Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | REPORTAJES | 08 de Marzo de 2001

El glaciar del Kilimanjaro desaparecerá en menos de quince años

Por Arancha Vega Rubio  | 

Las nieves perpetuas de la montaña más alta de África ya ha perdido el 82% de su capa de hielo.

 
Ampliacion (45 Kb)
En los próximos quince años las nieves perpetuas del Kilimanjaro desaparecerán
 

Según las últimas mediciones efectuadas durante el pasado año por un grupo de científicos de la Universidad de Ohio (EEUU) en el macizo del Kilimanjaro (5.895 m) la velocidad de recalentamiento del planeta está ocasionando que sus glaciares no sólo se reduzcan con rapidez en cuanto a su extensión, sino también en espesor.

El equipo de investigación, dedicado desde hace 20 años al estudio de las zonas tropicales nevadas de China, Tíbet, Sudamérica y Africa, pudo comprobar cómo, en el tiempo que llevan analizando el Kilimanjaro un 33% de la nieve de la cumbre desapareció. Desde 1912 la montaña ha perdido un 82% de la nieve que tenía, por lo que se prevé que, a este ritmo, en el año 2015 la cima se quede "pelada". Los investigadores han indicado, además, que las consecuencias de la desaparición de la nieve afectarán negativamente a las reservas del agua y con ello a los sistemas de riego, a las reservas y a la producción hidroeléctrica, por no hablar de los trastornos económicos en un país en el que las montañas nevadas suponen la primera fuente de divisas -unos 20.000 turistas acuden cada año a Tanzania atraídos por la presencia de nieve en una zona situada a tres grados al sur del Ecuador- .

Los glaciares han aumentado y reducido su tamaño a lo largo de miles de años, pero el ritmo detectado en la mole africana de casi 6.000 metros de altitud supera el estándar normal. Los científicos, en vista de que la retirada de las nieves comenzó hace casi un siglo, reconocen que existen otras causas aparte del calentamiento del globo para que se produzcan estos fenómenos. En la cordillera alpina se estima que en el año 2025 habrá desaparecido el 90% del volumen de hielo existente hace un siglo.

EL CAMBIO CLIMÁTICO BENEFICIARÁ AL NORTE

Kilimanjaro o Uhuru, es la montaña más elevada de África. Situada al noreste de Tanzania, consta de dos picos volcánicos, están separados entre sí 11 km, pero unidos por un amplio collado a una altura de unos 4.600 m. El Kibo, con 5.895 m, es el pico más alto y el Mawensi alcanza una elevación de 5.354 m sobre el nivel del mar. El cráter central del Kibo, de 2 km de anchura y 300 m de profundidad, presenta una actividad volcánica continua y está cubierto por una capa de hielo en la que se abren varios cráteres. En las laderas inferiores del macizo se cultiva café y plátano, mientras que a mayores alturas encontramos sucesivamente bosque denso, brezales, vegetación alpina, musgos y líquenes. Los glaciares se deslizan hasta una altura aproximada de 4.270 m. La primera ascensión al Kilimanjaro de la que se tiene constancia la realizó, en 1889, el geógrafo alemán Hans Meyer y el alpinista austriaco Ludwig Purtscheller.
El sur de Europa es la región más amenazada por el cambio climático, según el informe "Cambio cllimático 2001: impactos, adaptación y vulnerabilidad" que los expertos han elaborado a petición de la ONU. El sur del continente será mucho más "vulnerable" que el norte al recalentamiento y al aumento del nivel del mar.

Sequías e inundaciones provocarán daños irreparables en la agricultura, turismo y medio ambiente mediterráneo: un mayor número de plagas meridionales aparecerán durante el verano por el calor y la falta de agua. La productividad agrícola bajaría en el este y el sur de Europa. El norte de Europa, por el contrario, incluso habrá beneficios: la elevación de las temperaturas podría incluso tener "ciertos efectos positivos sobre la agricultura" en el norte del continente, y podría beneficiar en esta zona la afluencia de turistas.

AUMENTO DE TEMPERATURAS

 
20.000 turistas acuden cada año a Tanzania atraídos por la presencia de nieve en una zona situada a tres grados al sur del Ecuador 

Durante el siglo XXI las temperaturas podrían aumentar entre 0,1º y 0,4º cada decenio, lo que supondría una elevación del nivel del mar de 13 a 68 centímetros de aquí al año 2050. A la vez, la ausencia de lluvias habituales provocará cambios pluviométricos y del régimen de nieves, lo que disminuirá el cauce de los ríos. Las inundaciones serán más frecuentes en invierno que en primavera, y la presencia de agua bajará peligrosamente en verano en las regiones mediterráneas. En las costas, el alza del nivel del mar "aumentará sustancialmente los riesgos de inundación y de erosión, con lógicas consecuencias en urbanismo, la industria, el turismo, la agricultura y los espacios naturales".

En la montaña, las especies vegetales y animales emigrarán hacia en norte y ciertas especies podrían estar en peligro de extinción. "La mitad de los glaciares alpinos podría desaparecer de aquí al final del siglo", señalan los expertos.

REACCIONES "ECOLOGISTAS"

 
Desde 1912 la montaña ha perdido un 82% de la nieve de su cumbre 

La respuesta de la organización conservacionista Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y de Greenpeace no se ha hecho esperar; para las dos organizaciones, la mayor amenaza del cambio climático es la posibilidad de que ocurran sucesos de gran amplitud con consecuencias irreversibles que podrían comenzar a producirse ya durante el siglo XXI. Se apunta, por ejemplo, que el aumento de la temperatura podría trasformar la Europa occidental en una región ártica.

Según señala Jennifer Morgan, responsable de clima del Fondo Mundial por la Naturaleza (WWF) "es la primera vez que se ha dicho claramente que el cambio climático está en curso, que es debido a acciones humanas y que tiene consecuencias visibles sobre los ecosistemas". La preocupación de este colectivo es bien visible: "las proyecciones muestran que las cosas se agravarán en los próximos decenios", ha afirmado Morgan.

En Greenpeace las reacciones tampoco se han hecho esperar: el director de clima, Bill Hare afirma que el último informe de la ONU señala que el cambio climático tiene ya en la actualidad consecuencias y además muestra riesgos importantes para el futuro en todos los continentes y amenazas para el desarrollo, especialmente en Africa "el documento analiza esencialmente las consecuencias de un calentamiento del planeta limitado a algunos aspectos, dejando abierta la posibilidad de catástrofes mucho más graves en caso de que se produzca un aumento de las temperaturas".


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International