Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 23 de Octubre de 2007

Nueva aventura alpina de Josune en el Pilar d´Angle

Josune y Rikar continúan con su apuesta alpina al encadenar la Cechinel-Nomine de la dura pared del Pilar d´Angle. Un actividad desarrollada en 24 horas y formando parte de una muy buena cordada: Rikar Otegi, Manu Córdova (que está que se sale) y Eduardo González. Regreso a las clásicas

De noche, rápido y solos. Como los pioneros. Josune Bereziartu vuelve a apostar por las clásicas vías de la escalada. En esta ocasión la Cechinel-Nomine de la dura pared del Pilar d´Angle en el corazón del Mont Blanc. Una aventura que les ha llevado a recuperar los valores de la escalada originaria, “cuando todo era montaña”. “Ha sido una escalada muy dura en la que no sólo escalas largos difíciles, sino en los que también hay hielo y toca caminar duro. Una gozada. Demasiadas sensaciones en tan poco tiempo. Una gozada”, insiste Josune ya en casa. “Más allá de los 900 metros de exposición de la escalada o los 90 º de hielo, la fuerza de esta actividad ha sido el conjunto: la cantidad de horas que hemos caminado, el frío, la nieve, las vistas… una gran satisfacción”, añade Rikar todavía con sueño atrasado.

El viaje relámpago comenzó el pasado viernes, 12 de octubre, cuando Josune y Rikar pusieron rumbo a Chamonix. Por el camino recogieron a Manu Córdoba y ya en el destino se unió Edu González, “quien no paraba de llamar y de tentarnos para que aprovecháramos el buen tiempo”. Desde allí partieron al teleférico de la Aiguille Du Midi para extender los sacos a las cuatro de la tarde en el vivac de la Fourche, encima de la pared de cien metros.“Estaba lleno de gente, nosotros intentamos dormir unas horas para realizar de madrugada la escalada”, señala Josune todavía emocionada. “Pisar por los lugares en los que han estado los pioneros del alpinismo a los que tantas horas has dedicado y de los que tanto has leído es emocionante”, explica.

Y no es para menos. A las 00.00 horas emprendían los cuatro escaladores la marcha para rapelar hasta el pie de la vía. Primero desde la barandilla del refugio hasta el glaciar. Después al Moore donde otros tres rápeles les situó en la Brenva. “Es un lugar muy peligroso: escupe mucha roca. Era de noche y corrimos todo lo que pudimos”.

Habían llegado a la base. Empezaba la subida turnándose en largos de 120 metros. “Aunque subíamos alumbrados por las frontales pasamos muy bien este difícil tramo vertical de hielo (en libre) que nos llevaba a una goulotte preciosa y bastante vertical. Unos largos más nos transportaron a donde Boivin y Vallencant, en los setenta, abrieron una variante lógica hacia la derecha que conectaba de una manera más directa las goulottes finales de la vía. Allí encontramos una travesía mixta delicada y otro tramo de hielo duro y negro mas delicado aún, que nos dejaron en la parte alta antes de acceder al ultimo nevero de 200 metros donde acaba la vía, ¡pero no la ascensión!”, relata. Una escalada dura y técnica que Josune ya había probado este verano en Ordesa y a la que dedica ahora todos sus entrenamientos. “Ha sido como volver a empezar de nuevo, cuántas emociones nuevas”.

La vía marcaba A1 por roca y 90º por el hielo. Doce horas después habían ascendido 900 metros de pared y les quedaban otras 12 de alpinismo. Al sol les esperaban, con el Pilar del Freney justo enfrente, Manu y Eduardo. “La fina y expuesta arista nos resultó más dura de lo esperado, hielo negro a veces y muy descuartizado otras, tapizado con nieve... en fin, más complicado de lo que pensamos todos. Hacia las 20:00 horas, ya de noche, sin proponérnoslo, siguiendo una huella para encontrar la bajada, ¡llegamos a la cima del Mont Blanc! No lo teníamos previsto, ¡pero es la guinda a la ascensión!. Otra vez nuestros amigos se adelantaron (íbamos ya rotos) y la idea era bajar hacia Cósmicos pues el tren cremallera de la vía normal del Mont Blanc, en el nido de águilas, estaba cerrado”, relata la escaladora vasca.

En Vallot dieron por terminada la aventura, cuando ya solo les quedaba fuerzas para derretir hielo y tomarse una infusión. Eso sí, todavía tenían que caminar 3.000 metros de desnivel hasta el autobús que les llevara a Chamonix y donde brindaron por la escalada.


Impresionante vía en el Pilar d'Angle



Rikar Otegi
Muro a 90º
Rikar Otegi
Refugio Vallot
Rikar Otegi
Último largo
Rikar Otegi
Manu
Rikar Otegi
Arista final
Rikar Otegi
Arista Peuterey
Rikar Otegi
Descanso
Redacción Barrabes.com
El Pilar

Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.

Artículos relacionados

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International