Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 07 de Junio de 2017

Proyecto tresmiles: nomenclatura oficial de los 160 tresmiles del Pirineo aragonés

JChueca/Barrabes
Propuesta de lista para nombrar oficialmente 150 tresmiles del Pirineo aragonés

“La toponimia pirenaica siempre ha sido conflictiva, especialmente en lo referente al Pirineo aragonés.

A diferencia del Pirineo navarro, catalán, o francés, los primeros montañeros y topógrafos “deportivos” que visitaron los tresmiles aragoneses no procedían del mismo territorio, por lo que en muchos casos cambiaron el nombre de las cimas, en algunas ocasiones castellanizándolo de forma fonética -y a veces, semántica-, en otras anteponiendo el nombre francés al del lugar, o incluso, directamente, re-bautizando montañas con nombre consolidado con nuevas denominaciones que no respetaban la cultura y lengua en la que estas montañas se integran.

Posteriormente, las polémicas volvieron con los renombres y bautizos de picos de Jean Buysse y el equipo de los tresmiles.”


Hace unos meses informábamos sobre el Proyecto Tresmiles, llevado a cabo por la Comisión Asesora de Toponimia de Aragón, creada en 2016, con el objetivo, en palabras de José Luis Soro, Consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, de “fijar unos nombres oficiales acordes con la toponimia aragonesa, la tradición genuina y evitando deformaciones, invenciones o malas traducciones que están generando listas y mapas erróneos”.

El Consejero también afirma que “cada topónimo atesora las vivencias y recuerdos de toda una comunidad. Por eso, la toponimia es un riquísimo patrimonio cultural inmaterial que forma parte de las raíces más profundas de nuestra identidad como pueblo”.

La semana pasada, el Consejo Cartográfico de Aragón aprobó por unanimidad los nombres oficiales de los 160 tresmiles propuestos por la Comisión Asesora de Toponimia y, finalmente, esta misma mañana el Consejo de Gobierno ha tomado conocimiento de estas denominaciones, que se incorporan al Nomenclátor Geográfico de Aragón, que recoge todos los topónimos oficiales aragoneses georreferenciados.

Como puede verse, se han respetado los nombres que ya pueden considerarse como tradicionales tras un siglo debido al uso; es el caso de Monte Perdido, Picos del Infierno, y bastantes otros, que oficialmente tendrán doble denominación (tradicional e impuesta). De esta manera se evitan confusiones, se respeta el uso montañero de años, y se consigue que el nombre local no se pierda. Se han respetado las nuevas denominaciones en picos (secundarios en su mayoría) que no tenían un nombre local tradicional.

El Instituto Geográfico de Aragón ha preparado un mapa con los nombres oficiales de los picos, distribuidos en ocho zonas. Las denominaciones incluidas en el Nomenclátor son de uso obligado en la cartografía oficial elaborada o informada por el Instituto Geográfico de Aragón y por el resto de administraciones aragonesas.

En este enlace podéis descargaros el mapa con la nomenclatura oficial de los tresmiles del Pirineo Aragonés:
www.barrabes.com/downloads/documento_nomenclatura_3000.pdf


Nomenclatura oficial de los 160 tresmiles aragoneses
Cambios y nuevas denominaciones


En este proyecto se han suprimido bautizos realizados por las primeras cartografías francesas, eliminando nombres como el Soum de Ramond, una montaña que se dedicó a Ramond de Carbonnières, pirineista del siglo XIX, obviando que ya tenía un nombre propio tradicional, Pico d’Añisclo.

También, el Pico Beraldi, la Aguja Jean Garnier, el Pico Lebondidier, el Pico Cordier, la Punta Oliveras o el Pico de Margalide que hacen referencia también a nombres de pirineistas, recuperan sus nombres tradicionales: Tuca de Bagüeñola, Agulla de Crabiòles, Tuca d’el Morro de Cregüeña, Tuca d’el Cabo de la Tartèra, Tuqueta de la Crus y Tuca d’el Cabo de Barrancs.

Del mismo modo, el Pico de Russell, la Punta de Russell y la Aguja de Russell se llamarán oficialmente Tuca d’el Cap de la Vall, Cap de la Tartereta y Agulla de la Solaneta.

Se ha optado por conservar los nombres de pirineistas en otros picos en los que no constaba una denominación tradicional conocida. Es el caso de la Agulla de Ussell, la Punta d’Astorg, la Agulla d’Haurillon, la Agulla de Juncadella, la Agulla de Franqueville, o la Agulla d’Argarot.

En otros casos, se ha conservado la referencia a los pirineistas, pero priorizando la denominación aragonesa. Es el caso de O Casterillet/Torre de Cardier o de la Forqueta de Llosás/Agulla de Tchihatcheff.

En el caso de la Tuca de Rabadá y la Tuca de Navarro, que no tenían denominación en la cartografía oficial y tampoco existía versión tradicional conocida, se mantienen los nombres de los dos grandes alpinistas aragoneses.

Y, del mismo modo, se conserva el nombre de dos guías benasqueses en la Tuca de Mur y la Tuca de Sayó, que no contaban tampoco con denominaciones tradicionales. En el caso del Pico Abadías, otro guía benasqués, se combina con su nombre tradicional: Tuca d’Abadías/Roca de Cregüeña.

También procedía de las primeras cartografías francesas el nombre de Monte Perdido, traducción al castellano del francés Mont Perdu, nombre con el que se bautizó a la cumbre más alta de las Treserols. No obstante, en casos como este, en la Comisión se ha decantado por aceptar también una denominación que, aunque foránea, goza de gran tradición. Su nombre oficial será Punta de Treserols/Monte Perdido.

También se mantiene, por tener cierta tradición, el nombre de Cilindro de Marboré, pero combinado con el nombre tradicional aragonés: Mallo de Marmorés/Cilindro de Marboré.

Con ese mismo criterio, se mantiene el nombre de Infiernos, en realidad inventado por el Conde Russell, pero combinado con los nombres tradicionales aragoneses: Punda Garmo Blanco, Punda Alta de Pondiellos y Punda dera Nevera.

Se han eliminado topónimos inventados por algunas publicaciones en las que, incluso, se recurrió al nombre de sus autores para rebautizar montañas que ya disponían de una denominación tradicional. De este modo, el Pico de Baudrimont o el de Marcos Feliu recuperan su nombres auténticos: Mallo de Tormosa y Punta de l’Ibón Chico, respectivamente.

Desaparecen también nombres inventados, como el Pico de los Veteranos, que recibe ahora un nombre compuesto: Pico de la Montañeta/Tuca d’els Chiminucs.

Por su parte, el Pico Anónimo pasa a recibir a recibir el nombre de Punda dera Breca y El Dedo se llamará Mallet dero Portiello.

Se recuperan nombres de los tresmiles que, hasta ahora, no tenían denominación en la cartografía oficial. Es el caso, entre muchos otros, del Garmo de Pondiellos y el Garmo Negro deras Argualas; el Garmo deros Musarez y los Tetons dera Labaza; el Cabieto dero Baziero y el Tozalón dera Nieu; el Pico de l’Almunia Chica; la Punta Culfreda d’el Medio y la Punta de la Pez; la Tuca de la Collada de la Paúl y la Tuqueta Roya; la Tuca d’el Puerto de Puixebres y la Tuca d’el Cabo d’els Arenals; o la Agulla de la Brecha de Llosás y el Cap de Ixalenques.

En total, 61 de los tresmiles (casi el 40%) no tenían hasta ahora ninguna denominación en la cartografía oficial.

En las cumbres fronterizas con Occitania, se ha hecho prevalecer la versión local aragonesa frente a la oficial de la cartografía francesa. Con este criterio desaparecen, por ejemplo, denominaciones como el Pico Schrader en favor de la tradicional Punta de Bachimala.

En el caso de la Punda de Comachibosa/Viñamala, se ha optado por el empleo de nombre tradicional aragonés seguido de la versión occitana castellanizada, que figura en el nombre de la Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala.

También se ha mantenido el nombre tradicional aragonés seguido de la versión francesa en nombres compuestos como el Pico Moros/Balaitús, en la Punda Negra/Tallón, en la Punda dero Corral Ziego/El Casco o en la Punda dero Faixón/Torre de Marboré.

Se han depurado malas traducciones, como la que transformaba la versión francesa de Pic de l’Épaule en Pico de la Espalda, al que se le ha dado, como nombre oficial, el tradicional de Punda dero Espaldador.

Y, en el caso de los Picos de la Cascada se ha suprimido esa denominación y recuperado únicamente la tradicional aragonesa por un motivo evidente: la cascada no es visible en absoluto desde Aragón. Los nombres oficiales de los anteriores Picos de la Cascada son Punda dera Ula, Repunda deras Bruixas y Punda deras Crepas.

El pico más alto: el nombre oficial del Aneto será Tuca d’Aneto.

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
1 comentario

1. EDUARDO SANCHEZ ABELLA - 22 Jun 2017, 10:45
Al final explotó el Juntazo/Chuntazo. Los chicos de la CHA han montado un caos/chaos toponímico de carácter nacionalista descomunal. En realidad es corrupción política de bajo nivel, no como la que se practica en otras CCAA. Los votos se pagan tarde o temprano. Mis conclusiones ahora carecen de importancia, las haré públicas en su momento y por los medios habituales para mis lectores y seguidores. Lean “La Toponymie” de Marcellin Berot (ISBN 2.84113.736.8) del PNP como ejemplo (si procede) de como se hacen estos menesteres. Muchas gracias por su atención y un saludo.

Informar de comentario ofensivo
Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International