Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | REPORTAJES | 16 de Agosto de 2001

Salto BASE: Atracción por el vacío

Por Arancha Vega Rubio  | 

En alpinismo se dice que la cumbre es sólo la mitad del recorrido. El descenso siempre es importante, pero si la idea es saltar en paracaídas desde una montaña, entonces se convierte en la clave: una caída de cientos de metros a velocidad terminal, de la que salir vivo.

 
Cómo bajar de Table Mountain (Ciudad Del Cabo) sin usar el teleférico 

La palabra BASE no se refiere al pie de la pared. Corresponde a las siglas en ingles Building Antena, Span, Earth. Esto es, edificios, antenas, arcos de puentes, o tierra (referida a montañas, paredes, acantilados,etc...). En definitiva, objetos fijos desde los que saltar con un paracaídas, que se abre durante el descenso para permitir al saltador... contarlo luego. Esta es la diferencia principal con el paracaidismo, en el que se salta desde un avión o un globo. Por otra aprte, se diferencia del parapente en que la vela no se despliega hasta que se está ya en el aire.

Aunque parezca nuevo, lo cierto es que el primer salto desde un edificio tuvo lugar en 1914. el eslovaco Stefan Banic se lanzó desde un rascacielos de 41 pisos en Washington D.C. para probar un nuevo modelo de paracaídas, que luego sería el utilizado por los soldados norteamericanos durante la Primera Guerra Mundial. Incluso antes, los estudios de Leonardo Da Vinci o la tradición de muchas culturas han dejado datos de diversos artilugios pensados para permitir al hombre saltar desde un lugar alto y aterrizar en el suelo (aunque no consta que fueran probados de verdad o que el piloto sobreviviese a primer vuelo).

 
Doble salto. La posición del cuerpo es fundamental. 

Sin embargo, el salto BASE como deporte no se popularizó -por decirlo así, ya que siempre ha sido muy minoritario, por causas obvias- hasta los setenta. En principio, los saltos más habituales se han dado desde lugares de acceso relativamente fácil, como edificios, antenas y puentes. Esto conlleva otra de las particulares características de esta actividad: a menudo es ilegal. Los saltadores se han encontrado, una vez en el suelo, con multas o incluso la cárcel. Que las autoridades den permiso para realizar estos saltos es excepcional.

Otra cosa es saltar desde una montaña, donde cada uno asume los riesgos de la actividad que realiza -o, al menos, es un problema entre el montañero y su compañía de seguros-. Tal vez por eso, muchos saltobasistas han optado por subir montañas desde las que saltar. De ahí que el país donde más arraigado está este deporte sea Noruega, una tierra de enormes acantilados sobre profundos fiordos. Por supuesto, el salto desde una montaña aporta también la grandiosidad del paisaje, condiciones especiales de viento y retos nuevos. Los big walls de Yosemite (con acceso más facil por detrás) fueron de los primeros escenarios para realizar estos saltos. Por otra parte, muchos alpinistas y escaladores se han aficionado a los deportes aéreos y han visto en el salto BASE una nueva manera de enfrentarse al penoso descenso de una gran montaña (desde luego, es un método rápido) y asumir nuevos riesgos o nuevos desafíos, que se suman a las experiencias que aporta la ascensión y la cumbre.

La escalada de montañas técnicamente difíciles y el posterior salto con paracaídas ha dado lugar a una modalidad específica del BASE: el BASE Climbing. En este caso, la realización incluye no sólo la técnica y la mente adecuada para el salto, sino para la escalada que ha de llevar al deportista a la cumbre o al lugar desde donde tiene previsto saltar. Esta temporada se han dado dos intentos notables (entre otros): uno al Ogro (7.285) y otro al Nanga Parbat (8.125 m.)

  • El australiano Glenn Singlemann, junto con su esposa Heather, y otros seis compañeros, entre saltadores, escaladores y equipo de filmación, intentó el mes pasado batir el récord del mundo en el Karakorum. En principio tenía pensado escalar el Ogro, de lo que desistió al ver a varias cordadas más (los conflictos al pie de esta pared han sido ya narrados en las noticias de Barrabes). El Latok II, su segunda opción, estaba impracticable, así que se dirigieron a la Gran Torre del Trango, donde ya había batido un record mundial anterior. Hicieron cima por la ruta de los Noruegos pero, cando se disponían a efectuar el salto, el tiempo empeoró, una avalancha destrozó su campo Base, y tuvieron que volver. Sin embargo, se preparan para hacer un nuevo intento y regresar a Pakistán en las próximas semanas.
  •  

  • Pared sur del Nanga Parbat (8.125 m.) El alemán Michael Beek planeaba ascender el Nanga Parbat por la ruta Schell, en la vertiente del Rupal, y saltar desde el Campo IV, a 7.450 m. sobre una de las paredes más grandes del mundo, la de la Cara sur de este ochomil. Sin embargo, sólo pudo saltar desde el Campo I, a 5.100 m. En todo caso, afirmó a su vuelta que había sido un gran salto y que volvería a la montaña.
  • En España también existe afición por el salto BASE, aunque los saltobasistas de nuestro país no superan la decena. También podemos presumir de un buen lugar para practicarlo: el mallo de la Visera, en Riglos. Los saltobasistas, españoles y extranjeros, aprovechan la buena altura del mallo y el hecho de que esté extraplomado, lo que proporciona un salto limpio.

    El salto BASE no es simplemente un deporte de riesgo; es directamente peligroso. Un fallo en la apertura del paracaídas, un error de cálculo en cuanto a la altura o momento de apertura, una corriente de viento que empuje al piloto contra la pared del edificio o montaña de la que salte, etc... Lo cierto es que los que lo practican conocen bien tales "contingencias" y, sin embargo, va ganando adeptos. Por otra parte, se trata de un deporte muy técnico. El numero de saltos anteriores en parapente o caída libre, el conocimiento del lugar, el estudio del viento y el punto de aterrizaje, etc...

    Pueden marcar la diferencia entre un salto y un suicidio. Los expertos recomiendan la menos cien saltos en caída libre antes de intentar siquiera un salto base. En estos saltos, es fundamental aprender a controlar los tiempos de apertura, el manejo del paracaídas, técnicas de emergencia y, sobre todo, una correcta posición del cuerpo. En saltos tan cortos como los de BASE, lo peor que puede pasar es que el paracaídas se abra estando boca abajo. También hay que practicar las aperturas a baja altura (una diferencia fundamental con el paracaidismo es que se salta desde un lugar donde el suelo se ve muy cerca, y se acerca aún más deprisa; en un salto desde un avión, hay tanta altura que no se aprecian bien las distancias), y tener muy en cuenta las características del aire y los cambios de temperatura a nivel de suelo. Por supuesto, para saltos tan cortos, es inútil llevar un paracaídas de reserva.

     
    Como en el circo, más difícil todavía 

    Otra técnica que hay que entrenar mucho y dominar es la del aterrizaje en lugares pequeños y dificultosos. Esto es particularmente importante si se salta desde una gran montaña, donde los aterrizajes deben forzarse en terreno irregular, inclinado, con rocas y salientes, o sobre un glaciar.

    Las asociaciones y expertos en este deporte indican una serie de material de seguridad que hay que llevar, aunque está más dirigido a evitar percances en el aterrizaje (como en cualquier salto de paracaidismo), y da por supuesto que el salto ha ido bien.

    Estos son: casco, protectores en rodillas y codos, kit de primeros auxilios y radio o teléfono móvil, y un medidor de altura (para comprobar la distancia hasta el suelo antes de decidirse a saltar).

    Más específico es el tipo de paracaídas, las técnicas de plegado y de mochila, los arneses, etc... Es necesario contar con un paracaídas diseñado y colocado de tal manera que su apertura sea perfecta y muy rápida, ya que no existe el tiempo de reacción ni margen de error. De hecho, cada salto presenta condiciones diferentes y por eso en cada ocasión se utiliza material diferente y distintos modos de plegar el paracaídas.

    En todo caso, por mucha experiencia y buena técnica que se tenga, el salto BASE requiere una condición emocional y mental muy especial que, tal vez, sea más difícil de potenciar y mantener que la forma física o las técnicas de aterrizaje o despegue.

    ¿Quieres ver un salto BASE en directo?

    Pues pásate por Madrid el próximo 16 de septiembre. Por increíble que parezca, el Ayuntamiento de la capital de España ha dado permiso a un especialista para saltar desde una de las dos torres inclinadas que forman la Puerta de Europa (conocida como "Torres KIO") en la Plaza de Castilla, como parte de los actos previstos para Expotural, una feria del turismo activo y los deportes de aventura. El evento, que supone cortar el tráfico en una de las principales arterias de la ciudad promete ser espectacular, aunque muy rápido. La torre tiene una altura de 115 metros, pero se espera que el saltador no abra su paracaídas hasta que lleve un segundo y medio en el aire, lo que ocurrirá cuando esté a 50 metros de suelo. El principal problema es el viento, ya que el salto es muy corto, y el calor del asfalto en la ciudad provoca fuertes corrientes térmicas que podrían llevar a perder el control del paracaídas. Por eso el salto se efectuará a las 11 de la mañana, cuando la calle no esté aún muy "recalentada". El aterrizaje se harán en la misma Plaza de Castilla (será, por lo tanto, un salto hacia el sur).


    Síguenos

    Buscar en el archivo

    Texto a buscar

    Por fecha

      

    Por categorías









    Artículos más recientes

    Suscríbete al Boletín
    Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
    Síguenos
    Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
    Tiendas Barrabes
    Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
    ¿Necesitas ayuda?
    Envíanos tu consulta
    ESCRÍBENOS
    o llama al
    902 14 8000
    o con tu tarifa plana al 974 215 497
    (Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
    España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International