Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
s: 0
c:
ACTUALIDAD | NOTICIAS | 13 de Mayo de 2008

Carlos Soria, a los 69 años, Carlos Martínez y Santiago Quintero, cima en el Makalu

Siguen las cimas en el Makalu, muy lleno de gente este año. El incombustible Carlos Soria alcanza un nuevo ochomil con 69 años, el mismo día que el alavés Carlos Martínez y un grupo de 8 personas, con el ecuatoriano Santiago Quintero. Los andaluces avanzan, tras sus graves problemas en la aproximación

Quizás debido a que se esperaban problemas en el Everest, y esto ha hecho que se desviara gente a otros ochomiles de primavera, el Makalu ha recibido a un buen número de himalayistas esta temporada, entre ellos viejos conocidos como Juanito o Carlos Soria.

Este último, a sus 69 años, ha conseguido una nueva cima de más de ochomil metros. Incombustible. También hizo cima un grupo de 8 alpinistas entre los que se encontraba el alavés Carlos Martínez, compañero de Juanito, en una jornada muy favorable para la ascensión.

Por su parte Juanito espera llegar a Bilbao a final de esta semana, para trasladarse rápidamente a Zaragoza, en donde será tratado de las congelaciones por el doctor Arregui, aunque el mismo Juanito ha afirmado que no son especialmente graves.

También alcanzó la cima el ecuatoriano Santiago Quintero, y así lo transmite por el teléfono satélite:

“Hola amigos, son las 23h30 (hora nepalí) y acabo de retornar de la cumbre del Makalu. Nunca me imaginé que fuera tan hermosa. Fue una subida muy exigente. Muchas veces quise darme la vuelta y regresar, sólo veía rampas interminables, tramos de roca que no se acababan nunca, hasta que alcancé la arista y en este momento tuve la certeza de que íbamos a llegar. Al verla desde este punto me puse a llorar muy emocionado. Inmediatamente, fue como si me hubieran puesto alas. Empecé a rebasar a mis compañeros y llegué junto a Irivan que venía con ayuda de oxígeno artificial. También logró la cumbre mi amigo Waldemar. Ambos de Brasil. Dios nos regaló un tiempo espectacular, despejado, pude ver el Everest y el Lhotse. Lo que hice cuando llegué, fue llorar y llorar. Estaba muy emocionado de estar en una cumbre muy hermosa en la cual había una banderita de oración con una foto de un Lama. Qué gran bienvenida.”

Los que por fin parece que están ya en condiciones de hacer cima en el Makalu son los andaluces del Club Alpino AmaDablam, pero han pasado por muchas penalidades para llegar. Recordemos que el Makalu es un pico con una aproximación muy larga y complicada, de muchos días, en la que hay que superar collados que requieren la instalación de cuerdas fijas. Esto hace que la mayoría opte por acercarse en helicóptero a este pico. Ellos querían ir andando. Pero las cosas se torcieron para ellos cuando un sherpa se precipitó al vacío en el cruce de un collado, falleciendo desgraciadamente, y los demás les abandonaron. No sólo eso, sino que otro sherpa, por motivos que se desconocen, al regresar a Lukla, denunció a la policía que no había sido un accidente, sino que la caída había sido fruto de una pelea. Esto provocó la detención de otros sherpas y la inmovilización de la expedición. Posteriormente, todo se solucionó, y al final tuvieron que volar hasta el campo base, en donde se encuentran.

Ellos nos cuentan esta triste y kafkiana situación, por boca de Manuel González:

"Del optimismo de la última nota hasta hoy, se han producido numerosos acontecimientos que resultará un poco complicado resumir. Hoy nuestros compañeros del treking han volado a Katmandú, concluyendo su aventura nepalí y regresando a la ajetreada civilización de las ciudades. Nosotros algo desesperados nos hemos quedado con las ganas de volar en helicóptero a Jangle Karka, para alcanzar el CB del Makalu, algo que nos está pareciendo imposible. Esperemos que nos cambie la suerte y todo comience a mejorar.

Estos días atrás hemos vivido momentos muy difíciles que paso a contaros:

El día 22 afrontamos el primer collado de los tres que debíamos cruzar para llegar al CB. El Anphu Lancha de 5.845 metros, con nuestros 20 porteadores trabajamos durante 9 horas para cruzar el difícil collado con algunos tramos muy verticales, la instalación de 250 metros de cuerdas fijas nos permitiero

El día 23 pasamos la noche antes de entrar al glaciar que nos debía llevar al West Col. Exploramos los accesos por la tarde y preparamos todo el material, para a primeras horas del día salir y equipar el muro que conforma nuestra vertiente del collado. Aun con la oscuridad de la noche salimos el Babu el sirdar, un porteador y tres escaladores. Con las primeras luces estábamos al pie del muro y encontramos unas cuerdas instaladas que seguimos, fijando nuestra propia línea de seguridad, todo se desarrollaba con rapidez, gracias a la ayuda de esas cuerdas pero aun así no conseguimos terminar el equipamiento antes de que empezaran a llegar porteadores.

Aunque el Sirdar dio instrucciones para que nos se entrara en el muro hasta finalizar el equipamiento, pronto las cuerdas quedaron ocupadas. El terreno bastante vertical, fácil, pero de roca muy, muy descompuesta. Lo que ocurrió fue lamentable: se desprendió una roca impactando en un portador provocándole una caída mortal de más de 100 metros. El terrible hecho provoco la huida despavorida de todos los porteadores que se encontraban en la pared, abandonando las cargas.

Como se puede imaginar comenzaban para nosotros una serie de situaciones que debimos acometer sin perder la calma y con la templanza que los hechos difícilmente permitían. Lo primero que hicimos fue bajar las cargas al pie del muro, trabajo que realizaron fundamentalmente el Sirdar y tres de dos de los porteadores. Replegamos a todo el grupo y porteadores hasta el CB del Barruntes y procedimos a recuperar el cuerpo sin vida de Dorbe Mongar, que bajamos los escaladores hasta el final del glaciar donde nos relevaron algunos porteadores.

Todos los porteadores se negaban a volver a pasar por el collado, estábamos a un día de camino del CB pero la realidad nos situaba a muchos días del mismo. Intentamos que la agencia nos consiguiera un helicóptero, pero al parecer no fue posible disponer de uno con la capacidad suficiente y que volara hasta la altura que nos encontrábamos. El teléfono comenzó a funcionar, desarrollando una labor fundamental, que a la vez nos dejaba incomunicados con vosotros, para intentar organizar semejante situación.

Ante las dudas iniciamos el descenso dirección Lukla, que se encontraba a 5 días de camino. El 25 bajamos hasta 5.000 metros y allí dimos sepultura a Dorbe, al no recibir instrucciones clara de la familia o la agencia. El día siguiente sin apenas comida comenzamos el rápido descenso que en dos días y medio nos llevo a Lukla.

Antes de que el teléfono dejara de funcionar se quedo todo preparado para que en varios vuelos los 7 escaladores saliésemos de Lukla el día 29. Pero… al llegar a esta población nos encontramos que uno de los porteadores, que habíamos tenido en mejor consideración por su trabajo y comportamiento, al parecer discutió con otros de sus compañeros, abandonando la carga y dirigiéndose a la policía con la mentira de que no había sido un accidente y que una pelea entre porteadores fue la causa de la muerte de Dorbe. Como podéis imaginar en Nepal esto es la repera. Cancelación de vuelos, esperar a la familia, 5 porteadores inocentes detenidos, la policía, el representante político de turno… Finalmente todo quedo solucionado y esta mañana hemos conocido al pequeño Ratna Ranja de 6 años, hijo de Dorbe y a su esposa, a los que esperamos y nos creemos en la necesidad de ayudar en el futuro.

Hoy también debíamos volar pero la cancelación del vuelo para el día anterior ha provocado el retraso de la llegada del helicóptero y aquí desde el medio día se empieza a cerrar el cielo con nubes y eso aconseja esperar a las primeras horas, para volar con seguridad.”


En estos momentos, según informan, ya alcanzaron el campo base, e incluso en 5 días ya han conseguido subir y pasar dos noches a 7.400 metros, en el campo 3, y esperan poder realizar un ataque a cumbre en breve. Como aclimatación, antes de intentar llegar al Makalu, han ascendido el Island Peak.


La cima desde el campo 3 de los andaluces

Tags: Alpinismo

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.

Artículos relacionados

Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
902 14 8000
o con tu tarifa plana al 974 215 497
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)
España  |  France  |  Deutschland  |  United Kingdom  |  Sverige  |  International