Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 19 de Septiembre de 2003

Boerge Ousland y Thomas Ulfich progresan en el hielo patagónico sur

Por   | 

Desde el 23 de agosto, en pleno invierno austral, los dos exploradores se enfrentan a los elementos desatados en el Campo de hielo Patagónico Sur, la ingente masa glaciar de 400 por 80 km. que intentan cruzar el plena autonomía

Foto: www.ousland.com 
El mal tiempo patagónico no esta dando tregua a Ousland y Ulrich 

El Campo de Hielo Patagónico Sur no es sino la tercera masa de hielo más grande del mundo... Pero la fuerza del viento, sobre todo en invierno, es digna de un primer puesto en cualquier ranking. Y las dificultades objetivas son más serias que las que se encontraría cualquiera que tratase de cruzar los otros dos casquetes más grandes (La Antártida y Groenlandia). Borge Ousland, el noruego que cruzó solo las masas heladas del Artico y Antártico en autonomía, y el explorador alemán Thomas Ulrich, estarán de acuerdo. Después de todo, llevan dos días encerrados en la tienda esperando que el temporal amaine apenas lo suficiente para permitirles moverse. Ambos emprendieron el pasado 23 de agosto un ambicioso proyecto: el de cruzar (a lo largo) los 400 km. del Campo de Hielo Patagónico Sur en total autonomía. La empresa supone un reto muy serio para cualquier explorador – El primero en intentarlo fue el británico Eric Shipton ente 1960 y 61 y sólo una vez se ha efectuado la travesía completa Norte-Sur, a cargo de un equipo chileno entre octubre del 98 y enero del 99- pero en su caso, además, no han esperado al verano austral. Y están pagando la osadía, con un clima que no les ha dado apenas tregua.

Ousland y Ulrich, además, ni siquiera han dejado un depósito de material y víveres que los chilenos guardaron en mitad del glaciar. En su afán de atravesar el Campo en toda su longitud, deberán superar dos obstáculos objetivos muy importantes: el primero, remontar el glaciar, para lo cual hay que escalar una pared escarpada; después, en mitad del glaciar, hay una falla que corta el camino en forma de cascada de hielo. La única ayuda con que, eventualmente, contarán los exploradores, es la del viento, puesto que en sus trineos llevan cometas de tracción, las cuales podrían multiplicar la velocidad de avance en algunos tramos, y arrastrar el peso –más que considerable- de las pulkas. Boerge Ousland, que tras su experiencia en el Everest parece haber decidido volver a sus grandes travesías polares, tiene por delante una dura tarea, si atendemos a lo narrado a The Poles por los exporadores chilenos.

“Tardamos 30 días solo en cruzar la cascada de hielo. Primero remontas hasta el plateau, a 2000 metros, luego desciendes 700 hasta un collado a 1300, después vuelves a escalar hasta la cota 22256, luego rapelas otros 700 metros por hielo casi desplomado, todo esto arrastrando las pulkas y el equipo, y con un tiempo horrible. Imaginen”.

Tras atravesar la cascada, los chilenos tuvieron que navegar en kayak durante tres días, abrirse camino por el bosque y no llegaron hasta el glaciar hasta el dos de septiembre.

Foto: www.ousland.com 
Boerge Ousland, una leyenda viva de las expediciones árticas 

Pablo, de la expedición Chilena, continua narrando su aventura: “50 días después del comienzo llegamos a la Reichert Fall, la cascada de seracs que supone el obstáculo más duro de la travesía. Algo así como la cascada del Khumbu, un caos de seracs, pero sin porteadores ni sherpas. Destrepamos hasta el pie de la cascada, recogimos el material que habíamos dejado en depósito y empezamos remontando el Bastión Este, que resultaba inevitable en el camino. Remontamos 2300 metros para llegar al tramo peor: una pared vertical de 600 metros. Cerca de la cima, pasamos 9 días terroríficos metidos en una cueva de nieve esperando que mejorase el tiempo. El 10 de enero realizamos el rápel más peligroso de nuestras vidas: 18 horas descendiendo con los trineos a cuestas. Para terminar, otro rápel de 620 metros, 150 de ellos desplomado, para llegar a la cara sur, por entonces virgen. Fuimos los primeros seres humanos en cruzar la falla de Reichert, y hacerlo nos llevó 30 días. Tras ello, escasos de comida y muy debilitados, caminamos los últimos 160 km. sobre glaciar agrietado en 21 días, para finalizar el 30 de enero en Última Esperanza, en el Océano Pacífico. Habíamos completado la primera travesía Norte Sur del Hielo Patagónico Sur, en 98 días.”

Fuente: www.thepoles.com


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International