Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 09 de Noviembre de 2004

Caldwell cuenta su hazaña en “Dihedral Wall”

Por   | 

“Dudo que nunca vuelva a hacer otra escalada tan asombrosa como ‘Dihedral Wall”. Así concluye el estadounidense Tommy Caldwell el relato que hace para el último número de la revista “Climbing” de la liberación esta primavera de la clásica vía de El Capitán.

Foto: Corey Rich – www.climbing.com 
Caldwell liberó la vía en cuatro días de mayo 

“Mis brazos se hinchaban cada vez que los levantaba sobre mi cabeza. La sangre brotaba de agujeros en mis dedos, rodillas, codos, espinillas y frente. Había estado abusando de mi cuerpo en esta escalada durante más de dos meses y estaba cansado. Profundamente cansado, física y mentalmente”.

Ese era el estado en el que Caldwell se encontraba a sólo un largo de un éxito seguro en un proyecto que había empezado a tomar forma en su cabeza en octubre de 2003, cuando el norteamericano decidió que quería liberar una gran pared.

“Escogí ‘Dihedral Wall’ porque era la línea más obvia en El Cap, la tercera ruta completada en la pared tras ‘Nose’ y ‘Salathé’”, recuerda. “Si ‘Dihedral Wall’ podía ser escalada de alguna manera, sería una de las rutas en libre más extraordinarias que yo hubiese visto”.

Caldwell empezó a trabajar sólo en la pared, a principios de primavera. Su mujer y habitual compañera de cordada, Beth Rodden, estaba recuperándose de un pie roto, así que sus primeras semanas en Yosemite las pasó en compañía únicamente de la pared.

“Dihedrall Wall’ me consumía. Escalé más intensamente y durante más tiempo cada día de lo que nunca lo había hecho. Escalaba cuatro o cinco días a la semana, del amanecer al anochecer”, relata Caldwell, que en ocasiones se quedaba dormido mientras hablaba por teléfono con su mujer o mientras hacía la cena.

“Era obvio que esta ruta sería un paso enorme más allá de cualquier cosa que yo hubiera escalado. Era absurdamente sostenida. La mayoría de las rutas libre de El Cap tienen sólo unos pocos largos de 5.13, pero de los quince primeros largos de ‘Dihedral’, uno era un 5.14, otro 5.13d, tres 5.13b y cuatro 5.12. Y todos eran sostenidos”.

Foto: Corey Rich – www.climbing.com 
“Dihedrall Wall” es la tercera vía que se abrió en El Cap 

18 de mayo

El 18 de mayo llegó el día D. Rodden, casi recuperada de su lesión, se unió a su marido para jumarear junto a Adam Stack, amigo del escalador. El tiempo era inusualmente frío, perfecto para la escalada en libre. Caldwell escalaba con increíble rapidez y a las ocho de la mañana, tres horas después de empezar, llegó al paso clave, una panza de 120 pies donde la ruta deja los diedros a la izquierda y se dirige a la vertical pared cerca de “Cosmos”.

Caldwell superó el largo con enorme esfuerzo pero sin caerse. “Me sentía encantado”, reconoce. “Pero todavía tenía por delante un endemoniado montón de escalada de dificultad”.

“Había completado la mitad de la escalada dura del día y sólo eran las diez de la mañana. Estaba contento, pero también sabía que no estaría tan fresco por la tarde, sin mencionar los siguientes días”.

Y así fue. Por la tarde llegaron las caídas. Hasta doce tendría que sufrir durante los cuatro días de escalada que invirtió en la pared. Las dudas asaltaron a Caldwell, de 25 años, en varios momentos de la escalada, cuando sus brazos temblaban vacíos de fuerza mientras intentaba recuperarse sentado sobre la hamaca porteada por sus compañeros.

El segundo día, Caldwell lo invirtió en la escalada de tres largos. “Si cualquiera de estos tramos hubiera estado en cualquier otra ruta libre de El Cap habría constituido por sí solo el paso clave, pero en esta vía parecían no tener importancia”, aseguró. “Al final del día sentía que mis dedos podían atravesar los gatos. Todo lo que sentía era dolor. Pero empezaba a pensar que podría escalar este monstruo”.

Terminar y basta

Esa noche, Stack abandonó la cordada y regresó al valle. Para Caldwell fue duro verlo partir, pues su buen humor había supuesto un gran estímulo durante la escalada. Sin embargo, Stack todavía sería decisivo.

“A partir de este momento, escalar ya no era divertido”, recordó Caldwell. “Ya sólo se trataba de terminar el trabajo. Ya no pensaba en el disfrute de los movimientos o en la belleza que me rodeaba”.

La motivación cada vez decaía más, pero aún quedaba un largo duro. Y entonces fue cuando Caldwell dudó: “Ya no sé si tengo más para dar”, pensó. La voz de Stack a través del walkie-talkie y lo que decía fue la que dio al escalador la última y necesaria gota de motivación.

“Tengo toda una multitud aquí abajo esperando verte superar ese último largo duro”, anunció Stack. “La naturaleza solitaria del reto es una de las cosas que me atrae del big wall”, reconoció Caldwell. “Pero esta vez, una multitud de gente apoyándome 1.800 pies más abajo me dio justo la motivación que necesitaba”.

Y así fue. El estadounidense superó el último paso complicado de la vía y abrió el camino a una de las liberaciones más importantes de la temporada.

Fuente: www.climbing.com


Artículos relacionados


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International