Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 03 de Septiembre de 2001

Chus Lago, ya en casa, piensa en sus próximas metas

Por Angela Benavides  | 

Aunque acaba de regresar a Vigo, Chus Lago ya tiene claro cuáles serán sus próximos retos, y el lunes comenzará a prepararse para escalar el próximo verano dos montañas que conoce muy bien: el Pico Comunismo y el E. Korgenevskaya.

 
Chus atravesando el glaciar Inilchek, los primeros días de expedición 

La alpinista gallega acaba de llegar y ya está pensando en volverse. Recuperada del frío pasado en el Pobeda (7.439 m.), ya tiene previsto cuáles serán sus próximas metas, dedicadas a conseguir el "Leopardo de las Nieves" (título otorgado en los tiempos de la Unión Soviética a los alpinistas que escalaban los picos más altos de la URSS). El próximo verano, nos contaba, viajará a la cordillera del Pamir, donde hará un segundo intento al Pico Comunismo (7.105 m.), ahora denominado Ismail Somoni, y al Eugenia Korgenevskaya (7.105 m.). De esta manera, deja para el año siguiente el Pobeda, que recientemente trató de escalar y del que ha tenido que desistir debido a la falta de tiempo y a las pésimas condiciones climatológicas.

"Sabía que la climatología de la zona era un poco "rarita", pero no me esperaba esos cambios tan radicales. Vamos, si antes de salir me cuentan, como luego lo vi, que un cielo completamente azul, sin una nube, pueda cambiar de pronto y , en una hora, cubrirse totalmente, luego caer nevadas intensas durante cuatro horas, y después volver a despejarse, es que no me lo creo. Nunca había visto una cosa igual". Comparándolo con el Himalaya, Chus afirmó que "el Pobeda puede ser más difícil que algunos ochomiles fáciles. Mide casi 7.500 metros, y una arista cimera muy larga, de dos kilómetros. Además es casi imposible que tengas dos días buenos seguidos, por lo que tienes que ir muy rápido. Eso prueba que el año pasado nadie consiguiera subirlo, y este año sólo pudieran llegar dos personas a la cumbre en toda la temporada".

 
Chus ya esta en casa, pero ya hace planes (alpinísticos) para el próximo verano 

Lo cierto es que Chus se ha traído un montón de buenos recuerdos (además de la cumbre del Khan Tengri, de 6.995 m.) de la cordillera del Tien Shan con, si acaso, la excepción de la capital de Kazajstán. "Dalmati es un sitio muy aburrido, no hay nada que hacer allí. No me gustó". Otra cosa distinta es la gente con la que ha tenido contacto que, según dijo, "era encantadora. Todos con los que compartíamos el Campamento Base eran estupendos, incluido el personal de mi propia expedición.

La mayoría de ellos son estudiantes que se apuntan a expediciones para ganarse algún dinero. En el campo base había alpinistas de todo el mundo, pero era curioso lo orgullosísimos que estaban los escaladores locales de sus montañas. Allí había personas que habían subido al Khan Tengri trece veces y diez veces al Pobeda, cosas así... Eran kazajos que se movían mucho por la zona, a lo mejor porque no tenían posibilidades de conocer otras cordilleras pero que, de momento, están muy orgullosos de las que tienen en su país. Continuamente me preguntaban: -¿Te gusta, te gusta? ¿A que es bonito?- Y la verdad es que el Khan Tengri es precioso. Físicamente es más atractivo que el Pobeda. Este último, en cambio, es mucho menos visitado y está más aislado, te da más sensación de soledad. Al Khan Tengri va mucha gente, o por lo menos lo intentan, y te encuentras muchas cordadas, por lo menos hasta el Campo II. En el Pobeda, había días en que estábamos totalmente solos".

Chus también conoce bien la cordillera del Pamir, puesto que ya intentó escalar el Comunismo y el Korgenevskaya el año pasado. "En el Comunismo nos quedamos a 500 metros de la cumbre, habíamos subido muy deprisa, sin aclimatar y, además la nieve estaba en muy malas condiciones, y nosotros sin cuerda. Nos pareció demasiado arriesgado. Y luego, en el Korgenevskaya, nos cogieron unos vientos de altura terribles, nos rompieron la tienda y la temperatura bajó a los 30 bajo cero. Intentábamos caminar y no nos movíamos del sitio. La cosa es que estuvimos todo el día subiendo y bajando monte, aunque no llegamos a ninguna cumbre. Yo volví muy satisfecha, no llegamos a la cima porque no se podía, pero se hizo lo que se pudo".

Lo que sí consiguió Chus, fue una experiencia y un conocimiento exhaustivo de esas montañas, que el año que viene le será muy útil."Ahora que las conozco bien, me apetece más que nunca volver".

La gallega ha vuelto a su vida normal, aunque no al descanso"hoy ya he estado corriendo un poquito, y el lunes empezaré a entrenar y a escalar por aquí cerca". Desde luego, que no se diga que Chus Lago no prepara las cosas a conciencia.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International