Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | REPORTAJES | 02 de Noviembre de 2000

Cumbre del Shisha en veintinueve horas

Por Arancha Vega Rubio  | 
- Página 1 de 2 -

Uno de los miembros de la expedición murciana "Tibet 2000" hace la crónica de su viaje al Himalaya, en el que alcanzaron la cima de uno de los gigantes de la tierra en un tiempo récord. una ascensión en estilo totalmente alpino en la que ha habido de todo:

Durante el cálido verano de 1.999 en Murcia va tomando forma en la cabeza de algunos miembros de la expedición la idea de escalar en el Himalaya una de sus grandes montañas, pero ¿qué montaña? La mayoría de los integrantes de la expedición, formada por José Luís Clavel Amo, Isidro Villo Pérez, Manuel Aldeguer Carrillo, José Ruiz Andujar y Manuel García Béjar habíamos estado varias veces en Pakistán y albergábamos deseos de conocer otras zonas, tal vez el Himalaya central: Tíbet ó Nepal. Había que elegir una montaña que no excesivamente alta pues no queríamos dar saltos en nuestra progresión (a excepción de José Luis que ya tiene experiencia en "ochomiles"), pero sin descartar una vertiente difícil, y lo que sí que teníamos claro es que queríamos escalar en estilo alpino.

Tras varias consideraciones, la mayoría optamos por el Shisha Pangma (8.008 m) pues consideramos que la continuidad de su pared sudoeste nos haría ganar altura rápidamente después del periodo de aclimatación. La suerte estaba echada y todos nos pusimos manos a la obra . . . .

 
Uno de los miembros de "Murcia Tibet 2000" ascendiendo a través de la ruta suizo polaca 

Un año después...

...el día 3 de septiembre de 2000, nos encontramos en el aeropuerto de Alicante con un grupo de amigos que han venido a despedirnos. Después de 17 horas de vuelo y varios transbordos en Londres, Dubai y Karachi, aterrizamos en el aeropuerto de Kathmandu, capital del reino de Nepal, que está situada en un hermoso valle al sur de la cordillera del Himalaya, allí nos aguardan nuestros agentes nepalíes que amablemente (siempre con el "Sir" por delante) nos trasladan al hotel y nos solucionan todos los trámites burocráticos.

Tras dos días de agradable estancia en Kathmandu llega la hora de salir hacia las montañas. El trayecto en línea recta hasta Kodari, aldea fronteriza con Tíbet es de unos 80 km y en teoría puede hacerse en el día (como fue nuestro caso), pero los monzones en esta época del año tienen la última palabra. Pasamos la noche en Kodari y al día siguiente cruzamos el puente de la amistad (frontera entre Nepal y Tíbet) hasta Zang-mu, que es la primera aldea tibetana, hoy también tendremos suerte pues nos espera nuestro oficial de enlace al otro lado del puente, y tras pasar el control de visados y comer, nos sube a un todoterreno y salimos hacia Nyalam, a 3.800 m. (aldea en donde comienza la aproximación al Shisha) después de atravesar un puerto que se hace más impresionante bajo la lluvia monzónica.

En Nyalam permanecemos dos días que aprovechamos para hacer dos salidas por unos montes cercanos y empiezan los dolores de cabeza.

El día 10 de septiembre salimos hacia arriba con nuestra caravana de yaks y el día 11 por la tarde llegamos al campo base a 5.200 m. situado al borde de un lago y rodeado de blancas montañas: al noroeste la cuerda que se inicia con el Ice Tooth y termina en el Shisha, en el lado opuesto del valle la línea de montañas vírgenes que trazan la frontera con Nepal y que son frontera también de dos mundos diferentes: el de los verdes y húmedos valles nepalíes y la árida meseta tibetana.

 
Uno de los miembros de "Murcia Tibet 2000" ascendiendo a través de la ruta suizo polaca 

Tras dos días de organización del C.B. y aclimatación "estática", comenzamos la actividad subiendo un monte sin nombre de 5.900 m. situado a la izquierda del Ice Tooth (que tenemos intención de subir a continuación) pero a la bajada, el oficial de enlace nos sorprende con la frase: "One permis, one mountain" de lo contrario "problems" (ya nos habían advertido de la severidad de los chinos y de sus multas) así que pasamos del Ice Tooth y nos dedicamos a portear material y víveres hasta el Camp Castle (campamento situado bajo el Punga Ri) a 5.900 m.

En estos días vivaqueamos al pie de la pared del Nyanang Ri pues tenemos la intención de pasar una noche en un punto de su cresta que destaca por su forma de "U" al que estimamos una cota de 6.800 m. y que tiene una ascensión aparentemente sencilla. Al día siguiente nos levantamos sin prisas y decidimos darle un "tiento", la nieve está demasiado blanda en la base, y a medida que trepamos la pared se va empinando y la nieve sigue igual ó peor, el peligro es cada vez mayor, después de 300 m. nos damos la vuelta. Hay que buscar otro lugar para aclimatar ó mejor esperar unos días para que la nieve mejore. Bajamos al campo base donde pasamos dos días y nos subimos al campo base avanzado para instalarnos definitivamente cerca de la pared del Shisha. El cambio en la atmósfera es patente, el viento ha girado de norte, el frío es mayor y esto mejora el estado de la nieve.

Cambio de planes

 
Shisha Pangma, situado justo en la frontera entre Nepal y Tibet 

Nuestro objetivo inicial es escalar la ruta inglesa (corredor derecho), pero en los últimos días la ruta está "invadida" por una numerosa expedición surcoreana que está equipándola con cuerdas fijas y abasteciendo campamentos con la ayuda de sherpas, los emplazamientos para instalar dos pequeñas tiendas están ocupados y nos planteamos la idea de cambiar de objetivo y meternos en la ruta Polaco-Suiza, abierta en 1.990 por el polaco Kurtyca y los suizos E. Loretan y J. Troillet. Pero antes hemos de terminar nuestra aclimatación y para ello proponemos un trato a los coreanos (con quienes mantenemos buena relación) aprovechando un periodo de dos días en que ellos están descansando en su C.B.A., nosotros subimos a su Campo 1 (situado en la segunda torre) a 6.800 m. utilizando la tienda que allí tienen instalada para pasar la noche, a cambio, nosotros nos comprometemos a instalarles un rollo de 200m. de cuerda fija y les aseguramos que sólo haremos esto para aclimatar porque hemos cambiado nuestro objetivo a la ruta polaco-suiza. Tras consultarlo a su jefe de expedición que está en el C.B., aceptan encantados.

Al día siguiente subimos 1.000 m. de desnivel en apenas 3,30 horas, estamos en el C-1 (coreano) donde pasamos el resto del día descansando, bebiendo y comiendo. El ambiente es super aéreo, la noche la pasamos apretados dispuestos como las sardinas en lata. Durante la mañana siguiente instalamos el rollo de cuerda fija y por la tarde nos bajamos a nuestro C.B.A. dando por terminado el periodo de aclimatación.


Página 1 de 2  -   1 |  2 | Siguiente »
Síguenos

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Artículos más recientes

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International