Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 07 de Mayo de 2008

Iñaki Ochoa y Horia salen a por la cima del Annapurna

Ya han terminado de abrir la nueva variante en la impresionante pared sur del Annapurna, hasta la arista, justo entre la ruta polaca y la de Tomaz Humar. Así que ahora salen para cima, adonde esperan llegar en 4 días desde el campo base ¡¡Mucha suerte para ambos!!

Iñaki Ochoa, finalmente, ha hecho cordada con el rumano Horia, mientras que parece que Don Bowie va con un ruso. Iñaki y Horia han conseguido abrir una nueva variante/ruta en al pared sur del Annapurna. Tenemos que recordar una vez más, aunque nos llaméis pesados, que están en la montaña solos, sin sherpas de altura, y abriendo ruta por la pared.

La pared termina en la arista, a un poco más de 7.000 metros. Desde ahí, el terreno es delicado, como siempre ocurre en este pico, pero la gran dificultad de la muralla está salvada. Así que ahora, tras conseguir alcanzar la arista y descender al campo base a descansar unos días, salen para arriba en su primer intento de cima. Hoy miércoles esperan alcanzar el campo 2, a 6.200 metros. Mañana el 3, a 6.900, para desde allí, una vez superada la pared, avanzar lo más que puedan por la arista durante el viernes. De esta forma, el sábado sería el intento de cumbre.

Os dejamos con la última crónica de Iñaki, publicada en su página www.navarra8000.com. Es de hace unos días, justo después de descender a descansar al base. Si todas las crónicas de Iñaki son bonitas, esta nos gusta especialmente, sobre todo en la parte final en la que nos da unos consejos muy recomendables:

Los demonios de la civilización

Esperamos y miramos al cielo. En cuanto el pronóstico del tiempo sea favorable, saldremos en busca de la cima del Annapurna, lugar mágico donde de nuevo nuestros sueños serán destruidos sin compasión. Nuestros cuerpos, por su parte, se han declarado preparados para lo que se les viene encima sin remedio, aclimatados a la altura inhumana de este gigante de nuestros deseos más… públicos El proceso de aclimatación a la altitud, que acabamos ahora de finalizar, es siempre una fase ingrata, dura e inevitablemente más larga de lo deseado. Pero me imagino que una vez más nos lo hemos ganado a pulso, tras un mes de estancia en el campo base e innumerables viajes arriba y abajo, cargados como mulos. Les recuerdo, no usamos porteadores de altura, nadie ha de jugarse el bigote por nuestra gloria o a cambio de nuestro vil metal. Sin duda esta es una de las expediciones en las que más he trabajado desde un punto de vista físico, pero ésta es la forja donde se templa el acero que luego nos ha de permitir cabalgar esas aristas colgadas del cielo. El hierro gime y se queja, dice el poeta, pero después se convierte en martillo y en espada. Nos encontramos con buena salud, contentos y motivados, y con el mismo equilibrio espiritual de un gurú, si es que ello es posible, rodeados de uno de los escenarios más hermosos que sea posible encontrar en este planeta.

El pasado día 21 de abril Horia y yo escalamos hasta los 6.500 metros por la ruta polaca de la cara sur (Kukuczcka-Hajzer, 1988). Subimos sin aparente esfuerzo, la pared se halla en condiciones aceptables. Al día siguiente, las piernas cansadas, nos dirigimos a la vía que se encuentra justo a la derecha de la anterior, abierta en solitario el año pasado por nuestro amigo el enérgico esloveno Tomaz Humar. Su ruta es fantástica, lógica y más segura de lo que parece. Entramos por una variante que puede ser nueva (800m.) y, sin llegar a sacar la cuerda de la mochila, ascendemos dos terceras partes de la pared, y nos dimos la vuelta casi a 7.000 metros porque tenemos el trabajo hecho. Destrepamos cada paso con cuidado hasta alcanzar de nuevo el glaciar. Hemos encontrado el cómo y el por donde, así que parte de los misterios del Annapurna han sido ya resueltos. Sólo falta lo mejor, la nata del pastel.

Creo que una de las numerosas razones por las que practicamos la escalada en el Himalaya es simplemente para purgar de nuestros cuerpos los demonios de la civilización occidental. Me refiero, como algunos de ustedes intuyen, a la soledad no elegida, el hastío, la depresión, el consumismo, el clima político que nos rodea, la violencia, las diversas adicciones posibles y probables, además de los malignos centros comerciales. Todos estos demonios se han quedado directamente en casa, incapaces como son de desplazarse en el espacio hasta aquí. Mientras tanto, sus compañeros el colesterol, el sedentarismo, el aburrimiento y el sobrepeso, que quizás han viajado hasta aquí, están a punto de perecer con saña, sumidos los pobres en los inevitables encantos de la cara sur de esta montaña sin par. Pronto va a empezar un baile salvaje, que dejará nuestros cuerpos limpios y desnudos, privados de todo resto de fuerza, pero cargados hasta los topes de esa energía espiritual rica como pocas, que da cuerda a nuestras vidas sin cicatería alguna. Lo que ustedes pueden hacer por nosotros es enviar fuerza y buenos deseos, rezar si saben o quieren, y quizás dejar de lado por un rato el periódico o el ordenador y salir a dar una vuelta, correr o andar en bicicleta… más que nada, por sacudirse de encima por un rato a esos demonios de los que hablaba, tan poco amigables pero también tan débiles de carácter, los muy cobardes."

Iñaki Ochoa de Olza


La línea azul del centro indica la variante abierta por Iñaki y Horia

Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
1 comentario

1. JOLARTE - 07 May 2008, 18:14
Pues a mi muchas veces los textos de Iñaki me parecen un poco prepotentes. Da la sensación de que cree que él sabe vivir bien y los demás no. Que él es valiente y los demás no. Que nosotros nos pasamos el día en centros comerciales y él en cambio prefiere la belleza de una flor. Hay muchas maneras de decir las cosas, y más de una vez veo que Iñaki parece como que menosprecia a los demás. Que se lo pase bien en el monte me parece muy bien, todos los hacemos. Pero tanto quejarse de la civilización occidental, sinceramente, me toca un poco las narices. Perdón si no es un comentario "políticamente correcto". Me lo he pensado mucho y lo he escrito con honestidad.

Informar de comentario ofensivo

Artículos relacionados

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International