Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 22 de Noviembre de 2007

Mick Fowler: ¿Qué problema hay si algo no se puede escalar?

El festival de cine de Torelló, con el patrocinio de la FEDME, puso a charlar juntos a Krzysztof Wielicki, Profit, Fowler, Marko Prezelj, Simón Elías y Ferrán Latorre. Como no podía ser menos ante este grupo, los resultados fueron muy interesantes. Se habló sobre la ética, el futuro, las nuevas generaciones, el verdadero concepto del alpinismo de dificultad y la cultura alpinística….

El Festival de cine de Torelló y la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME), organizaron el pasado sábado una mesa redonda interesantísima en la biblioteca de Dos Rius de Torelló, dedicada a la evolución de alpinismo en los últimos 25 años y los nuevos retos que plantea.

La sala se quedó pequeña, la expectación era muy grande, y no era para menos. Delante tenían a 6 alpinistas de excepción representantes de diferentes modelos o formas de entender el alpinismo. Krzysztof Wielicki, Christophe Profit, Mick Fowler, Marko Prezelj y Simón Elías se turnaron la palabra en un distendido coloquio hábilmente moderado por Ferran Latorre.

Las más de dos horas que duró la mesa redonda sirvieron para hablar sobre cómo la misma evolución social, ha influenciado en el alpinismo, pudiendo hablar ahora de un “alpinismo global”, lejos de las diferentes concepciones alpinísticas que habían marcado épocas anteriores. En cuanto al futuro del alpinismo, se señaló que ha de estar lejos de las prohibiciones, apostando por un compromiso ético personal en el que prevalezca la superación de los límites con esfuerzo, dedicación, sin uso de elementos artificiales.

Desgranamos a continuación uno a uno los puntos tratados, que dejaron grandes frases de los ponentes.

¿Existe una ética alpinística?

Después de unas breves palabras de director del Festival, Joan Salaric, en las que agradecía el patrocinio de la mesa redonda por parte de la FEDME, se iniciaba el debate entrando ya de primeras en un tema complicado: la ética alpinística.

La respuesta a esta primera pregunta estaba, como señaló Latorre en su presentación, en cada uno de los ponentes que representan una forma diferente de aplicar una misma concepción ética del alpinismo: aquella que defiende el compromiso personal, la superación de límites con el propio esfuerzo, sin usar nada artificial, aplicando lo aprendido en las primeras escaladas a Alpes, Himalaya…

El más “duro” fue Fowler, representante del modelo británico que defendió el estilo más purista del alpinismo. Fowler explicó como el origen de este modelo está en el hecho que “en Gran Bretaña la tradición se basaba en escalar montañas bajas lo que nos obligaba a usar un estilo muy purista, de arriba a bajo sin usar nada artificial”, para acabar sentenciando que “Le das una opción a la montaña y si no la puedes escalar que lo haga otro”.

Palabras con las que los demás ponentes estuvieron de acuerdo, especialmente el francés Profit, que defendió el compromiso con la dificultad, con lo que en los Alpes “inauguramos la faceta competitiva del alpinismo”.

Una manera de hacer alpinismo que para Elías, el más joven de los ponentes y nexo de unión con la siguiente generación, no se perderá porque “hemos asumido una herencia en la que todavía se defendía a muerte el estilo por encima del objetivo”.

“No a la prohibición, sí a la información”

Esta frase de Simón Elías resume el que fue el segundo tema de debate, derivado del anterior, la necesidad de establecer límites en el alpinismo en temas como el uso del oxígeno, o bolts (“¿Poner bolts o no?... Dan mucho trabajo… mejor no ponerlos ¡es muy aburrido!” Sentenciaba con humor Elías).

Aquí todos los ponentes estuvieron de acuerdo en lo innecesario de una normativa, para no desvirtuar el alpinismo “nunca ha habido una normativa, todos los escaladores son muy anárquicos y me gustaría que se mantuviese el alpinismo como lo encontramos”, opinión de Fowler que rápidamente se encargaba de apoyar Prezelj “no creo que se tengan que apoyar las prohibiciones, es una actividad libre”, y Wielichi “como actividad libre si se quiere escalar en un estilo pesado que se haga, pero siempre reconociéndolo y respetando el medio ambiente”.

Prohibiciones que no deberían llegar aunque en algunos casos sea para mal. Por ejemplo en las expediciones comerciales que, según los ponentes no interfieren en la auténtica actividad alpinística: “¿Qué hay exceso de gente? Al Himalaya puedes ir en invierno y no hay nadie” apuntaba Wielichi. O para evitar que se patrocinen actividades “ya superadas” que no se corresponden al alto nivel. Se señaló la formación y la información son la vía para conseguir que la gente aprenda a valorar una actividad de alto nivel, todos exigieron el autocompromiso del alpinista por hacer las cosas sin “trampas”, sin la necesidad de poner límites para que la sociedad pueda valorar.

Punto que acabó conduciendo de nuevo al compromiso ético del alpinista que según Fowler “no debe que alterar la montaña. Hay que aceptar que hemos llegado al límite, lo principal es la honradez, para no destruir la actitud ética. ¿Qué problema hay si algo no se puede escalar?”.

La juventud y el nuevo alpinismo

El futuro del alpinismo centró los últimos minutos del debate, en los que todos se mostraron muy esperanzados con el futuro de los jóvenes alpinistas para los que según Prezelj “está todo abierto y hay muchas posibilidades”, y a los que lanzó un consejo: “los jóvenes han de ir poco a poco. En el alpinismo necesitas 10 años para descubrir que es lo que no puedes escalar, luego otros 10 para decidir qué es lo que puedo escalar y cómo voy a hacerlo”.

Aunque se señaló la evidencia de que cada vez son menos los jóvenes que quieren practicar el alpinismo “Hay más gente que quiere hacer boulder, porque te pone cachas, el alpinismo no es tan in, pero sigue teniendo filón” (Simón Elías). Todos se mostraron de acuerdo en que la evolución del alpinismo que con los años se ha segmentado en varias actividades, ha creado en los jóvenes “una nueva concepción del alpinismo”, en palabras de Profit, “que les lleva a ser personas muy punteras en las especialidades”. “Al potenciar el alpinismo deportivo, está cambiando el deporte, van a ser simpáticos como nosotros, pero también grandes atletas”, afirmaba Simón Elías que, como director del Equipo de Jóvenes Alpinistas, es un gran conocedor de esta realidad.

Fuente: www.fedme.es


De izquierda a derecha: Elías, Wielicki, Latorre, Profit, Fowler, Prezelj

Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.

Artículos relacionados

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International