Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | ENTREVISTAS | 06 de Abril de 2005

Messner: “Lo que se hace ahora es aburrido”

Por   | 

“Lo que se hace ahora es aburrido”. Así describe Reinhold Messner el alpinismo actual. Todavía quedan cosas por hacer, asegura, pero pocos son los que se salen de la tendencia.

 
Messner fue el primer hombre con los 14 ochomiles 

Tras recibir el Premio Internacional de la Sociedad Geográfica Española en Madrid y entre autógrafo y autógrafo, Messner trazó unas breves pinceladas sobre el alpinismo y su futuro. A sus 60 años, el primer hombre en subir al Everest sin oxígeno pretende no influir más en el montañismo, pero su intensa mirada y su seguro discurso siguen infundiendo un respeto reverencial.

No en vano, Messner fue también el primero en divisar el mundo desde las 14 cimas por encima de los 8.000 metros. Revolucionó el mundo del himalayismo trayendo las técnicas alpinas a las grandes paredes. Alcanzó aquello que entonces se creía vedado para el hombre. Fue un explorador de los límites del ser humano.

Ahora sólo encuentra ese espíritu temerario en pequeñas pinceladas. “Vamos hacia atrás”, se lamenta.

¿Hacia dónde va el montañismo?

Ahora sólo puedo observar. Yo ya no puedo influir en el montañismo. Y tampoco quiero hacerlo. Observo el escenario, observo lo que sucede. Yo noto que el alpinismo de masas de hoy, lo que podríamos llamar el “negocio del alpinismo”, es muy diferente a lo que era antes. Pero es así. Yo creo que sería mejor si volviera a lo que era el alpinismo clásico, pero creo que eso todavía costará otros diez años.

Foto: www.reinhold-messner.de 
Messner en lo alto del Everest, sin oxígeno 

¿Entonces cree que en diez años se volverá al alpinismo de su época?

Sí, porque ahora es aburrido. Lo que pasa ahora es muy aburrido. Yo mismo estoy construyendo ahora un museo donde en el fondo describo todo la escena alpinística, lo que fue, lo que es, lo que será. Y la actual fase la llamamos “alpinismo de pista”. Hoy se hacen pistas y entonces va la gente a escalar o a subir por ellas, hasta la misma cima de la montaña.

¿Pero sigue habiendo grandes actividades?

Sí, pero al margen de la tendencia. La tendencia no es esa, la tendencia es subir la normal del Everest con muchos sherpas que lo dejan todo preparado. Incluso aunque la gente diga que ha ido con una pequeña expedición, en realidad están allí con otras 500 personas.

Este año, sin embargo, un equipo español escaló la Magic Line al K2, una ruta que usted calificó como “línea suicida” cuando la intentó.

Bueno, la línea no es especialmente peligrosa. Es una vía difícil que se escaló en 1986 por un equipo polaco. Se volvió a intentar, pero nadie consiguió repetirla. Los españoles lo consiguieron. Es una gran actividad, porque eran un equipo muy pequeño. Creo que sólo uno llegó a la cima. Esto es un ejemplo para el alpinismo. Pero también es sólo la repetición de una ruta, y no una nueva ruta.

Foto: www.reinhold-messner.de 
También conquistó los polos 

¿Y la norte del Jannu?

Esa es una muy buena nueva ruta, pero con métodos de los años 70, con mucho material. En cualquier caso extremamente difícil. Los rusos practican todavía ese alpinismo colectivo que aprendieron. Son muy buenos, muy persistentes. Han conseguido la norte del Jannu y también esa nueva ruta en la norte del Everest. Pero más o menos siempre trabajan con esas enormes cantidades de material. Ese no es para nada mi estilo, pero las vías más complicadas las hacen los rusos.

¿Cree que el futuro del alpinismo está ahí, en el este de Europa?

No. El futuro de la escalada está en lo que Tomaz Humar ha hecho en la cara sur del Dhaulagiri. Eso es un buen estilo, una nueva línea, difícil y muy peligroso.

Hace casi ya 30 años hizo usted la norte del Everest en solitario…

Sí, pero por una línea relativamente fácil, no especialmente difícil.

¿Cree que aquello fue la cumbre del alpinismo? ¿Después se hizo algo mejor?

Hoy ya no es posible algo parecido. Vas al Everest y coincides con otras 50 personas o expediciones. Pero en otras montañas todavía se puede hacer. En la sur del Lhotse puede hacerse. Pero nadie lo hace.

 
Messner, de 60 años, firma un autógrafo en Madrid 

¿Si fuera usted ahora 30 años más joven, qué es lo que haría?

Eso no puedo decirlo. En mi época fueron los ochomiles. Podría haber variado, pero con los ochomiles tenía aquello que se ajustaba a mis posibilidades, a la edad que tenía. Todo coincidía. Cuando todo estuvo hecho, probé otras cosas, los polos, los desiertos. Eso eran otras aventuras con dificultades y problemas distintos, pero similares en la asunción del peligro.

¿Pero hay todavía cosas nuevas por hacer?

Por supuesto, seguro. Pero no soy yo quién ha de señalarlas. No soy ningún guía religioso. Yo no tengo la verdad. Pero a mí me gusta cuando Alexander Huber sube en solo a la Cima Grande di Lavadero o Tomaz Humar abre la sur del Dhaulagiri. Eso es lo puntero en el alpinismo. Esa es la línea de Bonatti, por ejemplo. Pero si otro grupo va en otro sentido, tampoco quiero juzgarlo. Sólo lo observo y lo describo, pero lo describo con veracidad. Que un ciego suba a lo alto del Everest es una hazaña enorme para los ciegos, pero es el definitivo desmontaje de la montaña, porque el Everest es un paseo. Es una montaña que se ha convertido en el lugar de los records para los ciegos, para los discapacitados. No tengo nada contra los discapacitados, pero esto no es posible. Esto es un “show”, un timo. La gente es llevada, guiada, arrastrada hasta arriba. Ya no tiene nada que ver con lo que era antes. Y esto termina con el Everest.


Artículos relacionados


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International