Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 16 de Junio de 2003

Abandonos en el Nanga y recién llegados a Pakistán

Por Angela Benavides  | 
- Página 1 de 2 -

Siguen llegando noticias del Karakorum donde, mientras unos aún están por llegar al pie de las montañas, como la expedición Canarias 8000 al Gasherbrum II, otros van montando Campos de Altura –léase, los andaluces en el K2- y otros ya se han visto obligados a abandonar, tras sufrir edemas o congelaciones.

Cortesía Simone Moro 
Remontando el vertiginoso corredor que lleva al muro Kinshofer 

La temporada del Karakorum se ha adelantado este 2003, y ya está en pleno apogeo, con expediciones en diferentes etapas de las ascensiones planeadas. Los comunicados que envían muchos de los equipos que se encuentran allí dan una buena muestra tanto del desarrollo de las expediciones como del estado de ánimo de los propios alpinistas. Además, este modo de comunicación se ha convertido en algo imprescindible para muchos. Un problema informatico , como el que ha sufrido la expedición Andalucía K2, se puede convertir en un imprevisto tan desesperante como el mal tiempo. Los andaluces, no obstante, han podido comunicar vía teléfono satélite que ya han montado el Campo I, a 6055 m., en la ruta del Espolón de los Abruzzos.

Por otra parte la expedición Canarias 8000, que intentará escalar el GII, acaba de llegar a Islamabad. Su ilusión (tal como refleja el comunicado que reproducimos a continuación) contrasta con el sufrimiento de Oscar Gogorza, quien se ha visto obligado a abandonar su intento de ascensión al nanga Parbat, tras sufrir síntomas de edema en el Campo II de la montaña, tal como él mismo cuenta.

UNOS LLEGAN...
Por fin en Pakistán


12 de junio, 2003.Islamabad ha recibido a la expedición Canarias 8000 con un muro de calor, seco y sofocante, y con una atmósfera irrespirable y aterrada, de polvo y contaminación. A pesar del cansancio acumulado tras 24 horas de viaje, las bromas y las risas afloran con frecuencia, pues entre otras cosas, estamos por fin en el Asia que venimos buscando desde hace mucho tiempo.

Después de un agotador peregrinaje por aeropuertos de Canarias, Madrid, Londres, Lahore e Islamabad, hemos alcanzado las reconfortantes duchas del hotel de Islamabad y por fin podemos comenzar a redactar las primeras impresiones de este gran viaje que nos está trasladando desde el Atlántico canario hasta las regiones más recónditas de la cordillera del Himalaya pakistaní.

Atrás han quedado los estresantes días previos a la partida, con las carreras de última hora para resolver cuestiones tan diversas como comprar trescientas pilas alcalinas, convencer a un desconcertado pescadero para que nos entregue un pedazo de bacalao sin trocear de 10 kilos, conseguir un generador eléctrico ultraligero para transportar hasta el campo base, o clasificar, ordenar y empacar todo el equipo personal y – con suerte- dormir un par de horas previas a la salida.

www.earthtreksclimbing.com 
El K2, desde el Campo Base de la vertiente pakistaní 

Estos son los momentos más penosos de la gran mayoría de los grandes viajes y expediciones, cuando nos despedimos de nuestros seres queridos, de nuestros hijos, de nuestras parejas, de la familia, en suma. No es extraño que la noche anterior o esa misma mañana tu hija pequeña se te acerque y te diga que no quiere que te vayas o –peor- que quiere ir contigo... En cualquiera de los casos, les aseguramos que por veterano que sea uno en estas lides todo el aplomo y la sangre fría se viene abajo. Es por ello, que más allá de la parte bella y atractiva de la aventura en si misma existe otra cara menos conocida pero muy dolorosa y real: el sacrificio de dejar atrás a los tuyos por la simple idea de hacer realidad un sueño.

De forma que si quieren saber cuál es –en nuestra opinión- el verdadero mérito del grupo y de todos aquellos que comparten esta pasión por las montañas y por los grandes viajes, es el de perseverar en la búsqueda de la felicidad, a pesar de los pesares, de las obligaciones profesionales y familiares, de ser capaz de arriesgar la vida cómoda y sin demasiadas apreturas de nuestro primer mundo por una simple promesa de aventura, en la que no habrá nada material que ganar y -tal vez- mucho que perder. Esta apreciación puede ser aplicada en muchos ordenes de la vida, por supuesto, lo único que nosotros le damos forma de montaña, blanca, fría e indiferente.




Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International