6.700 metros, donde dormimos encordados por temor a caer durante la noche al menor ronquido -estábamos en una pequeña arista con 1.000 metros de patio a cada lado-.

El día siguiente discurrió de forma similar, pendientes mantenidas que no nos obligaron a encordar. Sorteamos los pasos que no veíamos claros desde el suelo con una facilidad que nos sorprendió. A unos 7.300 metros montamos el Campo II: un poco más cómodo pero igual de estrecho que el anterior.

 
Eloi Callado, alpinista integrante de la expedición, a 7.000 metros. 

El 1 de noviembre salimos hacia la cima. El día empezó mal -el agua se desparramó varias veces sobre nosotros-. Cocinábamos con un hornillo micro porque el grande no quería trabajar, y la estabilidad no era su fuerte. Fuera, mientras me calzaba los crampones di un golpe al piolet de Eloi que salió montaña abajo por lo que nos vimos obligados a ascender con ayuda de una estaca... Cerca de la cima, a 7.845 m., un ataque de necesidades me obligó a despojarme del mono por unos momentos. Y ya en la cima una pequeña caída estuvo a punto de dar al traste con toda la aventura... Pero valió la pena.

Todo este sufrimiento nos había llevado a aquella cumbre, la cima oeste de 7.998 m., sólo hollada en otra ocasión por Kuckuzca, tras la apertura de la arista oeste. Desde allí podíamos contemplar el altiplano del Tíbet y el Kailash, centro del universo budista. Habíamos subido allí por una ruta nueva en estilo alpino: nuestra obsesión dejó de serlo y nos liberamos de nuestro Nyong Mong ("aquello que aflige por dentro".)

El descenso fue penoso. Para mayor rapidez decidimos no montar rápeles, pero la inclinación tampoco permitía bajar de cara al valle, por lo que tuvimos que desescalar toda la vía. Dormimos en la tienda que habíamos dejado enrollada y atada para que no volase con el viento. Al día siguiente llegamos, ya de noche, al suelo y en dos días más al campo base.

CIFRAS Y LETRAS

cima: SHISHA PANGMA OESTE 7.998 mts
via: NYONG MONG (aquello que aflige por dentro)
desnivel: 2.000 mts
dificultad: 65º/70º con tramos de 80º
fecha: 30 oct-2 nov (cima el 1 noviembre)
Integrantes:Eloi Callado y Eduard Sanchez
Status: Sin permiso ni visado
Sponsors: Julbo, Grifone y Alpina


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International