Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 09 de Enero de 2007

Jesús Calleja nos envía una nueva crónica de su Desafío Extremo: le toca el turno al Aconcagua

Por   | 

Tras Everest, McKinley, Lothse, Monte Vinson y Pirámide de Carstenz, le llega el turno al Aconcagua, desde donde nos manda una crónica, un blog personal de su estancia en la cima de América. El canario Juan Diego Amador también se encuentra allí, en el camino para finalizar sus 7 cumbres, así como Jordi Corominas y Fernando Garrido

Foto: Jesús Calleja 
Nueva etapa de su Desafío Extremo: Aconcagua 

El proyecto Desafío Extremo, del leonés Jesús Calleja, sigue su curso. En menos de 2 años ha conseguido, entre otras cosas, la cima del Everest, del McKinley, del Monte Vinson, del Lothse (en donde batió el record de velocidad), y de la Pirámide de Carstenz. Ahora le toca el turno al Aconcagua. Desde allí, nos envía la crónica de su estancia. Pretende hacer una cima muy rápida, permaneciendo tan sólo 8 días. Una crónica, como todas las de Jesús, cargada de interés, el interés de ver el mundo desde su especial punto de vista. Esto podéis también comprobarlo en nuestros Cuadernos Técnicos, en donde tiene dedicada una página de opinión ("Perdido en el Planeta Tierra"), en la que nos cuenta sus aventuras y visiones sobre la montaña y la vida:

Foto: Jesús Calleja 
Calleja, Jordi Corominas, Fernando Garrido, compartiendo en el Aconcagua 

“Ya estamos en el campo base llamado “Plaza de Mulas” a 4.300 metros de altura con unas condiciones climáticas excelentes.

El día 6 de enero Kike y yo subimos desde el campamento de “Confluencia” hasta los 4.100 metros para aclimatar, pero sobre todo para disfrutar de las espectaculares vistas de la cara sur del Aconcagua, sin duda una de las grandes paredes del mundo, de mas de 3.000 metros de desnivel, y de una verticalidad que mete miedo, además de ser terriblemente peligrosa por la caída de avalanchas de hielo, nieve y piedras. Rara es la expedición que se adentra en estas extremas rutas que no pierde alguno de sus miembros.

El día 7 madrugamos mucho (las 5.30 de la mañana), y en una larga jornada de 10 horas y de 1000 metros de desnivel alcanzamos el campo base, desde donde os escribo.

Llegamos junto a un grupo de españoles que, al igual que a mi hermano y yo, anhelan la cumbre. Es muy interesante ver la evolución de todos nosotros, especialmente con la altitud: dos de ellos ya han causado baja, e incluso uno de ellos ha tenido que ser evacuado en helicóptero con principio de edema pulmonar.

Foto: Jesús Calleja 
Plaza de Mulas 

Las causas están claras: no se puede acampar a medio camino, y esto obliga a gestionar este desmesurado desnivel en tan solo dos días, resintiéndose los organismos de manera especial. Éste será el mayor de los problemas a los que nos tenemos que enfrentar: grandes desniveles y pocos días para aclimatar. Serán jornadas muy duras y de dolores de cabeza garantizados. Aquí no hay sherpas que te ayuden a portear, teniendo que realizar esta engorrosa y cansada tarea nosotros mismos para instalar los campos de altura. Nos hemos programado intentar la cima en ocho días. Sé que será algo arriesgado alcanzar los casi 7000 metros de altura en tan solo ocho días desde nuestra llegada al campo base, pero el tiempo me apremia: este año tengo una agenda de expediciones muy apretada.

El campo base esta repleto de tiendas de todos los colores, y parece un pequeño pueblo con tejados y paredes de plástico. La organización de los argentinos es impecable, y está cuidado hasta el último detalle, incluso se recogen y transportan en helicóptero los desechos orgánicos. El servicio de rescate en helicóptero es gratis, y eso que hay al menos tres rescates diarios. Se justifican con creces los 250 € que hemos pagado por el permiso de ascensión.

Foto: Jesús Calleja 
Penitentes en el Aconcagua 

Os describiré el campamento base: al norte destacan el glaciar de “Horcones” superior y el pico “Cuerno”. Desde sus laderas se descuelgan neveros de grandes dimensiones, en los que, como denominador común, destacan unas formas muy peculiares llamadas “penitentes”: conjuntos de nieve y hielo de formas extrañas, como de monjes que estuvieran rezando de rodillas: de ahí su nombre. Es quizás la mayor de las peculiaridades del campamento, aunque sin duda alguna lo que más me sorprende es ver un coloso de casi 7000 metros prácticamente ausente de nieve o hielo, en ésta su cara Oeste.

Hacia el oeste podemos observar un cordón de montañas, también peladas de nieve, de entre 5000 y 6000 metros, sobresaliendo de entre ellas el pico Catedral y el Cerro Bonete. Este último lo intentaremos escalar mañana para afianzar la aclimatación, o mejor dicho, para forzar esta escasa aclimatación.

El plan para los siguientes días es: día 9, ascensión al pico Bonete; día 10, primer porteo al Nido de Cóndores, campo I a 5.500 metros, (antes de este campo hay otro llamado Plaza Canadá, a 4.850 metros, pero nos lo vamos a saltar). El día 11 otro porteo al campo I, quedándonos a dormir. Día 12 porteo al campo II a un lugar llamado “Campo Cólera”, a 5.900 m, y descenso directo al campo base, en donde descansaremos al menos un día antes de intentar el definitivo ataque a cima.

Como podéis apreciar, se trata de un programa muy, pero que muy apretado. Espero no equivocarme y regresar al campo base con el rabo entre las piernas por querer ser demasiado ambicioso. Sólo el tiempo lo dirá.”

Jesús Calleja, desde el otro lado del charco.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International