Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | REPORTAJES | 11 de Mayo de 1999

Mujeres alpinistas

Por Arancha Vega Rubio  | 

75 años de intentos al Everest, 24 de éxitos

Foto: www.eolienne.com 
Chantal Mauduit murió en 1998 en un intento al Daulaghiri. Hubiera sido su séptimo ochomil. 

Se podría decir que en 1336 nace el montañismo, aunque como término muy ambiguo. Un día de ese año, Francisco Petrarca -poeta italiano- llegó hasta la cima del Mont Ventoux para observar el paisaje desde arriba e inspirarse para redactar una crónica. Si hacemos memoria, podemos recordar que por aquellos días (s.XIV), la mujer no tenía la cabeza en la montaña, como mucho en la hoguera y cuando la acusaban de ser bruja. Pero los primeros montañeros estrictamente deportivos que aparecen son los ingleses, unos quinientos años más tarde. Eran caballeros ingleses, que debatían sus futuras expediciones en los clubs estrictamente masculinos, o que formaban parte de las gestas militares a la conquista del único mundo que el hombre aún no había visto: las cimas de las montañas. Y la mujer, tampoco estaba en el ejército.

Poco a poco, ese interés por la aventura se contagia a la naturaleza femenina, y en 1924 una francesa realiza el primer intento de equipararse a sus congéneres masculinos. Ese año, Anne Bernard, escribió al "Mount Everest Committee" británico para ofrecer sus servicios en la siguiente expedición que fuera al Everest.

La primera mujer no se llamaba Eva

Foto: Colección Mountain Camera 
Junko Tabei. 

En todas las épocas, y en todos los campos, ha habido mujeres que han luchado contra las condiciones establecidas para lograr sus objetivos. Este es el caso de la japonesa Junko Tabei, la primera mujer que, en 1975 llegó a la cumbre del Everest. Junko había decidido dedicar todo su tiempo libre a la montaña, para ello tuvo que dejar aparte cualquier asunto sentimental. Consiguió reivindicarse como una gran alpinista, y llegó a la cima. Más tarde le ofrecieron liderar una expedición al Everest, como ya se había casado, tuvo que pedir permiso a su marido.

Pero también, en el mundo del alpinismo, años antes de la ascensión de la japonesa, se pueden recoger datos anecdóticos…

Fue en 1950, cuando se tienen noticias de la primera mujer que participó en una expedición. Miss Cowles formaba parte de la expedición liderada por Bill Tilman. Cuando llegaron al Monasterio de Thyangboche, y después de una comida preparada por la señora Cowles, Tilman observó: "Hasta hoy nunca había pensado en las mujeres como parte indispensable del equipaje para un viaje al Himalaya, pero vivir es aprender."

Unos días después de la hazaña de Junko, la tibetana Phantog que ascendía con una expedición china, conseguía el mismo resultado que Junko. Los chinos celebraron su ascenso como un símbolo del coraje revolucionario de las mujeres, infundido por el Gran Proletariado de la Revolución Cultural.

 
Wanda Rutkiewicz. 

Wanda Rutkiewicz, polaca, fue considerada la mejor alpinista del mundo. En 1978 escaló el Everest. Se puso como reto personal conseguir las 14 cumbres. Salió del K2 en 1981, con una pierna rota, pero no fue hasta que escaló el Broad Peak, que dos compañeros suyos tuvieron que bajarla al Campo Base sobre sus espaldas, entonces tuvo que estar un año sin poder escalar. No se dejó asustar por estos accidentes, perseveró y en 1992 subió al Kanchejunga. La última vez que fue vista, a 8.200 metros, estaba vivaqueando y tenía intención de llegar a la cumbre, en solo, al día siguiente. Era su novena montaña.

Lydia Bradey afirmó ser la primera mujer que ascendió sin oxígeno al Everest. Al principio se dudó de su hazaña porque no tenía fotos de la cumbre, además explicó de una manera vaga y confusa su ascensión. La neozelandesa de 28 años subió con una expedición de su país en 1988. A unos cientos de metros de la cumbre se separó de sus compañeros de equipo y siguió a una expedición española. Éstos la dejaron pronto atrás pues iban con oxígeno. La volvieron a encontrar a la vuelta, mientras ella seguía su ascensión, comentaron que parecía ida. Tras unos meses de controversia, al final se la reconoció como la primera mujer que realizó la ascensión en solo y sin oxígeno.

¿Qué me pongo?

Esa es una de las preguntas que más veces se formula una mujer a lo largo de un año. Sólo que en el caso de seleccionar equipo para realizar una expedición, la duda no era de elección. Hasta hace menos de cinco años, no se empezó a fabricar material técnico adecuado a la talla y anatomía femeninas. Y las diferencias se notan.

Foto: www.grivel.com 
Catherine Destivelle, la 1ª mujer que consiguió un 8a, 8a+ en escalada en roca. 

La marca pionera en fabricar material de escalada para mujeres fue Petzl, hará unos cinco años. ¿Qué diferencia existe entre un arnés, o unos pies de gato para hombre o para mujer? Las mujeres suelen tener la cintura más pequeña, y las piernas más anchas en relación con el cinturón. Con los pies de gato se procura hacer las zapatillas más estrechas de puente para que se tenga mayor sensibilidad.

Pero no sólo en ropa o calzado (como fabricar crampones más pequeños) está la novedad. Desde hace dos años aproximadamente, las marcas se han dado cuenta de que en la montaña los hombres no "les llevan los libros" a las mujeres, y que éstas, como cualquier miembro de la expedición, tienen que cargar con sus cosas. Pero ¿dónde? Ya se fabrican mochilas adaptadas a la anatomía femenina, con un cinturón más estrecho y unos tirantes adaptados a la espalda que no chafan el pecho.

Ahora las alpinistas ya pueden dormir tranquilas. Sobre todo si lo hacen en sacos de los que no tienen que portear medio metro más, que no utilizan para nada.

Hoy son más de 40 las mujeres que han conseguido tocar el Techo del mundo. Las que suban a partir de ahora no sólo estarán más preparadas, sino que la ascensión formará parte de una actividad deportiva como otra cualquiera. No irán a hacer de cocineras, ni como exponentes de una revolución cultural ni a demostrar nada. Irán porque les apetece, y además, irán cómodas.


Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International