Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 07 de Septiembre de 2007

¿Nuevos tiempos, nuevas graduaciones?

Por   | 

Santiago Llop, uno de los mayores expertos en artificial del país, nos envía su nueva propuesta de graduación para el “artifo”, más adecuada a los tiempos, y que incluye la exposición y la ética. Los Pou, por su parte, emplearon para sus últimas escaladas en Austria el sistema Wendestock, que indica la exposición además de la dificultad. Los nuevos tiempos quizás exijan una revisión de los sistemas de graduación, tal y como ocurrió hace varias décadas

Foto: Santiago Llop 
Santiago, abriendo una ruta en artificial el mes pasado 

Hace muy poco comentábamos como, para graduar las vías que los hermanos Pou habían realizado en Austria, habían tenido que utilizar el sistema de graduación Wendestock, que no sólo indica la dificultad, sino también el riesgo y la exposición. Hasta ahora, era más sencillo. El grado se hacia en la deportiva, y la exposición en la alpina. Pero, ¿qué ocurre ahora, cuando de pronto escaladores de deportiva, con grado de 9a, deciden dar el salto a la escalada alpina, y realizan vías de pared, autoprotegiendo como pueden, de 8b, uniendo el grado de la deportiva con la ética del alpinismo? Pues que probablemente, decir el grado no signifique nada. Si en una noticia sobre Josune decimos que ha hecho una vía de 8b, la mayoría de la gente pensará que estaba descansado, porque está por debajo de su nivel. Si añadimos que ha sido abriendo desde abajo una vía de 400 metros, en Ordesa, roca descompuesta, y protegiendo con microfriends, la cosa cambia, y mucho.

La graducación Wendestock añade unas estrellas a la tradicional, de la siguiente manera:

  • XXXXX: vía equipada como deportiva
  • XXXX: un seguro cada 3 metros, de media
  • XXX: un seguro cada 5 metros, ¡atención!
  • XX: ¡Poco equipamiento!¡Mucha atención!
  • X: es difícil seguir la línea porque no se ven los seguros. Sin comentarios

    Así, cuando los Pou nos decían que habían hecho New Age, 8a/200 metros/X, podemos hacernos una pequeña idea de lo que esto significa…

    Foto: Juan Carlos Iglesias 

    Pero hoy nos vamos a centrar en el caso de la escalada artificial, de la mano de un gran veterano de esta actividad, Santiago Llop, que realiza una propuesta de cambio del sistema de graduación que implica varios factores: apertura de la clasificación, indicación de exposición, y ética y tipo de escalada.

    La graduación de la escalada artificial es cerrada y no ha evolucionado. Cuando ha hecho falta aumentar el grado máximo, lo que se ha hecho ha sido lo mismo que en la escalada libre antes del sexto grado: se ha rebajado la escala anterior. Por eso, un A5-A6 indica la máxima dificultad siempre, independientemente de que ésta aumente con el tiempo. Santiago pide que se haga lo mismo que se hizo con la graduación en libre hace ya décadas: abrirla hacia arriba.

    Si en el caso de la escalada libre el problema subjetivo de la valoración del riesgo y la exposición es fundamental, en la escalada artificial se convierte en uno de los motivos principales por los que poca gente se atreve a acceder a ella: no saben lo que se van a encontrar. Así, los que le dan al “artifo” como actividad principal, son una especie de hermandad secreta francmasónica que tiene sus propios ritos y conocimientos ocultos, alquimistas capaces de pegarse 5 horas para un solo largo. Y esto es precisamente lo que retrae al no iniciado. ¿Por qué hay largos de A3 que se solventan en un ratito, y otros que se solventan en 3 horas, en el mejor de los casos? ¿Qué me voy a encontrar realmente si entro en esa pared? Los grandes amantes del artificial tienen nivel y ganas de aventura suficientes como para que esta incertidumbre sea más un aliciente que un problema. Pero no es así para los que empiezan. Y por eso, quizás, se introducen tan pocos escaladores en este mundo tan apasionante. Para la mayoría, el artificial es algo que permite solventar algún paso que no podemos realizar en libre, no una forma de escalada en sí misma.

    Santiago Llop es un maestro del artificial. Monitor de la Escola Catalana d’Alta Muntanya desde 1.984, y de la Escuela Española de Alta Montaña desde 1.990. Para quien no lo conozca, decir que abrió el primer A5 de la península, el mítico “El Mirall impenetrable”, en Montserrat, en el ya lejano año de 1.984. Amante de la ética y el concepto de la escalada limpia, sus últimas aperturas en Penya Golosa o en el Pic de San Cugat son una buena muestra de esta filosofía, en la que prevalece el respeto a la roca por encima de la fabricación de una ruta para facilitar su repetición. También es el responsable de las famosas Jornadas de Escalada Artificial, que pronto, según nos indica, tendrán una nueva edición. Él ha elaborado esta propuesta que reproducimos a continuación. Se trata de comenzar un debate creativo. El lunes colgaremos una crónica sobre una pequeña joyita que Santiago ha abierto con unos amigos, y cuyo croquis ilustra perfectamente la comparación entre uno y otro sistema:

    Foto: José Carlos Iglesias 

    "El principal objetivo de este documento es llegar a un acuerdo sobre una nueva graduación de los itinerarios con escalada artificial.

    La evolución de los materiales y las técnicas utilizadas en la escalada artificial ha llevado a esta especialidad hasta un nivel muy alto, hasta tal punto que la graduación que refleja la dificultad de los itinerarios supone una limitación al ser una graduación cerrada.

    La escala actual tiene siete grados de dificultad y algunas subdivisiones, sin posibilidad de ampliación. La dificultad es A6 y cuando ha sido necesario replantear una mayor dificultad, como en el caso de la "new wave" en Yosemite, lo que se ha hecho a sido rebajar y ajustar la escala anterior, asignando un grado inferior a las vías. En la década de los años 80 sucedió lo mismo con la graduación de la escalada libre y algunos de los V+ de entonces al adoptarse una escala abierta pasaron a ser 6b.

    Por tanto, la necesidad de utilizar una escala abierta es evidente, y el acuerdo sobre este aspecto parece unánime.

    Otro punto conflictivo en la graduación actual es que se asocia en un mismo grado dificultad técnica y exposición. De tal manera que un mismo grado puede ser el resultado de situaciones muy diferentes, sea por dificultad técnica o por exposición. En consecuencia la graduación no aporta información fiable y de utilidad. Se debería separar la información sobre la dificultad técnica y el grado de exposición en dos vertientes bien diferenciadas. Esta sugerencia de separar dificultad técnica y exposición cada día tiene el soporte de más y más gente por todas partes (Francia, Austria, España, etc.).

    Como tercer punto que motiva el cambio de escala de graduación de dificultad de la escalada artificial se debe incluir la utilización de diversas éticas que no se ven reflejadas en la graduación, como no sea en una nota al margen ("sin martillo", “escalada limpia”, "sin expansiones", etc.) y sin especificar que entiende cada uno de los graduadores por los mencionados conceptos o notas. Por ejemplo si tomamos el concepto "sin martillo", no quiere decir necesariamente que la ruta en cuestión se haya ascendido de esta manera, puede ser que el aperturista lo utilizase, pero que actualmente se puede realizar la ascensión sin su utilización. No todo el mundo usa el martillo de la misma forma y esta información pasa a ser subjetiva y poco clara.

    Partiendo de estas consideraciones se puede proponer una nueva graduación que las tenga en cuenta y vaya un poco más allá para satisfacer las necesidades actuales.

    En principio se detallan los criterios o aspectos a tener en cuenta al asignar una graduación a un determinado tramo, largo o itinerario.

    La valoración de la dificultad se puede definir de una forma básica según:

  • El tipo de ética utilizada en la ascensión
  • El nivel de dificultad técnica
  • El grado de exposición
  • El material utilizado
  • La inclinación de la pared

    Se pueden incluir otros aspectos como el compromiso (posibilidad de rescate), la calidad de la roca, la climatología de la zona, etc. Pero son cuestiones difíciles de comparar y en algún caso subjetivas.

    Analizando en detalle los criterios expuestos existen 2 de ellos que se encuentran incluidos en otra información que suele aparecer en los croquis de los itinerarios como son el material utilizado y la inclinación de la pared. La lista del material utilizado o necesario para repetir un itinerario ya puede dar una idea de la dificultad que se puede encontrar en la ruta. La inclinación de la pared se puede conocer observando el croquis del itinerario, identificando los techos, desplomes y placas por los cuales discurre. Por tanto, la cuestión de graduar un itinerario de escalada artificial resulta sencilla, pues solo se deberá prestar atención a la ética utilizada en la ascensión, la dificultad de colocación de los puntos de progresión y el grado de exposición en caso de caída.

    Ética

    Como ética se entiende la mentalidad, los recursos utilizados y la forma de utilizarlos. Se proponen como éticas a codificar les siguientes:

  • C (Clean) Indica que se utiliza la ética de la escalada limpia, sin utilización de martillo, ni puntos fijos permanentes que pueden dañar la roca.
  • F (Fijo) Cuando se usa la ética de la escalada limpia para realizar la ascensión (sin utilización de martillo), pero existen puntos fijos de progresión o seguro que se colocaron anteriormente.
  • X (sin eXpansiones) Para itinerarios en los no se utilizan expansiones, pero no se ascienden con la ética de la escalada limpia y se utiliza el martillo para colocar puntos de seguro y/o progresión.
  • A (Artificial clásico) Indica que se utiliza martillo y cualquier tipo de punto de progresión fijo o móvil.

    Se podrían incluir más opciones, pero no dejan de ser variantes o combinaciones de estas básicas y solo llevarían a complicar las cosas.

    Graduación técnica

    La graduación técnica se propone como una escala de graduaciones abierta, es decir sin un límite determinado, y estaría representada por un número siguiendo un orden creciente a partir del 0.

    Para asignar un grado de dificultad se tendrá en consideración la dificultad de equipamiento para progresar y la cantidad del mismo. Indirectamente se tiene en cuenta la inclinación de la pared, pues a mayor inclinación mayor dificultad para encontrar una posición estática de equilibrio para ubicar las piezas necesarias.

    El conjunto de técnicas y materiales adicionales necesarios para llevar a cabo una ascensión de cierta envergadura se deberá incluir como información adicional, independientemente de la graduación técnica.

    Este último elemento a considerar se refiere por ejemplo a la técnica necesaria para arrastrar pesos, no es una técnica para ascender en escalada artificial, pero si se deben pasar diversos días en pared es del todo necesario conocerla y dominarla.

    Según lo expuesto anteriormente y para intentar llegar a un acuerdo se propone la siguiente escala de graduación técnica:

  • 0 progresión sin utilización de estribos (equipado)
  • 1 equipado Línea de expansiones
  • 2 colocación fácil Fisura regular con friendo
  • 3 colocación ligeramente difícil Fisura ligeramente irregular donde hay que prestar atención a la colocación
  • 4 colocación difícil Fisura irregular donde hay que encontrar la posición adecuada para la pieza usada
  • 5 colocación muy difícil Son precisas las dos manos para colocar la pieza seleccionada
  • 6 colocación ligeramente complicada El punto de progresión se compone de diversos elementos
  • 7 colocación complicada El punto de progresión se compone de diversos elementos de difícil colocación
  • 8 colocación muy complicada El punto de progresión es múltiple
  • 9 ....

    Para aquellos que quieran hacer una graduación más precisa, a cada uno de los grados a partir del 2, este incluido, se podrá matizar con las letras a, b o c según la cantidad de puntos a colocar sea escasa, frecuente o profusa respectivamente.

    Para valorar estas cantidades y teniendo como ejemplo un largo en el cual se pueden llegar a colocar 50 pasos, hasta 10 pasos (20%) sería escasa (a), hasta 25 (50%) sería frecuente (b) y por encima de esta cantidad profusa (c).

    Los porcentajes mencionados lo son a título informativo y para dar una visión global. Por ejemplo en un largo en el cual solo hay una sección de artificial de 5 pasos y 3 se deben colocar, no se ha de hablar de una colocación masiva o profusa, sino escasa, independientemente de la dificultad de los mismos. Se da por sentado que la graduación asignada a una sección, largo o itinerario se efectúa por parte de un escalador que domina la técnica necesaria para superar el terreno que se le presenta, que dispone y utiliza el material correspondiente a la ética con la cual está ascendiendo y que procura que su ascensión sea lo más segura posible.

    Ejemplos de graduaciones incorrectas son:

  • equipar una fisura desplomada sin dominar la técnica de progresión en desplome.
  • ascender por una placa utilizando la ética de escalada limpia y al usar un ponte de roca, no hacerlo con un cordino, sino con un gancho para ir más deprisa.
  • ascender un tramo de expansiones equipadas asegurándose solo en algunas de ellas para ahorrar material.

    Siempre se valorará un grado según las posibilidades máximas de la ética utilizada. Disponiendo del material necesario, aprovechando todas les posibilidades que ofrece el terreno tanto para progresar como para asegurarse y con el dominio de la técnica.

    Exposición

    La escala de exposición se basa en el número de pasos no fiables. Siendo esta opción la que puede proporcionar el dato más objetivo y de mayor facilidad de contabilización.

    Se puede considerar un seguro como fiable si aguanta una caída por dura que esta sea. Se puede dar el caso que un seguro sea fiable para los 5 primeros metros, pero si continuamos ascendiendo sin poner nada más que se pueda considerar fiable, automáticamente este seguro pasa a no ser fiable.

    Para indicar el grado de exposición basta con poner el numero de pasos no fiables precedidos de la letra E (Por ejemplo E7 quiere decir 7 pasos seguidos no fiables).

    Observaciones finales

    Algunas de las combinaciones entre ética, grado de dificultad técnica y de exposición no son congruentes y de imposible aplicación.

  • C0 La C indica ética de escalada limpia, mientras que el 0 indica que es una vía equipada y que no se necesitan estribos, este caso solo se puede dar si se sube en libre, no en artificial.
  • C1 La C indica ética de escalada limpia, mientras que el 1 indica que es una vía equipada, este caso solo se puede dar si se sube en libre, no en artificial."

    Santiago Llop.


  • Síguenos

    Buscar en el archivo

    Texto a buscar

    Por fecha

      

    Por categorías









    Artículos más recientes

    Suscríbete al Boletín
    Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
    Síguenos
    Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
    Tiendas Barrabes
    Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
    ¿Necesitas ayuda?
    Envíanos tu consulta
    ESCRÍBENOS
    o llama al
    902 14 8000
    o con tu tarifa plana al 974 215 497
    (Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
    España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International