Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | REPORTAJES | 07 de Mayo de 2001

Desaparece un mito del Himalayismo

Por Arancha Vega Rubio  | 

Un fatal accidente ocurrido el pasado domingo en el Campo II del Everest fue el causante de la muerte del sherpa Babu Cchiri. Elevado a la categoría de héroe nacional por su país, sus logros alpinísticos han marcado un punto y aparte en el mundo del alpinismo.

 
EL Everest ha sido el escenario de las hazañas más grandes protagonizadas por el sherpa 

El fallecimiento del sherpa Babu Cchiri, conocido en todo el mundo por sus hazañas alpinísticas, sorprendía el pasado domingo a los expedicionarios que se encontraban en la vertiente sur del Everest. Su formidable capacidad, resistencia y conocimiento del medio natural en el que trabajaba, hicieron de él un héroe nacional. Con él se ha ido un hombre excepcional física y mentalmente muy preocupado por el bienestar de su pueblo y ha nacido una auténtica leyenda del himalayismo.

Tal y como comentaba Simone Moro -uno de los alpinistas punteros en el panorama internacional- en su última crónica enviada desde el Everest, la muerte del conocido sherpa sumía a todos los expedicionarios que se encontraban en el Campo Base en una profunda tristeza: "...al regresar vemos cómo el desconcierto se apodera del campamento tras la muerte de Babu. Saber que un hombre que ha tenido la fuerza de dormir sin oxígeno en el techo del mundo y de subir en diez ocasiones a la cima del Everest ha muerto cayendo en un estúpido agujero mientras realizaba fotos cerca del Campo II es una cosa que hace reflexionar..."

El montañero nepalí de 35 años se encontraba tomando fotos solo en un área cercana al Campo II, cuando cayó por una grieta de casi 200 metros de longitud, de la que fue rescatado su cuerpo cerca ya de la medianoche.

 
Babu, batiendo el record de permanencia en la cumbre del Everest (21h) 

Los expedicionarios occidentales que esta temporada jalonan las laderas del Everest fueron testigos de excepción de la triste peregrinación que numerosos sherpas hicieron para acompañar el cuerpo hasta el Campo Base, desde donde lo bajarían, en helicóptero, hasta Katmandú.

Las autoridades nepalíes dispusieron rápidamente un lugar en el que el pueblo nepalí pudiera rendir su particular homenaje al alpinista, el monasterio sherpa de Boudhanath.

Babu Chiri, padre de seis hijas, era natural de Taksindu, pueblo situado en el distrito de Solokhumbu. Creció a la sombra del Everest, montaña talismán de su fulgurante y extraordinaria carrera, comenzando a trabajar como porteador para expediciones comerciales a la edad de 16 años. Convertido en guía de montaña, dedicó gran parte de su salario a la construcción de una escuela primaria en un remoto valle cercano a la montaña en la que llevaría a cabo sus mayores hazañas.

 
Poseedor de una fuerza y resistencia extraordinarias, comenzó a trabajar como porteador a la edad de 16 años 

Su primera cumbre de más de 8.000 metros fue la del Kangchenjunga (8.598 m), alcanzada en 1987 en el transcurso de un porteo para una expedición soviética que realizó la primera travesía de las cinco cumbres de macizo. Para él, como para cada sherpa, subir montañas sólo era un modo de ganarse la vida, sólo un trabajo.

Sin embargo, con el paso de los años Babu pudo comprobar cómo, incluso para los estándares sherpas, su resistencia y habilidad en la montaña sobresalían por encima de la de sus compatriotas. El Dhaulagiri (8.167 m) fue su siguiente ocho mil, logrado en el transcurso de una expedición comercial francesa en 1990; ese mismo año, en otoño, alcanzaba la cima del Everest por primera vez. Le siguieron el Cho Oyu y el Shisha Pangma, pero la montaña más alta del mundo comenzó a ser su habitual lugar de trabajo en el mismo momento en el que empezaba aser "monopolizada" por las expediciones comerciales.

Su extraordinario talento se dio a conocer en 1995, cuando alcanzó, por primera vez en la historia del Himalayismo, la cumbre del Everest en dos ocasiones mientras realizaba labores de porteador para una expedición británica.

 
El "lodge" en el que pasó toda una noche a 8.848 m 

Pese a seguir considerando el montañismo su trabajo, tampoco rehusaba conseguir nuevos records mientras lo llevaba a cabo. Así, establecía un nuevo record en 1999 al convertirse en el ser humano que más tiempo había permanecido en la cima del Everest, a 8.848 metros, donde estuvo por espacio de 21 horas.

El pasado 25 de mayo, mientras completaba su décimo ascenso al Everest, dilapidaba el anterior récord de velocidad de ascensión al Sagarmatha -nombre nepalí de la montaña- en más de cuatro horas. En plenas facultades físicas y psíquicas, el sherpa emprendió el camino a la cumbre, sin utilizar oxígeno artificial desde el Campo Base (5.520 m) el pasado sábado y tras 15 horas y 56 minutos de escalada ininterrumpida lograba llegar a la cima... Para muchos, estas hazañas constituyeron, ni más ni menos, el material con el que se forjan las leyendas más grandes del alpinismo.

El record de velocidad consolidó a Babu como un héroe nacional, al mismo tiempo que su fama se extendía más allá de las fronteras del Himalaya. Sin embargo, en lugar de "sucumbir" a las mieles del éxito, él insistía en que su única motivación era la de acumular el suficiente dinero para darle a sus hijos la educación de la que él había carecido.

Al igual que todos los sherpas, conocía de sobra los riesgos que su profesión acarreaba. Pero la fatalidad ha hecho que no hayan sido los peligros "obvios" del Everest los que han provocado su muerte (como la altura o una repentina tormenta), sino aquellos que cualquiera pueda encontrar en prácticamente cualquier montaña.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International