Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 17 de Enero de 2007

Perfecta y bellísima apertura en la tierra antártica de la Reina Maud

Por   | 

En una cuchilla onírica, perdida en mitad del continente antártico, en la remota tierra de la Reina Maud, 4 noruegos abren -tras 16 días en pared, en estilo cápsula- un big wall de 1.000 metros, A4 y 6a+, en una montaña de 2.960 metros de altitud, en uno de los entornos más aislados, bellos, turbadores e inhospitos del planeta

Foto: Caspersen, Tollefsen, Gravdal, Hilde 
Una cuchilla irreal rompe el hielo antártico: Ulvetanna 

En el año 2002, Josep María Anglada y Miguel Ángel García Gallego nos lo decían durante la celebración del festival de Torelló, como podéis leer en la noticia enlazada al final de la página: "No sabéis lo que hay por allí -decía el murciano, convincente, refieriéndose a la Antártida- Paredes de mil quinientos, dos mil metros, cientos de ellas, que dejan pequeño casi todo lo que se ha hecho. El verdadero fregado esta allí esperando a que alguien lo descubra. Nosotros las hemos visto, y todo lo que os contemos es poco". Y poco a poco, parece que esta tierra prometida para los bigwallistas empieza a ser descubierta.

Foto: Caspersen, Tollefsen, Gravdal y Hilde 
Otra de las muchas torres de la zona 

La tierra de la Reina Maud, en la Antártida, es un lugar en el que grandes cuchillas rocosas quiebran el hielo y se elevan creando vertiginosos Big Walls inescalados. Territorio inhospito, lleno de picos no ascendidos, y una de las últimas fronteras de los descubrimientos en nuestro planeta. Su nombre se lo puso el explorador Amundsen en honor a la Reina Maud de Noruega, y es un territorio que este país reclamó como suyo durante muchos años.

Su belleza es irreal y onírica, de caracter extraño, y a las complicaciones propias de la escalada se suma la dificultad de la aproximación, el absoluto aislamiento y el clima antártico, que no ayuda precisamente a la escalada en roca.

Foto: Caspersen, Tollefsen, Gravdal, Hilde 
La lógica ruta surca la pared Norte de la cuchilla 

Una de estas cuchillas que rompen el hielo es Ulvetanna, una montaña que alcanza los 2.960 metros de altura, con una pared Norte de 965 metros de longitud (allí el hielo tiene 2 kilómetros de grosor). Como se puede ver en las fotos, se trata de un Big Wall que no tiene nada que envidiar a los de Yosemite, pero en un entorno que como poco puede ser calificado de turbador, y bellísimo: no parece de este mundo. Hace ya 10 años, los noruegos Robert Caspersen, Sjur Nesheim e Ivar Tollefsen -quizás por la vinculación histórica del país con la zona, y por la presencia de una base noruega en la costa- exploraron las posibilidades alpinísticas del territorio y realizaron la única ascensión conocida a esta montaña, por su cara Noroeste.

Foto: Caspersen, Tollefsen, Gravdal, Hilde 
Uno de los vivacs en pared 

Y se quedaron prendados de la montaña, ya que ahora, una década después, Caspersen y Tollefsen han vuelto, junto a Stein Gravdal y Trond Hilde, para abrir una ruta directísima a la cima por la tremenda pared norte. Finalmente lo consiguieron, en estilo cápsula (como en alpino, nunca se desciende a la base, pero se instalan cuerdas fijas para volver a los vivacs, evitando instalar hamacas todos los días; en este caso, 3 vivacs en pared). Pasaron 16 días en la tapia, 21 largos, que en la primera mitad fueron de hasta A4, mientras que en la segunda mitad consiguieron ascender en libre, con un grado entre 6a y 6a+.

Según ellos, el tiempo fue bastante bueno, excepto una tormenta que duró dos días acumulando 60 centímetros de nieve en la base, y que tuvieron que capear en una de las hamacas de la pared. La temperatura media que soportaron, eso sí, fue de -20ºC, (una temperatura, como todos sabemos, ideal para abrir en libre desde abajo largos de roca de 6a+, a 900 metros del suelo…). Emplazaron 45 parabolts, aunque la mayoría de ellos fueron en las reuniones. Según dicen, y podemos ver en la foto, la ruta es estética y la escalada preciosa, y creen que puede convertirse en un clásico.

Una vez realizada la escalada, se acercaron con los esquís hasta otra torre cercana, Sandneshatten, y también ascendieron otros picos vírgenes de la zona, hasta completar los 40 días de expedición antártica.

Fuentes: www.climbing.com, www.ulvetanna.no


Artículos relacionados


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International