Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 04 de Septiembre de 2001

Escalada y esquí extremo en Canadá

Por Angela Benavides  | 

El monte Waddington es uno de los cuatromiles técnicamente más difíciles de la Columbia Británica; un grupo de esquiadores del equipo North Face y un equipo de filmación ascendieron a la cumbre y realizaron descensos de esquí memorables.

Foto: www.thenorthface.com 

MARK SYNNOTTEste norteamericano es más conocido por sus dotes como escalador de big wall que como esquiador extremo. De hecho, ha completado más de 50 grandes paredes en todo el mundo, entre ellas la apertura y primer escalada al Great Sail Peak (junto con Alex Lowe, Greg Child y Jared Ogden), en la remota costa este de la isla de Baffin, que ha explorado en varias ocasiones. También consiguió la segunda ascensión a la Shipton Spire, abriendo la vía "Ship of Fools" y la primera a la cara Noroeste de la Gran Torre del Trango (ambas en el Karakorum). En Pattagonia, ha escalado el Cerro Torre de un tirón (27 horas seguidas) y, en EE.UU. mantiene el récord de velocidad en la escalda de "Lost in América" al Capitán, que le llevó 24 horas.

Foto: www.thenorthface.com 
Ascendiendo el Monte Waddington con esquis de travesía 

Los esquiadores de montaña saben que los mejores descensos no siempre están en las montañas más altas, y el monte Waddington es un claro ejemplo. A pesar de su relativamente baja altura (4.016 m.), ofreció a un equipo de esquiadores una experiencia única.

El equipo estaba formado por Mark Synnott, Kasha Rigby, Hilaree Nelson, Rick Armstrong y Spencer Wheatley. La idea era filmar la ascensión con esquís y el descenso para una película de Warren Miller, por lo que a los esquiadores les acompaba un productor, un cámara, un fotógrafo y un guía de montaña: Pete Mattson, apodado "El Sueco". Para cubrir las enormes extensiones de la Columbia Británica, el grupo tuvo que viajar durante un día y medio en camioneta y luego llegar en helicóptero hasta el Campo Base del Waddington.

El Waddingtong está en el centro de la cadena montañosa costera de Alaska, por lo que las montañas, al estar tan cerca del nivel del mar, son enormes (según Synnott, son "de dimensiones himaláyicas". Mark también opina que el Waddington es tal vez "el cuatromil más difícil del mundo". Aislado, a 40 millas de la carretera más cercana, sin el helicóptero, llegar allí les habría costado varias semanas. La montaña en sí tiene dos cumbres, y la mayoría de los escaladores que se acercan a ella llegan sólo a la cumbre noroeste, que alcanza remontando el Glaciar del Ángel, técnicamente no muy difícil. Mark y Rick Armstrong pretendían además, vivaquear en la cumbre y llegar a la cumbre principal, sólo 60 metros más alta, pero que obliga a atravesar una pendiente muy expuesta, y luego a escalar 15 largos muy verticales en hielo y mixto.

Foto: www.thenorthface.com 
Los fuertes vientos de la zona obligaron a proteger el Campo Base con Paredes de Hielo 

La expedición comenzó ascendiendo la mitad de un couloir, llamado del Combatiente (para no dejar huellas en la parte superior que luego estropeasen la filmación) y al día siguiente emprendieron la ascensión, aprovechando un día azul, extraño en la región. A pesar de llevarse un susto con la caída de un serac, llegaron hasta un hombro a 400 metros de la cumbre, una pirámide de hielo. Algunos miembros de la expedición consiguieron esquiar desde la misma cumbre, a pesar de derrapar una parte (el hielo era muy duro y , justo debajo, había una grieta).

De vuelta en el collado, Mark y Rick montaron el vivac. Sin embargo, a media noche el tiempo cambió y se desató la tormenta. Así resultaba imposible intentar la cumbre principal, pero aún más grave era el hecho de que no podían descender sin visibilidad por un glaciar agrietado y expuesto a los aludes. Estuvieron tres días metidos en la tienda, hasta que se hizo un pequeño claro, que aprovecharon para salir de allí lo más deprisa que pudieron. Tras raspar el hielo que cubría esquís y fijaciones, y desmontar el vivac, bajaron sin encordar, para aprovechar en lo posible la ventana de buen tiempo. Afortunadamente, llegaron al campo base justo cuando el cielo volvía a cubrirse.

Al día siguiente los expedicionarios volvieron para descender, esta vez desde el principio, el couloir del Combatiente, que en su parte superior era apenas más ancho que los esquís y con una inclinación de 55 grados.

Luego se dirigieron a otro corredor de 1.500 metros que, según "El Sueco", podría no haber sido descendido nunca, pero que para el equipo fue una experiencia increíble gracias a la gran calidad de la nieve.


Artículos relacionados


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International