Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | REPORTAJES | 25 de Diciembre de 2000

Los glaciares, un fenómeno geológico que desaparece

Por Arancha Vega Rubio  | 

Tienen un millón de años de antigüedad, pero algunos de ellos parecen estar inexorablemente destinados a desaparecer.

 

Los glaciares han constituido durante mucho tiempo lugares malditos y temidos. Con sus superficies traicioneras y amenazantes, aparecían como sempiternas fuentes de peligros para los habitantes de los valles limítrofes. No fue hasta el Siglo de las Luces que se empezó a investigar sus orígenes, causas y desarrollo. En la actualidad, los glaciares se alzan como fenomenales laboratorios naturales para cientos de investigadores y glaciólogos.

El crecimiento o retroceso de un glaciar depende del equilibrio entre la cantidad de nieve caída y la que se funde, es decir, la cantidad de nieve que se asienta en la cuenca de alimentación por un lado, y la cantidad de hielo que se funde o desplaza lejos de la zona de fusión por otro. Si la temperatura media baja considerablemente, el glaciar aumentará, pero si por el contrario la temperatura sube el glaciar retrocede llegando incluso a desaparecer si no es alimentado durante mucho tiempo. Hoy en día, y en algunos puntos de la Tierra, ese equilibrio se ha roto.

El glaciar se alimenta tanto de las avalanchas que descienden por las paredes del circo, como del hielo y las lluvias esporádicas, mientras que la fuerzas de fusión actúan paralelamente: desprendimiento de bloques de hielo que son arrastrados por el torrente subglacial, fusión del hielo...procesos que sucederán mucho más rápido cuanto mayor sea la temperatura.

Ante la cuestión de porqué los glaciares alpinos están sufriendo un vertiginoso retroceso, la tendencia general hasta la fecha ha sido culpar al calentamiento global que sufre la Tierra causado por la emanación de gases contaminantes. Pero los científicos, prudentes, afirman que este retroceso entra dentro del orden de los cambios provocados por la naturaleza. Según el investigador francés M. Reynaud, los glaciares alpinos sufrieron, durante los años 20 y 40, hasta tres fuertes regresiones, antes de volver a aumentar de nuevo a principios de los años 80.

 

DIFERENTES SITUACIONES EN DIFERENTES PARTES DEL MUNDO

El último periodo de grandes glaciaciones se remonta a la era cuaternaria, hace algo menos de un millón de años -tan sólo un lapsus de tiempo si hablamos de historia geológica- . Afectó a Europa, Asia y América, y alternó periodos de glaciación mínima o inexistente, comparables con lo que nos encontramos en la actualidad.

Mientras que los glaciares de los Alpes retroceden, en sus vecinos escandinavos se puede apreciar un creciente aumento. Los glaciares bolivianos, colombianos, ecuatorianos o peruanos están en retroceso, mientras que otros glaciares del continente americano, aumentan.

Glaciar de Sarennes, (Ìseres, Francia)

Atravesando el mar de nubes se eleva el teleférico sobre las cumbres inmaculadas del macizo de Grandes-Rousses. Los esquiadores que comienzan el descenso por la pista negra de la estación de Alpe-H´uez, disfrutando de la gran cantidad de nieve recién caída no pueden ni imaginarse que, bajo sus tablas, el glaciar se está derritiendo inexorablemente. El glaciar de Sarennes, reliquia de la última extensión glaciar sucedida entre los años 1550 y 1820 -los historiadores la llaman "la pequeña edad de hielo" - ocupa un circo en forma de concha marina que se extiende entre los 2.800 y los 3.200 metros de altitud. Para los científicos, representa un magnífico terreno de estudio, ya que , situado en latitud de 45º, representa perfectamente las variaciones en las formaciones glaciares provocadas por los cambios de temperatura. Por su especial situación en el macizo, su nivel aumenta los meses de invierno, debido a las precipitaciones de nieve y disminuye en verano, con el deshielo.

 

Este lugar especial ha sido estudiado cada verano por numerosas generaciones de glaciólogos: ya en 1891 el príncipe Roland Bonaparte, sobrino de Napoleón III y -naturalista a ratos- observó cómo el frente glaciar cambiaba con cada estación.

En 1905 y 1906 fue objeto de estudio entre jóvenes universitarios de Grenoble, y, tras la Segunda Guerra Mundial, la Administración de Aguas y Bosques efectuaba controles de medición anuales -datos valiosísimos en la actualidad- del glaciar. Transformado en laboratorio natural, ha sido estudiado en todas las estaciones y periodos posibles; además, un telenivómetro, una estación meteorológica y una cabaña-laboratorio completan el "instrumental" que se puede encontrar en la montaña. Los resultados de estas investigaciones son inapelables: desde principios de siglo, el glaciar se ha ido reduciendo a la mitad, perdiendo hasta un 80 % de su volumen, "de seguir así, en treinta años no quedará ni rastro" concluyen los científicos.

De esas mismas investigaciones se desprenden datos como que, cada quince años, la regresión se acentúa, y es que los glaciares tienen una dinámica interior, una especie de "vida interna" que está en función de la nieve caída, de la que se funde y de la temperatura.

 

LA AMENAZA DEL DESHIELO

El retroceso de los glaciares alpinos se ha convertido en una potencial amenaza no sólo para la industria turística invernal, la producción hidroeléctrica o para los recursos de agua potable en ciertos valles. Además, aumenta considerablemente los riesgos asociados a los movimientos de sus enormes masas -hasta una centena de catástrofes se han registrado en el transcurso de los dos últimos siglos-. Los accidentes más frecuentes han sido debidos a los desprendimientos de seracs -enormes trozos de hielo glaciar desprendido- o a las rupturas de la lengua glaciar, como aquella que, en 1965, provocó 88 muertos en un complejo turístico de montaña en Matmark, Suiza, enterrados bajo un millón de metros cúbicos de hielo. El "vaciado" de un lago glaciar puede ser igualmente mortífero, como el ocurrido en la localidad suiza de Gietro que, en 1818, ocasionó más de 50 víctimas. Otra de las catástrofes naturales relacionadas con el movimiento glaciar son las provocadas por las bolsas de agua que se forman sobre el hielo y lo agrietan brutalmente: en 1892, en el valle de Saint-Gervais, 200 personas murieron aplastados bajo 200.000 metros cúbicos de materiales procedentes del glaciar de Tête -Rousse.

VIDA RECIENTE DE LOS GLACIARES:

  • de 1.200 a 1.300: "siglo medieval helado"
  • de 1.300 a 1.600: retroceso general de los glaciares
  • de 1.600 a 1.850: "pequeña edad helada"
  • de 1.930 a 1.970: retroceso lento, y más tarde, rápido
  • en la actualidad, parece que el proceso se ha invertido
  • El glaciar avanza sin cesar a medida que los bloques de hielo en equilibrio, situados en la zona baja, se desprenden poco a poco, tanto de día como de noche, en invierno y en verano. Por tanto estos desprendimientos de séracs, que tanto peligro representan para los alpinistas que recorren ciertas zonas del glaciar, no se deben sólo a las variaciones de las temperaturas, por lo que resultan completamente imprevisibles.

    Clasificación de los glaciares:

  • Glaciares de valle: son los que presentan unas características más marcadas. Se componen de una cuenca de recepción (circo) y una lengua glacial que discurre a lo largo del valle. A esta categoría pertenecen los numerosos glaciares de los Alpes y el Himalaya (mer de Glace en Francia, glaciar de Alesh en Suiza, glaciar del Lhotse en Nepal)
  • Glaciares de bonete: ocupan las cimas poco accidentadas cubriéndolas con una capa de hielo abombado (glaciar Vatna-Joküll en Islandia, glaciar del Monte Rainer en Estados Unidos)
  • Glaciares de circo: también llamados glaciares en suspensión, se componen únicamente del circo de alimentación.
  • Inlandsis: vastas cúpulas de las regiones polares

  • Artículos relacionados


    Síguenos

    Buscar en el archivo

    Texto a buscar

    Por fecha

      

    Por categorías









    Artículos más recientes

    Suscríbete al Boletín
    Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
    Síguenos
    Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
    Tiendas Barrabes
    Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
    ¿Necesitas ayuda?
    Envíanos tu consulta
    ESCRÍBENOS
    o llama al
    902 14 8000
    o con tu tarifa plana al 974 215 497
    (Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
    España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International