Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | REPORTAJES | 28 de Junio de 2001

Problemas alpinísticos y problemas políticos

Por Arancha Vega Rubio  | 

Al planear un trekking o una ascensión a las grandes montañas del mundo, se tienen en mente riesgos como los cambios de tiempo, las grietas de los glaciares o las avalanchas. La cosa se complica si, a eso, hemos de añadir disturbios, guerrillas y toques de queda.

 
Trekking en el Baltoro, Pakistán. 

Los disturbios en Nepal tras la muerte violenta de media familia real, las escaramuzas entre India y Pakistán en Cachemira, el gobierno militar en este último país, la presión de las autoridades chinas en Tíbet, inseguridad en muchas zonas de los Andes, secuestros y robos a turistas en áreas muy aisladas, etc... A veces los medios de comunicación hablan de lugares que acogen en sus fronteras hermosas montañas, pero no comentan sus paisajes, sino una situación política y social preocupante. Especialmente, si el país en cuestión es el elegido por caminantes, montañeros y escaladores dispuestos a enfrentarse a un largo trekking a una pared de hielo y nieve pero no, por ejemplo, a grupos de guerrilleros armados o a un posible cierre de fronteras.

Sin embargo, tampoco hay que dejarse llevar por el pánico. A menudo los problemas de un Estado se reducen a zonas concretas, muy lejos de donde transcurre el recorrido planeado, o sólo requiere cumplir ciertas normas que, si se conocen, nos permitirán emprender nuestra aventura con un margen de riesgo asumible. No es tan extraño que un viajero se entere al volver a casa de que, durante su estancia, hubo un golpe de estado en el país que visitaba. Por tanto, nuestra mejor arma es la información. Cuanto más se sepa de la zona a visitar, menos sorpresas desagradables nos llevaremos. Al igual que resulta muy útil consultar una guía turística para aprender de las costumbres locales, la gastronomía o la moneda de un país, en cuestiones de seguridad hay fuentes fiables a las que recurrir.

La información oficial

 
El Macchapuchare (Nepal) abierto al turismo tras 40 años de prohibición de acceso. 

El Ministerio de Asuntos Exteriores ofrece información completa a través de su página web. Allí da las recomendaciones pertinentes para cada país. Existe una ficha de cada país extranjero y algunos de ellos han sido incluidos en dos apartados especiales: por un lado, aquellos estados en los que el gobierno español recomienda no visitar y , por otro, aquellos en que se sugiere tomar precauciones.

A la hora de consultar la información de Asuntos Exteriores hay que tener en cuenta ciertos aspectos: en primer lugar, consultar la fecha de actualización de la ficha del país. También es cierto que aunque el país que queremos consultar no este en la lista de "peligrosos", cuando miremos su ficha podemos encontrarnos con una nota de última hora, escrita al principio del documento, que recomiende posponer el viaje. Después, tener en cuenta que el ministerio advierte de los riesgos que se pueden correr, lo que no quiere decir que vayamos a tener todos esos problemas. Leer las posibilidades de desgracias puede alarmar a los más aprensivos. Hay que tener en cuenta que la información no es en modo alguno vinculante, y que se basa en la premisa de que "el que avisa...". Después de todo, si queremos evitar cualquier riesgo, difícilmente podríamos salir de casa.

De momento, ninguno de los países conocidos por sus trekkings está dentro de los que recomienda abstenerse de viajar. Sí aparecen algunos entre los que exigen tomar precauciones.

Esto es importante en el caso de Pakistán, donde se ha añadido un aviso en el que recomienda posponer cualquier viaje si no es estrictamente necesario. Sin embargo, luego clasifica por zonas el país, y la zona del Karakorum la califica como de riesgo medio (se puede visitar tomando precauciones) para los montañeros con permiso de senderismo.

 
Ninguno de los países conocidos por sus trekkings está dentro de la lista de "abstenciones" a la hora de viajar a ellos. 

En Irán, donde se encuentran montañas de más de cinco mil metros como el Damaván, el Ministerio recomienda alejarse de las fronteras con Afganistán, de las rutas utilizadas para el tráfico de droga, y respetar los preceptos islámicos en cuanto a vestimenta (sobre todo las mujeres), comida y bebida, no introducir música o prensa "no permitida", no llevar cartas de juego, etc...

Otro país a visitar con precauciones es Uganda. Los que viajen a las orillas del Lago Victoria y se aproximen a los "cincomiles" del Ruwenzori (las Montañas de la Luna), deberán evitar la zona norte y oeste, fronteriza con Sudán y el Congo, donde hay guerrilla armada, y tener mucho cuidado con la capital, Kampala, al parecer muy insegura por la noche.

También hay que tener cuidado en Sudáfrica, uno delos últimos descubrimientos de los fanáticos del boulder y de las paredes de la cordillera de las Drakensberg. Conviene tener mucho cuidado en las ciudades, no es por casualidad que los hoteles de cuatro estrellas del centro de Johannesburgo sean tan baratos: está considerada una de las ciudades más peligrosas del mundo.

Nepal era considerado un país relativamente tranquilo, a excepción de los grupos de ideología maoísta que habían protagonizado revueltas y ataques en zonas rurales. Sin embargo, un aviso del 4 de junio advierte del toque de queda decretado en todo el país y recomienda abstenerse de viajar allí.

En cuanto a India, se recomienda no viajar a la zona de Cachemira, en la frontera con Pakistán, donde hay escaramuzas, estados de emergencia y se han dado casos de secuestros. El valle de Zanskar se considera poco recomendable; en cambio, el de Ladhak lo califican como seguro, debido a la gran cantidad de turistas que recibe.

La ficha de China es, curiosamente, poco extensa y no está actualizada desde el año pasado. Sobre la región del Tíbet, sólo advierte dela necesidad de permisos especiales.

Ecuador es un país donde la inseguridad ha aumentado últimamente, sobre todo en las grandes ciudades y en la zona fronteriza con Colombia: el año pasado fue secuestrado un grupo de turistas españolas. Según fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores, existe un grupo armado que secuestra extranjeros, especialmente españoles, por lo que conviene evitar la zona amazónica lindante con Colombia.

Perú ha mejorado, y el país es relativamente seguro , salvo en un par de enclaves donde existe narcoterrorismo, pero no hay problema en las zonas andinas. Lo mismo sucede en Bolivia.

En la misma página del Ministerio (www.mae.es) vienen las direcciones y teléfonos de las embajadas de cada país en España, y las oficinas diplomáticas españolas en cada lugar. En un momento dado y para casos concretos, también pueden resultar de utilidad. Además, es necesario recurrir a ellas para obtener visados.

Agencias especializadas

 
Leila Peak, en la cordillera del Karakorum. 

Las agencias de viaje especializadas en trekking y expediciones dan una visión mucho más tranquila del "ambiente exterior". Ninguna de las consultadas han anulado viajes ni cambiado itinerarios. Sus corresponsales en estos países han informado de que la situación está tranquila. Según José Antonio Maciá, de Trekking y Aventura, tampoco ha habido ningún cliente que se haya dado de baja, aunque algunos llamaron para preguntar cuándo comenzaron los disturbios. Si se nota una cierta bajada de la demanda, ha sido más bien debida a la subida de precios derivada de la alta cotización del dólar.

Otra fuente de consulta es preguntar a amigos y conocidos que hayan visitado recientemente el país, sobre todo si sus objetivos y recorridos coinciden con el viaje que nosotros planeamos. Siempre es bueno aprender en cabeza ajena, aunque es cierto que cada persona puede tener en un mismo viaje experiencias distintas, y que la suerte es un factor importante.

En resumen, la documentación y las fuentes consultadas no dan lugar a pensar que la situación política de los países citados sea tan problemática como para dejar su visita para otro momento. En cualquier caso, repetimos: la decisión corresponde al viajero, con sus motivaciones, sus circunstancias y su manera de ser. No parece coherente emprender unas vacaciones, pensadas para descansar, disfrutar y olvidar los problemas cotidianos, si la situación política de un país va a ser causa de nervios constantes y de desconfianza. Se pueden pasar muy malos ratos en el país más tranquilo del mundo, y viajar sin problemas por zonas conflictivas. La mejor manera de encaminarnos hacia un destino lejano es reunir la mayor cantidad de información posible, seguir una serie de normas concretas para cada lugar, y afrontar los riesgos e inconveniencias con conocimiento de causa, del mismo modo que se asumen los riesgos objetivos de practicar el montañismo o la escalada. La última palabra la tiene cada uno.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International