Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 17 de Abril de 2000

Cita de científicos en el Campo de Hielo Sur

Por Arancha Vega Rubio  | 

A bordo del transporte "Aquiles", para mirar el pasado y el futuro a través del hielo, se concentraron biólogos, glaciólogos y físicos de diversas nacionalidades.

 
Campo de Hielo Sur. 

La original reunión científica concentró mayoritariamente a los principales expertos en hielo, atmósfera, química, meteorología y biología de Argentina y Chile. Participaban también académicos de Alemania, Dinamarca, Estados Unidos, Japón, Suecia y Suiza.

Embarcaron en el Aquiles un barco de la Armada, mantuvieron reuniones a bordo, viajaron a través del estrecho de Magallanes, torcieron por los canales hasta el Seno Eyre y visitaron el único glaciar del mundo en latitud media, el Campo de Hielo Sur.

Los hielos del mundo congelan miles de años de historia, especialmente biológica y atmosférica. Revelan el pasado y ayudan a preparar el futuro que traerán los inevitables cambios climáticos. Además, los hielos ofrecen sorpresas, como se manifestó en esta reunión austral.

La conferencia además de por otros diversos asuntos estuvo marcada por las sesiones de debate y evaluación acerca de la potencialidad de la región para llevar a cabo proyectos conjuntos de investigación científica entre Chile y Argentina.

Javier Sanz de Urquiza, representante de la subsecretaría de asuntos latinoamericanos de la Cancillería Argentina, afirma el interés de su país por la cooperación científica precisamente en este territorio:

"Las expectativas son muchas y variadas. Sobre todo con el nivel de acercamiento que ha existido entre Argentina y Chile en los últimos años, un nivel que nadie lo hubiese pensado hace tres años. Estoy hablando de acercamiento entre las fuerzas armadas, y, especialmente, de acercamiento entre las marinas. Esto, naturalmente, ha producido un efecto derrame multiplicador en muchas áreas".

Alberto Aristarain director del laboratorio de Estratigrafía Glaciar del Instituto Antártico Argentino en Mendoza, remarcó las dificultades económicas que viven los investigadores chilenos y argentinos.

Llegado el momento de tocar el hielo, el grupo de personalidades tomaron unos botes que les trasladaron hacia el glaciar Pío XI. Un muro de hielo de 50 metros de altura que cuando deja caer su material sobre el mar causa un gran estruendo.

Margarita Préndez, la experta chilena en aerosoles y la capa de ozono, iba indicando la variedad de las capas azules. Un blanco azul que esconde más de 500 años.

Los científicos decían que es posible que haya biología adaptada, que seres vivos, bacterias, habiten a estas temperaturas. Si hay bacterias que resisten los 200 grados Celsius, también cabe la posibilidad de que haya otras que sean termorresistentes.

Pero faltaba la principal emoción. Porque nada igual a volar en helicóptero por el glaciar. El piloto desciende hasta bajo el borde. Y hace rotar la máquina con la pared misma, al alcance de la nariz.

Juan Carlos Leiva, del Instituto Argentino de Nivolgía y Glaciología y Ciencias Ambientales en Mendoza explica el azul: los cristales son más o menos compactos, el aire y sus burbujas más comprimidas. Dejan pasar toda la luz, o sólo reflejan el azul, según la densidad del aire entrampado. Y esto no necesariamente es función de la edad del hielo.

 

No es cierto que el hielo más azul sea el más antiguo, porque muchos factores, fuera de la edad, pueden incidir en la cantidad de aire contenido. Y, por lo tanto, en la luz que los hielos reflejan o dejan pasar.

Pero uno de los debates más tensos se planteó a la hora de decidir que hacer, si realizar las investigaciones en el Campo de Hielo Sur o trasladar las investigaciones a otras zonas más al norte dónde se podrían obtener parecidos resultados y no se dañaría esta zona glaciar del sur cuyo deshielo va aumentando cada vez a más velocidad.

Los chilenos Gino Casassa, de la Universidad de Magallanes y Andrés Rivera, de la Universidad de Chile, informaron que el 87 por ciento de los glaciares está disminuyendo "desde unos pocos metros al año hasta un máximo de 278 metros en el glaciar Amalia entre 1945 y 1986. Chile tiene 1.751 glaciares.

¿Si el Campo de Hielo Sur se derrite, cuánto subirían los océanos?

Si la Antártida se derrite - informó el físico Rolf Sinclair, ex jefe de las operaciones de EE.UU. en la Antártida- los océanos subirán seis metros.

María Isabel Niemeyer propone considerar el Campo de Hielo Sur como un sistema de alarma temprana. Cuando desaparezca, es que viene la catástrofe antártica.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International