Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 12 de Marzo de 2008

Carlos Pauner, al Dhaula y al Everest, sin oxígeno, esta primavera

Más noticias sobre las expediciones que parten hacia el Himalaya. Carlos Pauner, junto a Javier Pérez y Marta Alejandre, parte en breve hacia Katmandú, para intentar hacer doblete esta primavera. Primero se dirigirán al Dhaulagiri, y de allí, aprovechando la aclimatación, intentarán posteriormente un ataque rápido al Everest por la sur, sin oxígeno, en la segunda quincena de Mayo

Carlos Pauner vuelve al Himalaya esta primavera para intentar conseguir los que serían su octavo y noveno ochomil, el Dhaulagiri y el Everest. Le acompañan la joven aragonesa Marta Alejandre, que ya estuvo con él el año pasado en el Broad Peak, y Javier Pérez, viejo compañero de expediciones de Carlos.

El día 24 parten para Katmandú, y esperan poder comenzar los 6 días de aproximación hacia el Dhaula el 28, estando en el campo base a principios de abril. Esta montaña tiene un especial componente emocional para Carlos, ya que allí han desaparecido en los últimos años 3 amigos suyos: los aragoneses Pepe Garcés y Santiago Sagaste, y el navarro Ricardo Valencia.

Carlos califica esta montaña de “arisca y bronca”, con zonas bastante expuestas y peligrosas, principal característica del pico, en las que hay que tener las cosas muy claras. De hecho, el mismo Carlos, junto a Ricardo Valencia, estuvo en 2.006 en esta montaña, y decidieron darse la vuelta a 8.000 metros debido al riesgo que representaba el cruce de una zona especialmente conflictiva. Cumpliendo los plazos, tienen unos 40 días para aclimatar y realizar los intentos a cima.

Aprovechando la aclimatación, desde allí irán al Everest por la sur, adonde tienen previsto llegar sobre el 15 de mayo. Es tarde, pero ya que no tienen que aclimatar, y que realizarán una ascensión, digamos, “semialpina”, rápida, esperan poder alcanzar la cima, sin oxígeno, en unas dos semanas. Tampoco tienen más tiempo, porque por esas fechas comenzará a entrar el monzón, dando por finalizada la temporada.

Además de la peligrosidad del Dhaula, y la altura extrema en el Everest, para Carlos uno de los problemas principales es el cambio de pico. Según él, cuando uno baja de un ochomil, después de 40 días de campo base y ataques, sólo se piensa en volver a casa, con la sensación de relax que se tiene por el deber cumplido. Psicológicamente es muy duro motivarse para, en lugar de eso, ir directamente a otro ochomil. El año pasado ya sintieron esa sensación cuando, tras alcanzar la cima del Broad Peak, trasladaron su campamento al GII, con la intención de enlazarlos.

Tampoco es sencilla la logística. A veces no nos damos cuenta de la inmensidad del Himalaya. Parece que en Nepal todo está cerca. Pero no es así: entre el Dhaula y el Everest hay casi 1.000 kilómetros, por lo que el traslado de material no es sencillo. “La aproximación al campo base del Everest la haremos en helicóptero. Estaremos aclimatados, así que no necesitaremos el trekking de aproximación.”

Carlos nunca se ha planteado el ascender al Everest con oxígeno. De hecho, éste será su tercer intento, y en ninguno de los anteriores lo ha empleado. “El uso de oxígeno pudo tener sentido para los pioneros, entonces ni siquiera se sabía si realmente un organismo podía estar sin él a casi 9.000 metros. Pero en el alpinismo del siglo XXI, carece de sentido. No todos pueden ascender sin oxígeno, de hecho, no sé si yo podré. Con oxígeno ya sé que puedo alcanzar la cima. Sin oxígeno, ya lo veremos. Pero no voy a utilizarlo.”

Uno de los problemas con los que se pueden encontrar es con que la cima del Dhaula esté muy cerca, pero que el realizarla les haga perder unos días preciosos que necesitarían en el Everest. Según Carlos, es una decisión muy difícil en la que esperan no encontrarse: ¿priorizamos el Everest, o realizamos un intento más al Dhaulagiri, aunque con ello perdamos las opciones del Everest? Decisión muy difícil, la de abandonar una montaña tras 40 días peleándote con ella, cuando estás muy cerca, para no perder las opciones en otra. Sin embargo, tienen 40 días para la primera montaña, así que esperan no verse en el trance de tener que tomar esta decisión.

Mientras que Carlos y Javier son veteranos en esto de las expediciones, para Marta será su segunda expedición. El año pasado alcanzó el collado en el Broad Peak, pero el fuerte viento le hizo dar la vuelta. Según ella, “este año ya sé adonde voy. Ya sé el puntito de más que hay que dar en estas montañas. Ésta es la principal diferencia con el año pasado.”

Les deseamos mucha suerte en estos dos meses que van a permanecer en altura.


Carlos, en el Everest, en su anterior intento sin oxígeno

Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.

Artículos relacionados

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International